Tal vez podrías pensar que los todoterreno y SUV descapotables son un invento moderno, pero esa afirmación estaría lejos de ser real. A lo largo de la historia, muchos han sido los fabricantes que se han atrevido con este tipo de vehículos, aunque pocos han sido los que han dado con la fórmula del éxito. Hoy rememoramos uno de estos casos, que tienen su origen en 1990 de la mano de un fabricante italiano. Este es el casi desconocido Biagini Passo.

Elektro-Golf I, el primer VW Golf eléctrico nació en 1976

Como el propio nombre indica, este extraño vehículo tomó como base varios modelos para crear lo que parece ser un todoterreno pequeño con carrocería descapotable, un concepto de vehículo recreacional que podemos ver materializado en otros vehículos antiguos como el Jeep Wrangler. Sin embargo, esta criatura toma como base dos modelos de Volkswagen, os fusiona y nos ofrece un vehículo del que se cree que se produjeron menos de 300 ejemplares.

Biagini Passo, un todoterreno descapotable con base de Volkswagen Golf

Biagini Passo 1990

El artífice de esta rareza es un pequeño taller italiano que fue inspirado por una de las últimas versiones lanzadas durante la vida comercial del Volkswagen Golf Mk2 (1983-1991), el Volkswagen Golf Country. Esta versión estaba equipada con un sistema de tracción total desarrollado en colaboración con la empresa austríaca Steyr-Daimler-Puch y equipada con un motor de gasolina de 1.8 litros y 90 CV (más tarde 98 CV), así como una suspensión elevada y una carrocería más robusta con parachoques de metal. Se crearon más de 7.735 unidades del que es considerado uno de los precursores de los actuales SUV.

Pero el Golf Country Mk2 era tan solo la base de este proyecto, ya que la carrocería era tomada directamente del Golf Cabriolet de primera generación lanzado a finales de la década de 1980. Una vez se unía la carrocería del Golf Cabriolet al bastidor y la mecánica del Golf Country, el taller italiano realizaba una serie de modificaciones para convertirlo en el Biagini Passo que protagoniza estas líneas.

Biagini Passo 1990

Para empezar, el frontal perdía los característicos faros redondos del Volkswagen Golf Mk1 -conoce su historia- y su parrilla con fondo en negro. En su lugar, unos faros cuadrados y una nueva parrilla con logotipos propios estaban instalados sobre un parachoques muchos más robusto con protecciones metálicas para hacer frente a las duras condiciones de la conducción off-road.

También fueron instalados unos guardabarros ensanchados, nuevas taloneras y una zaga modificada a conciencia, con unos nuevos faros verticales y un portón trasero practicable. El soporte para la rueda de repuesto se conservó original, pero se instaló un nuevo soporte para la rueda de repuesto y un parachoques más grande. Las llantas eran nuevas y el techo ya nada tenía que ver con el Golf Cabriolet, ya que había sido hecho a medida y se habían incorporado pilares B para una mayor rigidez y seguridad en caso de vuelco.

Tracción a las cuatro ruedas y una producción muy limitada

Biagini Passo 1990

Bajo el capó, el Biagini Passo no presentaba cambios con respecto a la mecánica original que impulsaba al Volkswagen Golf Country. Es por eso que aún encontramos el motor de gasolina de 1.8 litros y 98 CV de potencia con un cambio manual. La potencia se envía a las cuatro ruedas mediante el sistema de tracción total sin diferencial autoblocante presente en el Country, como dejan ver claramente en la placa que porta en la zaga.

Esta rara conversión de todoterreno descapotable con base de Volkswagen Golf estaba inicialmente destinado al mercado europeo central y del este. No está claro cuántos ejemplares fueron ensamblados, ya que la firma alemana asegura que fueron “mucho menos de 100” o hasta 300 unidades. A lo que sí hace alusión es que pocos permanecen actualmente por nuestras carreteras, ya que “la falta de protección contra la oxidación condenó a muchos al desguace”.

El Biagini Passo podría ser considerado un adelantado a su época, un vehículo que podría verse reflejado tres décadas más tarde en el Volkswagen T-Roc Cabrio que actualmente se comercializa y, aunque Volkswagen habla de un “sucesor espiritual”, lo cierto es que esta creación que tomaba como base dos Golf de primera y segunda generación, fue desarrollado por un pequeño taller italiano sin demasiado éxito en el mercado.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.