Si alguna vez has oído hablar de UnderGround Racing (UGR), sabrás que este preparador estadounidense no se anda con chiquitas. Especializados en convertir cada ‘Lambo’ que cae en sus manos (y algún que otro Audi R8) en bestias biturbo, su última modificación te va a dejar sin palabras. Se trata de un Lamborghini Aventador SVJ con 2.000 CV que protagoniza el último vídeo de los chicos del canal DailyDrivenExotics.

Un coche de aspecto ya bastante radical (“el Lamborghini más malote de la historia”, lo apodan los creadores del canal), que esconde una mecánica igual de extraordinaria. Prácticamente nada se ha dejado estándar. Los pistones del motor, la ECU, la transmisión, los diferenciales delantero y trasero… La lista de partes customizadas sigue y sigue. Incluido el escape de titanio, que consigue que expulse un sonido muy diferente al del original. Sube el volumen de ordenador (o el móvil) para comprobarlo cuando le des al play.

Todo esto supone que la preparación no ha sido precisamente barata. En el vídeo no se pone una cifra concreta, pero se habla de varios cientos de miles de dólares. A sumar, claro está, a los 350.000 euros que, en Europa, cuesta el Lamborghini Aventador SVJ. Por cierto, estamos ante un superdeportivo no solo caro, sino también bastante exclusivo. Pues su producción está limitada a solo 900 unidades. Lo que hará que muchos consideren que someter una de ellas a este nivel de modificaciones es casi un sacrilegio.

Eso sí, el comportamiento del Aventador SVJ con 2.000 CV, al menos en línea recta, es sencillamente salvaje. Y no es solo la pura aceleración lo que sorprende, sino también la manera brutal en la que entran las marchas. En especial, según se comenta en el vídeo, la tercera. Esto ya se puede percibir en las propias imágenes, pero ni nos imaginamos lo que debe de ser experimentarlo en primera persona. En fin, un misil más que añadir a la larga lista de coches de récord de la que presume UGR. Como este Lamborghini Huracán con 2.500 CV de 2018, o este Gallardo con 2.200 CV de 2016. El vídeo dura lo suyo (casi media hora), pero tiene partes de absoluto disfrute.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.