El próximo domingo 26 de junio se celebrará uno de los eventos más señalados en el calendario anual del motor, el ascenso a Pikes peak, la famosa montaña de Colorado. Y Porsche está dispuesta a recuperar el trono perdido en 2019, a cargo de un Bentley Continental GT. El Porsche 911 Turbo S buscar el récord en Pikes Peak y volver a ser el coche de producción en serie más rápido en el famoso ascenso.

La marca alemana ostentó ese título desde 2014 hasta 2018, con un Porsche 911 Turbo S de la generación 991. En 2019, Bentley le arrebató tal distinción con un Continental GT, pero en Stuttgart están dispuestos a coronarse de nuevo. Para ello, tendrá que bajar de los 10 minutos y 18,488 segundos que consiguió el deportivo inglés con el piloto Rhys Millen al volante.

El Porsche 911 Turbo S busca el récord en Pikes Peak

La iniciativa de recuperar el trono en Pikes Peak parte de David Donner, campeón de la famosa prueba norteamericana en tres ocasiones, el coleccionista Jim Edwards y Pete Stout, director de la revista dedicada a Porsche 000. Precisamente, Donner condujo el 911 Turbo S (991) que consiguió el récord en la subida de 2014 y, ocho años después, volverá a intentarlo.

Porsche 911 Carrera GTS Cabriolet America: solo para Estados Unidos

“La historia de mi familia con Porsche en Pikes Peak proviene de mi padre, Bob Donner, que ganó tres veces con un Porsche Spyder en 1960, 1961 y 1962. Mis últimas tres victorias aquí han sido con un Porsche, así que sería significativo hacerlo por cuarta vez”, ha dicho Donner.

Con el paquete ‘Lightweight’

Porsche 991 Turbo S Pikes Peak

Para conseguir el nuevo récord en Pikes Peak, el 911 Turbo S equipa el paquete opcional ‘Lightweight’, que reduce el peso del coche en 35 kilogramos, prescinde de parte del aislamiento interior y de los asientos traseros e incorpora cristales menos gruesos. Además, incluye una suspensión PASM deportiva que rebaja la altura en 10 milímetros y asientos baquet de fibra de carbono.

Porsche 911 Carrera RS 2.7: el ‘cola de pato’ cumple 50 años

Recordemos que el Porsche 911 Turbo S (992) monta un motor bóxer de 3.7 litros de seis cilindros, biturbo, que entrega 650 CV y 800 Nm de par, asociado a un cambio automático PDK de ocho relaciones que envía toda la potencia a las cuatro ruedas. Esto le permite hacer el 0 a 100 km/h en 2,7 segundos y alcanzar los 330 km/h. ¿Conseguirá bajar de los 10 minutos y 18 segundos?

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.