Volkswagen participará en Pikes Peak 2018 con un vehículo eléctrico

El proyecto de electrificación en la marca de Wolfsburgo es un hecho. Ahora da un paso más y lo lleva al ámbito de la competición. Y es que Volkswagen participará en Pikes Peak 2018 con un vehículo eléctrico que está siendo preparado para intentar batir el récord de la categoría, conseguido por Rhys Millen (e0 PP100) en 2016: 8 minutos y 57,118 segundos.

Para afrontar el trazado de Colorado Springs de 19,99 kilómetros, 4.300 metros de altitud y un desnivel de 1.440 metros hasta la meta, la compañía alemana ha desarrollado un prototipo de tracción total. Sobre el proyecto de Volkswagen en Pikes Peak International Hill Climb, el Dr. Frank Welsch, responsable de Desarrollo y miembro del Comité Ejecutivo, manifiesta: “La ascensión de Pikes Peak es una de las pruebas más famosas del mundo. Supone un reto enorme y, por lo tanto, una excelente ocasión para demostrar las capacidades de las nuevas tecnologías”. “Nuestro coche de carreras eléctrico estará equipado con innovadoras tecnologías de baterías y propulsión. Las pruebas de esfuerzo extremas en Pikes Peak nos aportarán datos importantes que podremos aprovechar para futuros desarrollos, y nos permitirán mostrar nuestros productos y sus tecnologías asociadas”, añade.

Volkswagen Motorsport: cinco décadas de historia

Por su parte, Sven Smeets, director de Volkswagen Motorsport, ha expresado: “La carrera de Pikes Peak es un nuevo comienzo para nosotros. Estamos desarrollando, por primera vez, un vehículo de competición completamente eléctrico. El proyecto es un hito importante para la nueva dirección adoptada en el ámbito de los deportes de motor. Nuestro equipo está altamente motivado ante este increíble reto”.

La última vez que Volkswagen participó en Pikes Peak fue en 1987 y lo quizo con un Golf bimotor que no logró alcanzar la meta. ”Este es el mejor momento para volver”, mantiene Smeets.

Peugeot volvió con Sébastien Loeb y el espectacular 208 T16, con el que batió el récord de la subida. Lástima que Carlos Sainz ya no esté en las filas de Volkswagen, con quien conquistó el Dakar en 2010. ¡Qué bonito sería que el madrileño fuese el protagonista de un nuevo ‘Climb Dance’.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here