El Volkswagen T-Roc R se presentará en el Salón de Ginebra de 2019 y, aunque Volkswagen se moleste en colocarle el apellido de ‘Concept’, el modelo de producción será a todas luces idéntico, una versión radicalizada del T-Roc normal.

PRUEBA: Volkswagen T-Roc

Como era de esperar, está repleto de detalles que potencian su deportividad. En el frontal la parrilla se ha rediseñado, abarca todo el ancho del coche, cuenta con un marco cromado y luce la ‘R’ en un lateral; mientras que el paragolpes cambia la forma de las luces antiniebla y da el protagonismo a una enorme entrada de aire.

Las carcasas de los retrovisores están acabadas en mate, las llantas pueden ser de 18 o 19 pulgadas, el alerón trasero es de mayor tamaño y en la zaga el difusor es específico, con dos salidas de escape dobles. Estarán disponibles para la carrocería los exclusivos colores Lapiz Blue Metallic y Pure White Uni, además de los Flash Red Uni, Deep Black Pearl Effect, Indium Grey Metallic, Turmeric Yellow Metallic, White Silver Metallic y Energetic Orange Metallic.

Volkswagen T-Roc R

En el interior las molduras van a juego con la carrocería, el volante multifunción achatado en la parte inferior está forrado en cuero, los pedales son de acero inoxidable y la tapicería mixta de los asientos tiene un patrón diferenciador en la parte central.

Volkswagen T-Roc ABT Sportsline: con hasta 228 CV

Bajo el capó el Volkswagen T-Roc R lleva el conocido motor de gasolina 2.0 TSI tetracilíndrico, que entrega 300 CV de potencia y 400 Nm de par máximo, asociado a una caja de cambios automática DSG de siete relaciones y al sistema de tracción integral 4MOTION. Acelera de 0 a 100 km/h en 4,9 segundos y tiene una velocidad punta limitada electrónicamente a 250 km/h.

 

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.