Por rocambolesca que parezca esta noticia de la que se hacía eco Reuters la semana pasada, todo parece indicar, según fuentes anónimas consultadas por la agencia de noticias británica, que Rusia se habría aliado con China para producir coches Citroën en una planta inactiva de Stellantis, el grupo automotriz propiedad de la firma de los dos chevrones que abandonó el mercado ruso en abril de 2022.

La compañía, como muchas otras empresas del sector del automóvil, cesó su actividad en Rusia a principios del año 2022 con motivo de la invasión de Ucrania y las fuertes sanciones impuestas al Kremlin por parte de Europa y Estados Unidos. Esto supuso abandonar concesionarios, despedir a trabajadores y clausurar fábricas que, hasta ese momento, producían millones de coches anualmente.

rusia china produccion citroen planta inactiva stellantis

El mercado de Rusia resultó seriamente afectado tras la salida en masa de los principales fabricantes de coches internacionales, quedando la industria local y las importaciones desde China como la única solución viable para los rusos. De hecho, esta situación incluso llevó a Rusia a rescatar la marca histórica Moskovitch 14 años después de que entrara en quiebra y a reiniciar la producción en diciembre de 2022 con un nuevo SUV en la que era la planta de Renault.

Vehículos Citroën C5 Aircross han seguido saliendo de una fábrica rusa sin conocimiento de Stellantis

Sin embargo, tal y como informa estos días Reuters, en Rusia se han seguido fabricando vehículos de Citroën sin el conocimiento de Stellantis. La agencia de noticias asegura de que la empresa rusa Automotive Technologies unió fuerzas con un socio chino en 2023 para empezar a fabricar nuevas versiones de los modelos de Citroën, según datos de aduanas y dos personas familiarizadas con el asunto que han sido consultadas por Reuters.

Moskovich 3, el nuevo SUV de origen chino de la resucitada marca rusa

El diciembre, Automotive Technologies importó al menos 42 kits de automóviles para ensamblar del modelo Citroën C5 Aircross (prueba) en la planta ubicada en la localidad de Kaluga, una fábrica aún propiedad de Stellantis.

Estos kits son fabricados en China por Dongfeng Motor Group y habrían sido importados a Rusia para su montaje y posterior comercialización, según dos empleados de diferentes concesionarios rusos. El C5 Aircross, además, es ensamblado por Stellantis en las fábricas de Rennes (Francia) y de Chengdu (China).

rusia china produccion citroen planta inactiva stellantis

Por su parte, la agencia de noticias británica ha contactado con Stellantis, quien ha manifestado no tener constancia de estas operaciones y, por supuesto, no estar involucrada en esta actividad por la cual podría verse afectada por las fuertes sanciones impuestas por la Unión Europea y Estados Unidos. El grupo automotriz publicó unas pérdidas de 144 millones de euros tras su salida del mercado ruso.

Por su parte, la planta de producción de automóviles de Kaluga es todavía propiedad al 70% de Stellantis, mientras que el 30% restante pertenece a Mitsubishi Motors. Antes de la invasión rusa de Ucrania, la fábrica producía vehículos de las marcas Peugeot, Citroën, Opel y Mitsubishi, y tenía una capacidad anual de hasta 125.000 unidades.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.