Robin Shute ha vuelto a ganar en Pikes Peak, en la que ha sido la centésima edición disputada este pasado fin de semana. El piloto británico con su The Sendy Club Wolf con motor Honda ha vuelto a ser el más rápido en la mítica subida a la famosa colina de Colorado. Es la tercera victoria en cuatro años.

David Donner se llevó el título en la categoría de Exhibition, a los mandos de un Porsche 911 Turbo S. Por su parte, en la categoría Time Attack, el ganador fue David Donohue que, además, terminó ocupando el tercer lugar del podio general, con su Porsche 911 GT2 Clubsport, mientras que Codie Vahsholtz se impuso en la categoría Open Wheel y terminó cuarto en la clasificación general con su Ford 2013.

Robin Shute vuelve a imponerse en Pikes Peak

Con un tiempo de 10:09.525, Shute ha superado en 25 segundos al segundo, David Donner, campeón de la categoría Exhibition. Y todo ello, a pesar de la niebla, que ralentizó significativamente los tiempos de la carrera, lo que hizo que el piloto británico terminara llegara a la línea de meta a casi un minuto del tiempo que consiguió en 2019 (9:12.4).

El Porsche de 1.400 CV con el que Ken Block participará en Pikes Peak

La niebla también impidió que David Donner batiera el récord de velocidad en un coche de producción que ostenta el Bentley Continental GT desde 2019, cuando completó la Subida Internacional a Pikes Peak en 10:18.4, un tiempo que, a su vez, superó el que tenía Porsche anteriormente, de 10:34.5. Precisamente, la marca alemana se había marcado en esta edición el objetivo de batir al inglés, pero no lo ha conseguido.

Entre los finalistas también estuvo Rod Millen, ganador en las ediciones de 1998 y 1999. Hizo un tiempo de 11:06.1, muy lejos del 10:07.7 que logró en 1998.

Imagen destacada: The Sendy Club en facebook

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.