Esta es la historia de uno de los coches más famosos del Grupo B de rallyes. No por su palmarés deportivo, ya que no fue uno de los más exitosos en la categoría, participando en una de sus últimas temporadas completas, sino por la evolución de la ingeniería para crear un coche que estaba basado en el Renault 5 de calle, pero que fue potenciado hasta los 350 CV, se cambió de lugar su motor y se le dotó de un descomunal kit de carrocería. Hoy repasamos la historia del Renault 5 Maxi Turbo.

La historia de los dedos humanos hallados dentro de un Peugeot 205 T16 del Grupo B

Para conocer la historia del Maxi Turbo hay que remontarse hasta 1976, cuando la firma del rombo decide poner en marcha el proyecto que culminaría con la creación del Renault 5 Turbo -conoce la historia completa-, después de que el Alpine A110 de competición diera por finalizada su vida en las carreras. Con los años, el R5 Turbo pasaría por diferentes fases y conocería diversas versiones que tendrían en el 5 Maxi Turbo de 1984 su máxima expresión.

Los orígenes: una incansable evolución durante años

Renault 5 Turbo
Renault 5 Turbo – Imagen: Renault Comunicación

Antes de conocer todos los detalles del R5 Maxi Turbo, es importante conocer el árbol genealógico del modelo, ya que la versión Maxi es el resultado de una continua evolución que pasó por diferentes versiones del 5 Turbo antes de acabar en la que es la variante más potente y radical del modelo. Y para ello tenemos que remontarnos a la segunda mitad de la década de 1970, cuando se pone en marcha el programa de desarrollo del Renault 5 Turbo, o ‘Culo Gordo’, como se le conocía popularmente.

Estaba basado, indudablemente, en el Renault 5 original, pero había recibido tantos cambios fruto de un completo programa de desarrollo que se parecía más a un culturista con esteroides que al pequeño y ágil R5. Sin embargo, conservaba gran parte de su ADN, combinado con una mecánica mucho más potente que había migrado del capó delantero a una nueva posición detrás de los asientos delanteros, en el centro del chasis.

Renault 5 Turbo
Renault 5 Turbo – Imagen: Renault Comunicación

El motor también había mejorado, convirtiéndose en una unidad de 1.4 litros sobrealimentada a través de un turbocompresor Garrett T3 que, según Renault, le permitía entregar hasta 160 CV de potencia, con inyección Bosch K Jetronic, una caja de cambios manual de cinco velocidades y propulsión trasera. Además, la báscula fijaba su peso en los 970 kg, lo que le otorgaba unas enormes prestaciones.

Su presentación tubo lugar en enero de 1980 y lucía un tren delantero del Renault 5 Alpine, la dirección de 5 Copa, la suspensión trasera del Alpine A 310 Gr 4 y la caja de cambios del R 30 TX. A su vez, el motor había girado en su nueva ubicación central longitudinal y esto requería de nuevas soluciones para la refrigeración. Los ingenieros de Renault entonces optaron por dotar al 5 Turbo de un nuevo kit de carrocería más ancho, especialmente en el tren posterior (de ahí su apodo de ‘Culo Gordo’), donde se implementaban entradas de aire laterales para enfriar directamente el motor. Esta configuración sería la base para el Renault 5 Maxi Turbo.

El comienzo de la historia del Renault 5 Maxi Turbo

Renault 5 Turbo
Renault 5 Turbo – Imagen: Renault Comunicación

El Renault 5 Turbo no solo había sido creado como el modelo más representativo de la gama, también como un primer intento por potenciar la cartera de productos de la compañía, un objetivo que Renault alcanzó recurriendo al turbo. La compañía quería participar en el Grupo 4 del Campeonato del Mundo de Rallyes, el cual requería de 400 unidades de calle para homologar la versión de carreras.

El debut oficial del Renault 5 Turbo Gr 4 no llegó hasta el Rallye de Montecarlo de 1981, carrera que el pequeño francés conquistó con Jean Ragnotti al volante. La siguiente victoria se demoraría hasta el Rallye de Córcega de 1982, también con Ragnotti a los mandos, y, un año más tarde, nacería la variante Turbo 2 del modelo, más potente y rápida. El modelo poco a poco se radicalizaba a medida que se veía superado por las eficaces máquinas de tracción total del Grupo B, como los exitosos Audi quattro.

Esta nueva versión es bautizada como “Tour de Corse” en honor a la última victoria de la primera versión en Córcega un año antes. Aunque esta versión estaba mucho más enfocada a las rápidas pistas asfaltadas que los tramos de nieve o tierra, donde Renault era claramente superado por sus oponentes de tracción total, el R5 Turbo 2 continuó sin cosechar títulos en el Mundial de Rallyes.

Renault 5 Turbo 2 "Tour de Corse"
Renault 5 Turbo 2 “Tour de Corse” – Imagen: Renault Comunicación

1984, el año del cambio en Renault

En 1984, con 17 victorias en el Campeonato de Francia de Rallyes, (5 de las cuales con Ragnotti al volante), Renault solo había logrado ganar dos veces en el Campeonato del Mundo de Rallyes. El Grupo B estaba en su pleno apogeo, con coches que cada vez eran más potentes y rápidos, y donde la marca francesa estaba pasando casi desapercibida por su sequía en cuanto a títulos y victorias.

Renault 5 Maxi Turbo
Renault 5 Maxi Turbo – Imagen: Renault Comunicación

Ese año se lleva aún más al extremo al Renault 5 Turbo y se crea una tercera versión como la apuesta definitiva de Renault para conquistar el famoso Grupo B. Partiendo de la base del R5 Turbo 2 “Tour de Corse”, el motor aumentó su capacidad hasta los 1.5 litros gracias a unos nuevos cilindros, pistones forjados y cigüeñal reforzado. Se instaló un nuevo sistema de inyección mecánica Bosch con control electrónico y el turbo fue reemplazado por un Garrett T4/T3 con intercooler aire/agua.

El resultado de estas modificaciones permitió elevar la potencia del nuevo motor desarrollado por Renault Sport hasta los 350 CV a 6.500 rpm, con un par motor que llegaba hasta los 420 Nm. Estas impresionantes cifras estaban respaldadas por un peso aún más ligero, de solo 905 kg (65 kg menos que el R5 Turbo original), lo que otorgaba al Renault 5 Maxi Turbo una relación peso-potencia de 2,58 kg/CV.

Sin el título de campeón del mundo

Renault 5 Maxi Turbo
Renault 5 Maxi Turbo – Imagen: Renault Comunicación

Sin embargo, Renault seguía apostando por una configuración de propulsión trasera, lo que hasta la fecha había demostrado que no estaba ofreciendo los mejores resultados en el Grupo B, dominados por los coches de tracción total (de hecho, el último coche de propulsión trasera que ganó en el Grupo B fue el Lancia 037 en 1983). El bloque estaba gestionado a través de una transmisión semiautomática de 5 velocidades de magnesio.

En la temporada de 1984 se ensamblaron 13 unidades, una de ellas como prototipo, y un año después otros 7 ejemplares, lo que permitía al Renault 5 Maxi Turbo cumplir con las exigencias de construir 20 unidades para su homologación.

El Renault LeCar Turbo, gran olvidado… ¿o desconocido?

Como cabía esperar, el R5 Maxi Turbo tampoco conquistó ningún campeonato del mundo. La única victoria que registró fue en el Rallye de Córcega de 1985, de nuevo con Jean Ragnotti y Jean-Marc Andrié a los mandos. Sin embargo, muchos pilotos pasaron por unidades del Maxi Turbo, entre ellos un joven Carlos Sainz que, durante las temporadas 1985 y 1986, pilotaría un ejemplar en el Campeonato de España de Rallye. Las decoraciones más recordadas fueron las de Phillips y Diac.

Renault 5 Maxi Turbo

Renault 5 Turbo 2 “Tour de Corse”

Imágenes: Renault Comunicación

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.