El mundo de la música está directamente ligado al del lujo. Y en las esferas del máximo lujo se encuentran los coches más exclusivos del mundo, creados por marcas como Bentley o Rolls-Royce. Con mucho dinero puedes comprar uno de sus coches o, con bastante menos, alquilarlo para dar una vuelta. Sin embargo, esto último no te permite dañar el vehículo o te enfrentarás a una factura o una denuncia por parte de la compañía. Esto es lo que le pasó precisamente a Axl Rose, vocalista de Guns N’ Roses, quien fue demandado por Bentley por causar daños en uno de sus vehículos.

Para los que no están metidos en mundo de la música, Axl Rose es el vocalista del grupo de rock Guns N’ Roses. Es considerado por muchos como una de las leyendas del hard rock estadounidense, mientras que el grupo sigue siendo uno de los referentes del género. Como puedes imaginar, Rose tiene una cuenta bancaria holgada y puede permitirse alquilar un Bentley para dar un paseo y disfrutar de su conducción.

bentley demando vocalista guns n roses

Sin embargo, el vocalista de 60 años también es conocido por su personalidad frenética y polémica, tanto dentro como fuera de los escenarios, algo que le ha llevado a disfrutar de una vida de lujos marinada con una gran cantidad de excesos. Esto podía ser más propio de la época en la que se fundó Guns N’ Roses (en 1985), pero en pleno siglo XXI esta actitud puede acabar con una demanda o incluso en los tribunales.

Bentley demandó por daños al vocalista de Guns N’ Roses

Volviendo al tema en cuestión, Axl Rose decidió alquilar un modelo de la conocida marca con sede en Crewe. El modelo elegido fue un exclusivo Bentley Flying Spur (prueba), una unidad equipada con un poderoso motor W12 biturbo de 6.0 litros capaz de entregar 635 CV de potencia y hasta 900 Nm de par máximo. El motor está ligado a un cambio automático de ocho velocidades y un sistema de tracción integral. Esta configuración le garantiza un 0 a 100 km/h en 3,8 segundos y una velocidad máxima de 333 km/h.

bentley demando vocalista guns n roses

Este modelo de Bentley tiene un precio de salida en España de unos 250.000 euros sin añadir el extenso equipamiento opcional al que puede aspirar el comprador, o sin recurrir a los servicios de personalización de Mulliner. Un coche con este nivel de lujo y exclusividad como es el Flying Spur requiere de ciertos cuidados y de ser muy delicado a la hora de conducirlo.

El Porsche 911 que el guitarrista de Metallica Kirk Hammett perdió por culpa del éxito de un disco

Al parecer, nadie le explicó a Axl que debía tomar precauciones en su paseo con el Bentley. Probablemente bajo los efectos del alcohol, Rose devolvió el coche a la compañía de alquiler en unas condiciones desastrosas, algo que a Bentley no le sentó nada bien. Por ese motivo, la firma británica interpuso una demanda por una suma de 74.000 dólares (70.000 euros) para cubrir las reparaciones del coche y su acondicionamiento.

Floto de portada: Ed Vill (Wikimedia)

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.