El Volkswagen I.D. BUZZ fue presentado hace ahora tres años y prosigue el proyecto para que acabe siendo un vehículo de producción. Sin embargo, esta no fue la primera aventura de la firma alemana en el campo de los coches eléctricos, y menos aún en el de las furgonetas electrificadas. Para llegar al origen tenemos que irnos hasta la década de 1970, cuando una división de desarrollo creada por los padres del Beetle y el Bulli en Wolfburgo dio a luz el Volkswagen Elektro-Transporter.

Elektro-Golf I, el primer VW Golf eléctrico nació en 1976

En 1970 da comienzo un proyecto de investigación que buscaba formas de electrificar el mencionado Volkswagen Beetle (prueba) y el Bulli. Estableció una subdivisión dentro de su departamento de ingeniería y le asignó el desarrollo de un sistema de propulsión eléctrico que pudiera reemplazar al motor bóxer de cuatro cilindros refrigerado por aire que alimentaba a ambos modelos. Esta misión no fue tarea fácil, ya que ninguno de los dos vehículos fue diseñado con una batería de gran tamaño en mente, aunque el interior de la furgoneta ofrecía más espacio que en el caso del famoso Beetle.

Volkswagen Elektro-Transporter: el Bulli eléctrico de 1972

Volkswagen Elektro-Transporter
Prototipo original del Elektro-Transporter presentado en Hannover en 1972

Hace ya medio siglo, el objetivo de este proyecto era aprovechar las fuentes alternativas de energía para volver los vehículos cada vez menos dependientes de los combustibles fósiles, desplazándose por las ciudades sin emisiones. Dos años más tarde, en 1972, Volkswagen presenta su primer prototipo en Hannover. Presentaba la forma de una pick-up con una plataforma de carga descubierta. Después, se ofrecería no solo como un pick-up, sino también como un minibús y como una furgoneta comercial con una carga útil de 800 kg, a pesar de que la batería ya pesaba 880 kg.

Los vehículos fueron destinados a un programa de pruebas donde diferentes empresas y organismos pudieron participar. Uno de ellos fuer la propia ciudad de Berlín, quienes compraron siete furgonetas eléctricas. Una de ellas fue una T2 producida en 1972 para los Servicios de Transporte Municipal de Berlín, en la División de Drenajes. En la Volkswagen Elektro-Transporter aparecía impreso el eslogan “Eléctrico – respetuoso con el medio ambiente”.

Volkswagen Elektro-Transporter

Las autoridades berlinesas se tomaron muy en serio esta colaboración en el programa de pruebas. En el distrito de Tiergarten se instaló una estación de intercambio de baterías, donde la T2 eléctrica podía reemplazar su batería descargada por una unidad cargada en solo cinco minutos. Esto era posible gracias al propio diseño, ya que la batería estaba integrada debajo de la plataforma de carga y podía extraerse fácilmente.

Unas prestaciones suficientes para hace más de cuatro décadas

Para la recarga de la batería del Elektro-Transporter, se instaló un enchufe en la parte posterior de la furgoneta que permitía cargar la batería de tracción de Varta. Entre las novedades con las que contaba, además del propio sistema de propulsión eléctrico, se encontraba un sistema de recuperación de energía. El sistema podía almacenar la energía cinética generada cuando se frenaba, lo que permitía suministrar más carga a la batería original de 21,6 kWh de capacidad.

Volkswagen Elektro-Transporter

Esta unidad otorgaba suficiente energía como para recorrer 85 kilómetros con una sola carga. Encargado de mover las ruedas de la Volkswagen T2 eléctrica se encontraba un motor de derivación de corriente continua desarrollado por Bosch (más tarde Siemens). Lograba una potencia de 22 CV con picos máximos de hasta 44 CV. Mientras tanto, el par motor alcanzaba los 160 Nm. El Volkswagen Elektro-Transporter pesaba 2.170 kg y podía alcanzar una velocidad máxima de 75 km/h.

Volkswagen Type 2 e-Bus Concept: con el tren motriz del e-Golf

Pero el prototipo de furgoneta eléctrica de Volkswagen fue algo más que un programa de pruebas. Su existencia fue el núcleo que desencadenó un proceso de desarrollo que impulsó a generaciones de ingenieros a intentar crear un Bulli de cero emisiones para la producción en masa. Sin embargo, durante décadas lo que faltaba era una tecnología de batería realmente práctica, con más capacidad, menos tamaño y, por supuesto, más ligera.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.