PRUEBA: Volvo XC90 D5

El primer Volvo XC90 fue un auténtico bombazo, un modelo que cosechó un éxito de ventas sin precedentes para Volvo. Prueba de ello es que la compañía sueca lo mantuvo durante más de una década en el mercado hasta que decidió sustituirlo por la segunda y más reciente generación, el Volvo XC90 que pruebo ahora. Un coche que aunque mantienen las características que hicieron triunfar a su predecesor, como puede ser su excelente habitabilidad o sus elementos de seguridad activa y pasiva, pero que a su vez mejora en prácticamente todos los apartados.

Te interesa: Probamos el Volvo V90 D5 Inscription

El Volvo XC90 fue el primer vehículo de la marca que estrenó la plataforma modular SPA, una estructura que posteriormente se extendió al Volvo S90 (prueba) y a su versión familiar, el Volvo V90. Para crear esta plataforma y los sistemas de propulsión asociadas a ella, Volvo ha realizado una inversión colosal, por lo que no es de extrañar que pronto será empleada en más modelos, pues además de los tres ya mencionados (XC90, S90 y V90), también servirá de base para los futuros Volvo S60 y V60. Es apta tanto para automóviles equipados con sistemas de propulsión tradicionales con motores diésel o de gasolina, como para modelos con esquemas híbridos enchufables y por último, para eléctricos puros.

prueba-volvo-xc90-d5-6

Estéticamente, el XC90 de la prueba es uno de esos coches que gustan a casi todo el mundo: combina rasgos propios del segmento con las nuevas señas de identidad de la marca y todo con el minimalismo y cuidado por el detalle que caracteriza al diseño escandinavo. La clásica parrilla (imagen) de la firma está flanqueada por unos faros (imagen) que, en el caso del XC90 D5 Momentum que aparece en las imágenes, cuentan con tecnología de ledes y lucen forma de ‘T’ tumbada, elemento visual que desde su introducción en el XC90 se ha ido extendiendo al resto de la gama y al que la marca denomina ‘martillo de Thor’.

Las líneas de la carrocería son suaves y fluidas, con un aspecto que aunque es llamativo debido a elementos como la parrilla o los faros, resulta muy elegante. En la vista lateral, destacan los marcados pasos de rueda, que pueden ir ‘rellenados’ por llantas de hasta 22 pulgadas de diámetro (el Volvo XC90 D5 Momentum que pruebo monta las de serie de 19” calzadas con neumáticos en medida 235/55 R19) y en la zaga, nos encontramos con unos pilotos (imagen) inspirados en los del anterior XC90.

prueba-volvo-xc90-d5-34

Con 4,95 metros de longitud, un techo elevado y una gran superficie acristalada, te podrás imaginar que una de los principales atributos del nuevo XC90 es su habitabilidad. Y así es, pero dado que esto es algo que uno esperaría en un coche que acaricia los cinco metros, lo que yo destaco en este sentido es el aspecto que luce su interior, que en términos estéticos me parece de lo mejor del segmento. Volvo ha ‘limpiado’ el salpicadero (imagen) eliminando prácticamente todos los botones que llevaba el anterior XC90 y en su lugar, ha colocado una gran pantalla táctil en posición vertical con un funcionamiento muy intuitivo, especialmente si estás habituado a manejar tabletas o dispositivos móviles similares.

Tecnología que no solo llama visualmente la atención, es que cumple con su cometido con nota: de todos los coches con sistemas multimedia con pantallas táctiles que he podido probar, este es el que más me gusta por su fluidez al cambiar de menú y por la lógica distribución de los mismos. Puede parecer compleja en un primer momento, pero en cuanto ‘juegues’ con las diferentes opciones o posibilidades que se pueden seleccionar o manejar desde ella unos minutos, la dominarás.

Volvo XC90 D5 Momentum salpicadero

Lo que no me ha gustado es el cuadro de mandos digital (imagen) y no porque no tenga una buena calidad de imagen, que la tiene, es que considero que algunos de sus rivales ofrecen soluciones mejores en este sentido, con pantallas más personalizables y que ofrecen una cantidad de información mayor, como sucede con el Audi Q7 (prueba). La calidad general percibida es alta y más en el caso de este ejemplar concreto, que equipaba las molduras decorativas de madera y la tapicería de cuero Nappa opcional, que tiene un coste de 1.320 euros.

Te interesa: Presentado oficialmente el Volvo V90 Cross Country

El acceso a la primera (imagen) y segunda fila de asientos (imagen) es cómodo gracias a la altura del coche y del techo, pero no tanto a la tercera fila pero por otro lado, este es un problema común a todos los SUV de siete plazas y no es exclusivo del XC90. Una vez acomodado ahí atrás, me doy cuenta de que no son plazas para personas de mi estatura (1,81 metros) tanto por espacio para las piernas como por la altura que hay hasta el guarnecido del techo. De hecho, Volvo indica que son asientos pensados para personas de hasta 1,7 metros. En donde sí sobra espacio es en el maletero, con 692 litros de capacidad con cinco plazas en uso y hasta 1.868 litros con los dos asientos delanteros.

prueba-volvo-xc90-d5-56

El equipamiento de serie es completo y más en el caso del acabado probado, Momentum, el segundo por detrás de la terminación Kinetic (además de estos, ofrecen el R-Design y el exclusivo Inscription). El Volvo XC90 Momentum incorpora de fábrica el asistente de cambio involuntario de carril, el sistema de frenada automática de emergencia, el control de crucero, los sensores de luminosidad y lluvia, los sensores de aparcamiento posteriores, los faros antiniebla de ledes, el portón trasero de apertura y cierre eléctricos, el cuadro de mandos digital con pantalla de 8 pulgadas, las salidas de escape cromadas (imagen) o las llantas de aleación (imagen) de 19 pulgadas de diámetro.

Adicionalmente, la dotación puede aumentarse tirando de la lista de opciones, que es larga y que debido al precio de alguna de ellas, puede encarecer considerablemente el precio final. De hecho, para que te hagas una idea, la unidad probada del Volvo XC90 D5 Momentum con siete plazas tiene un precio base de 66.284 euros, una cantidad que en el caso de este ejemplar concreto con los extras que incorpora llega hasta los 80.362 euros. Elementos como el sistema de aparcamiento asistido, el Pilot Assit, las cámaras de visión 360º (imagen), el Head-Up Display, el techo solar practicable, la tapicería de cuero Nappa o el climatizador automático de cuatro zonas (imagen).

prueba-volvo-xc90-d5-61

Todos los XC90, independientemente de si son diésel o gasolina, equipan motores de cuatro cilindros en línea con 1.969 centímetros cúbicos de cilindrada. En el caso del XC90 D5 AWD Automático que pruebo, es un diésel (imagen) y produce 235 CV de potencia y 480 Nm de par. Este bloque está asociado a un cambio automático (imagen) tradicional con ocho relaciones, una caja que ofrece un funcionamiento agradable y rápido y que además, se puede manejar secuencialmente desde la propia palanca o desde las levas opcionales que ofrecen para el volante. La respuesta es siempre agradable y lineal, con el par máximo disponible por debajo de las 2.000 vueltas y que permanece constante hasta que llegamos a su régimen de potencia máxima, fijado en 4.000 rpm.

La asociación entre el motor y la caja de cambios, unido a otra serie de medidas que ayudan a ahorrar combustible, como una carrocería aerodinámica, permite que el XC90 ofrezca consumos bajos a pesar de su gran tamaño y considerable peso (más de dos toneladas). La media oficial que homologa en ciclo mixto está fijada en 5,7 l/100km, un dato excelente que en la práctica es algo más elevado. Durante la prueba, la media final se situó en los 7,4 l/100km, un resultado que es bueno para un vehículo de sus dimensiones y masa.

prueba-volvo-xc90-d5-17

Dinámicamente, el XC90 ofrece un buen equilibrio entre confort de marcha y agilidad. No es de los más deportivos del segmento y tampoco lo pretende, pero no se le da nada mal cambiar de dirección apoyado en un esquema de suspensiones que es, cuanto menos, peculiar. Recurre a un esquema de paralelogramos deformables en ambos trenes, pero mientras que en el frontal recurre a elementos helicoidales tradicionales, en el eje trasero nos encontramos con una ballesta transversal de material compuesto.

La causa de esta elección está en la necesidad de aprovechar el espacio al máximo, ya que el empleo de unos muelles implicaría restar habitabilidad en el interior y dado que el eje trasero se asienta justo debajo del maletero y del hueco que ocupan los asientos de la tercera fila, esto era una prioridad para la marca. Su tacto es similar al de una suspensión tradicional, aunque en un primer instante llegué a pensar que no absorbía tan bien las irregularidades de la calzada como la del anterior XC90. En cualquier caso, la sensación desapareció con el paso de los kilómetros, pero que sepas que opcionalmente puedes sustituir la ballesta por un conjunto de muelles neumáticos que además permite variar la dureza de los amortiguadores o incrementar la altura libre al suelo.

prueba-volvo-xc90-d5-42

Tengo que reconocer que el Volvo XC90 me ha gustado mucho y me ha impresionado, tanto por su imagen como por sus buenos acabados y habitabilidad. Es un coche que se encuentra muy cómodo viajando por autopista, pero que tampoco se desenvuelve mal en otras situaciones siempre y cuando no se vea limitado por su gran tamaño y peso. Gasta poco combustible y su equipamiento de serie es muy completo en comparación con algunos de sus rivales directos por dimensiones y precio.

A destacar A mejorar
Diseño exterior/interior Aislamiento del habitáculo
Equilibrio entre confort y dinamismo Precio del equipamiento opcional
Habitabilidad/Capacidad de carga Tercera fila de asiento solo apta para personas de hasta 1,7 metros de estatura
Ficha técnica Volvo XC90 D5 Momentum 7 Plazas
Motor Cilindrada 1.969 cc
Cilindros 4 en línea
Potencia Máxima 235 CV / 4.000 rpm
Par Máximo 480 Nm / 1.750 – 4.000 rpm
Transmisión Caja de Cambios Automático, 8 velocidades
Tracción Total
Suspensión Delantera Paralelogramo deformable / Resorte helicoidal / Barra estabilizadora
Trasera Paralelogramo deformable / Ballesta transversal / Barra estabilizadora
Dimensiones Longitud 4.950 mm
Anchura 1.923 mm
Altura 1.776 mm
Distancia entre Ejes 2.984 mm
Alimentación Tipo de Alimentación Inyección indirecta. Common Rail. Turbo. Intercooler
Peso Peso 2.171 kg
Prestaciones Velocidad Máxima 220 km/h
Aceleración 0-100 km/h 7,8 seg
Consumos Urbano 6,2 l/100 km
Extraurbano 5,4 l/100 km
Combinado 5,7 l/100 km
Emisiones Emisión CO2 149 g/km
Precio Precio final 66.284 euros

Fotos: Álex Aguilar

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here