Mucho ha dado de qué hablar la firma del rombo desde que a principios del año pasado presentaran el Renault 5 Prototype. No solo porque este concept car sirvió para confirmar el regreso del clásico a la cartera de productos de Renault, sino también porque lo hará en forma de coche eléctrico. Sin embargo, aunque esto sean buenas noticias para la marca, especialmente por el revuelo positivo que ha creado esta noticia, en realidad no es el primer R5 eléctrico que se fabrica. De hecho, entre 1972 y 1974 se produjeron un centenar de unidades del Renault 5 électrique.

Llegó casi de la mano del Renault 5 (prueba) de producción con motor térmico. Y, aunque era prácticamente idéntico a este, la versión eléctrica no era un clon exacto. Las diferencias eran dos: por un lado, es totalmente eléctrico, y por otro, no lo fabricaba Renault en solitario, como sí hizo con el modelo de combustión.

Renault 5 électrique (1972): el primer R5 eléctrico de la historia

Renault 5 électrique 1972

Para su desarrollo y fabricación, Renault contó con la colaboración de EDF. El modelo se presentó en la primavera de 1972 y estaba equipado con un motor eléctrico UNELEC de corriente continua con una potencia de 7,5 kW (10,2 CV) que iba conectado directamente al tren delantero. Esta pequeña motorización permitía al R5 électrique alcanzar una velocidad máxima de 60 km/h, aunque no era recomendable circular a esta velocidad si se quería recorrer su máxima autonomía, que estaba fijada en 60 kilómetros entre carga y carga.

Renault 5 Mirage (1976): el R5 mexicano

Esto era posible gracias a las baterías de plomo, ocho unidades independientes, que no eran respetuosas con el medio ambiente, eran muy pesadas y ocupaban mucho espacio en un coche de por sí pequeño. El Renault 5 électrique tenía un peso en vacío de 1.020 kilos, lo que era bastante dadas sus características. Mientras tanto, la instalación de las baterías, que iban ubicadas en la parte trasera del vehículo, requería eliminar los asientos posteriores, lo que restaba practicidad al R5 a pesar de convertirlo en un biplaza y de conservar un espacioso maletero.

Algunas de sus características

Renault 5 électrique 1972

Otra de las particularidades del Renault 5 eléctrico es que estaba equipado con un techo corredizo trasero. Este elemento no estaba disponible con una función de confort, sino que se había instalado para facilitar el intercambio de baterías utilizando una grúa para extraerlas del coche. Esta operación se realizaba a través del techo corredizo. Para completar una carga de las baterías de plomo del 5 électrique eran necesarias 10 horas.

Entre 1972 y 1974 se ensamblaron en total unas 100 unidades del primer Renault 5 eléctrico de la historia. Desde el exterior apenas había diferencias entre la versión eléctrica y la que estaba equipada con un motor de combustión interna. Sin embargo, dentro se prescindió de la palanca de cambios, del pedal de embrague, y de los indicadores de combustible y de presión de aceite, aunque en su lugar se instaló un indicador para el nivel de carga de la batería.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.