El nuevo compacto checo estrenará nombre: Skoda Scala. Así se llamará el sucesor del Rapid Spaceback, llamado Spaceback a secas en nuestro país. Ha sido tomado del latín ‘peldaño’ o ‘escalera’ para mostrar que su creación supone un gran paso en diseño y tecnología.

El Scala se basará en el espectacular prototipo presentado por la compañía en el Salón de París 2018: el Skoda Vision RS. Por desgracia no tendrá su deportiva imagen, pero sí que guardará la gran mayoría de rasgos del ‘concept-car’. Lo que sí está confirmado es que será el primer modelo europeo en lucir el nombre de la marca en el centro del portón trasero, sustituyendo el logo.

PRUEBA: Skoda Spaceback 1.2 TSI 105 CV

Con una longitud total de 4,36 metros, el nuevo Skoda Scala es más largo que el modelo al que reemplaza. La distancia entre ejes, con 2,64 metros, es también más generosa. Esto se debe a que se asienta sobre la plataforma MQB del Grupo Volkswagen, lo que según la marca también ha permitido crear unas plazas traseras realmente espaciosas.

Tanto es así que superan en tamaño a las del Skoda Octavia (prueba), que es considerablemente más grande que el Scala. La capacidad de carga del maletero es igualmente notable, con 467 litros o hasta 1.410 litros con los asientos traseros abatidos, cifras que lo sitúan como uno de los más capaces de su segmento.

El presidente del comité de Dirección de Skoda Auto, Bernhard Maier, ha expresado sobre el nuevo compacto: “Con el nuevo Skoda Scala proponemos un nuevo capítulo en la clase compacta de Skoda. Es un desarrollo completamente nuevo que marca referencias en términos de tecnología, seguridad y diseño en esta clase. Así pues, confiamos en que el Scala tiene una gran oportunidad para redefinir el segmento A para Skoda“.

Además, según recoge el comunicado de prensa, el modelo “presenta por primera vez su nuevo y emotivo lenguaje de diseño exterior e interior”, además de “tecnología y características que hasta ahora solo se pueden encontrar en segmentos superiores”. Entre ellos destacan el detector de ángulo muerto, el control de crucero adaptativo o el asistente de mantenimiento en carril, además de elementos como los faros delanteros y traseros de ledes para todas las funciones.

En cuanto a la oferta de motores del Skoda Scala, la compañía indica que estará disponible con tres motores de gasolina, un diésel y uno de gas natural (GNC). Los primeros son un 1.0 TSI con 95 CV o 115 CV y un 1.5 TSI con 150 CV, pudiendo escoger entre cambio manual o DSG en los dos últimos. El bloque diésel es un 1.6 TDI con 115 CV disponible con transmisión manual o automática mientras que el de GNC es un 1.0 G-Tec con 90 CV.

PRUEBA: Skoda Karoq 1.5 TSI 150 CV DSG

El Skoda Scala será presentado a finales de año, por lo que suponemos que aún quedan unos cuantos adelantos antes de que conozcamos su imagen y características definitvas. Lo que desconocemos si el Rapid, la berlina, tendrá sustituto o finalizará su historia tras la apuesta de la compañía por los SUV.

Skoda Scala

Skoda Vision RS

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.