Si la marca de los chevrones es conocida por algo, además de por sus diseños atrevidos, es por sus suspensiones. Los coches de Citroën siempre han hecho gala de ser muy confortables, ideales para realizar lagos viajes sin notar el paso de los kilómetros. Desde la revolucionaria suspensión hidroneumática, pasando por la Hidractiva y sus sucesivas evoluciones, hasta llegar a la Suspensión Activa Advanced Comfort del Citroën C5 X. En este vídeo, la marca francesa explica cómo funciona.

Este sistema de suspensión es de serie en la variante híbrida enchufable del nuevo Citroën C5 X y supone una evolución del sistema de Amortiguadores Hidráulicos Progresivos que estrenó la segunda generación del Citroën C4 Cactus (prueba) y utiliza también el C5 Aircross. Como explica el propio fabricante, “el vehículo adapta la suspensión de cada rueda para responder con más suavidad o firmeza en función de las condiciones”.

Vídeo: así funciona la Suspensión Activa Advanced Comfort del Citroën C5 X

El sistema conserva los topes hidráulicos progresivos de la otra suspensión, pero ahora los combina con un control electrónico del amortiguador. Citroën dice que la nueva configuración ofrece una amortiguación más suave y un mejor manejo del vehículo.

PRUEBA: Citroën C5 X PureTech

En el vídeo podemos ver el C5 X pasando por diferentes tipos de baches, frenando con fuerza y practicando diferentes maniobras a alta velocidad. La suavidad de la suspensión es evidente durante las pruebas y el coche mantiene la compostura incluso en escenarios extremos.

Ajuste en tiempo real

Suspensión Activa Advanced Comfort del Citroen C5 X

Cada una de las cuatro ruedas se controla de forma independiente, mediante una serie de sensores (cuatro sensores de posición vertical y tres sensores de velocidad) que analizan las condiciones de la carretera para que la unidad de control electrónico determine, en cada momento, la configuración óptima de los amortiguadores, en tiempo real.

25 años del Citroën Xsara, el superventas ‘made in Spain’ del siglo XXI

La suspensión tiene tres modos: Normal, Comfort y Sport. Los dos primeros son similares cuando se conduce por debajo de 50 km/h, pero tienen una configuración diferente a velocidades más altas, priorizando el confort y simulando aquello de “una alfombra voladora”. Por su parte, el modo Sport es más ajustado y adecuado para practicar una conducción más dinámica, aunque sin llegar a ser una conducción deportiva realmente, un término que no entra en la filosofía de este coche ni de la marca.

Cuatro años de desarrollo

Suspensión Activa Advanced Comfort del Citroen C5 X

Denis Mineret, jefe de desarrollo de la Suspensión Activa Advanced Comfort del Citroen C5 X, explica que pasó cuatro años trabajando en este nuevo sistema: “Para el desarrollo de la suspensión del C5 X, tuvimos que cumplir con un conjunto de especificaciones muy estrictas: dar un paso más en el desarrollo de la conducción suave que diferencia a la suspensión Citroën, al tiempo que ofrece un nivel muy alto de soporte para el cuerpo”.

Comentarios como este demuestran cómo la marca francesa trabaja para posicionarse dentro del conglomerado Stellantis, como un fabricante que busca, ante todo, la comodidad de los pasajeros y, así diferenciarse de los demás. Por ejemplo, el C5 X comparte desarrollo con el Peugeot 508 o el nuevo 408, como la plataforma EMP2 y el sistema híbrido. Sin embargo, en términos de comportamiento, les separan un abismo.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.