Mejorar un producto redondo capaz de captar hasta un 68% de nuevos compradores a nivel europeo, de superar las 150.000 unidades anuales o de ocupar el 10% de cuota de mercado en su segmento, es una empresa en la que muy pocos se atreverían a embarcarse. Sin embargo, en Toyota han sabido escuchar a los clientes y actualizar un vehículo superventas para ofrecer todo lo que los compradores demandaban. Pongo a prueba el Toyota C-HR 2020 para descubrir cuáles son sus mejoras de primera mano.

Introducido en 2016, completando su primer año de comercialización en 2017, el Toyota C-HR (prueba) se ha convertido en uno de los pilares principales de ventas de la compañía, con un acumulado -a octubre de 2019- de 12.270 unidades, tan solo superado por el Toyota Yaris (prueba) y el nuevo Toyota Corolla (prueba). La combinación de crossover de diseño atrevido y rompedor, con una motorización híbrida y la etiqueta ambiental ECO de la Dirección General de Tráfico, le han permitido abrirse paso en un segmento competitivo como el de los SUV.

Ligeros toques de estilo en un exterior rompedor

Prueba Toyota C-HR 2020

El C-HR es un vehículo atractivo, moderno y de imagen casi futurista, un vehículo de masas con un exterior de formas esculpidas y sofisticadas que tan buenos resultados comerciales le está reportando a Toyota. Sin embargo, esta actualización ha permitido que algunos elementos de su estética se vean renovados para ofrecer aún más elegancia y toques deportivos.

PRUEBA: KIA Xceed

El trabajo de mejora, que se llevó a cabo en un nuevo centro de desarrollo de la marca japonesa en Bélgica, comenzó por el frontal, donde el parachoques delantero ha sido rediseñado, integrando los faros antiniebla en cada extremo ubicados más arriba, mientras que la parrilla se ha aumentado de tamaño eliminando una sección del parachoques que ahora encontramos en la parte inferior, a modo de labio que bordea en color carrocería toda la parrilla. Además, el cuadro óptico se ha oscurecido en el fondo y se ha rediseñado desde cero con tecnología full LED, la cual ha permitido reinventar la firma lumínica con intermitentes integrados y luces de circulación diurna en la sección superior de cada faro.

Prueba Toyota C-HR 2020

Aunque desde el perfil no se alcanza a apreciar cambios, más allá de algunos nuevos diseños de llantas, la zaga sí que ha recibido mejoras, como el grupo óptico trasero completamente de LED con una nueva firma lumínica e intermitentes progresivos. Ambos faros están unidos entre sí con un alerón negro brillante que permite su mejor integración en la carrocería. El parachoques ofrece también unos embellecedores cromados en la versión más potente de la gama. Por último, el Toyota C-HR 2020 estrena tres nuevos colores: Gris Celestina, Rojo Emoción y Naranja. Se sigue ofreciendo la exitosa combinación bicolor con el techo en negro brillante.

Un interior más premium y mejor rematado

Aunque a simple vista no se aprecian cambios en el diseño interior del nuevo Toyota C-HR 2020 que he probado, lo cierto es que los ingenieros y diseñadores del fabricante asiático han trabajado para mejorar la calidad de los acabados y terminaciones de muchos materiales que podemos encontrar en el habitáculo, reduciendo ruidos y vibraciones, así como mejorando la calidad percibida al tacto de superficies y otros componentes.

Prueba Toyota C-HR 2020

Una de las novedades presentes en la cabina son los asientos regulables en altura, manual en el lado del pasajero y totalmente eléctrico en el del conductor (solo disponible con tapicería de cuero).

Sin embargo, el sistema multimedia comandado por una pantalla táctil de 8 pulgadas ha recibido la mayor de las actualizaciones en cuanto a interior se refiere, con una renovación parcial que ha permitido eliminar el reloj digital situado a su derecha (ahora está integrado como parte de la pantalla) y se ofrecen nuevos interruptores físicos en los marcos de la propia pantalla, a modo de atajos y accesos rápidos a diferentes menús y funciones.

Prueba Toyota C-HR 2020

Fruto de esa actualización en el sistema de infoentretenimiento, que puede ir asociado a un sistema de sonido firmado por JBL con 800 vatios de potencia y nueve altavoces, Toyota ahora ofrece en el C-HR 2020 todas esas soluciones de conectividad tan necesarias en un coche en estos tiempos, como son Apple CarPlay y Android Auto, así como actualizaciones online de los mapas del navegador. Además, los servicios conectados MyT permite al conductor disponer de información adicional desde su teléfono móvil, destacando aspectos como el asistente de conducción híbrida que ofrece consejos para mejorar la eficiencia cuando conducimos.

Toyota Safety Sense, de serie en casi toda la gama

El paquete Toyota Safety Sense está compuesto por diferentes sistemas de seguridad y asistentes a la conducción que forman parte del equipamiento de serie en casi toda la gama. Esta batería tecnológica en materia de seguridad está compuesta por los siguientes sistemas:

  • Sistema de seguridad precolisión
  • Control de crucero adaptativo
  • Aviso de cambio involuntario de carril
  • Control inteligente de luces de carretera con faros adaptativos de LED
  • Reconocimiento de señales de tráfico
  • Sónar de separación
  • Detector de ángulo muerto
  • Alerta de tráfico trasero
  • Asistente de aparcamiento

PRUEBA: Honda HR-V 1.6 i-DTEC Executive

Nuevo motor híbrido de 2.0 litros

Pero, la principal novedad del nuevo Toyota C-HR 2020 es el estreno de la segunda motorización dentro de la gama. Predicando con la movilidad híbrida, Toyota introduce el motor 2.0 híbrido, que estrenó el Toyota Corolla 2.0 hybrid que ya pudimos probar a principios de este año. Este motor está disponible junto al anterior 1.8 hybrid de 122 CV, la única opción que hasta ahora conformaba la gama.

Este nuevo propulsor toma como base un bloque de gasolina de 2.0 litros y ciclo Atkinson de aspiración natural con 152 CV de potencia y 190 Nm de par motor, asociado a un propulsor eléctrico más potente de 80 kW (109 CV) y 202 Nm. En combinación, el sistema híbrido entrega hasta 184 CV de potencia, lo que lo convierte en la variante más prestacional dentro de la gama C-HR.

Prueba Toyota C-HR 2020
El nuevo motor de 2.0 litros debuta en el C-HR

A su vez, el sistema híbrido de cuarta generación de Toyota integra una batería de níquel de mayor capacidad (la batería del 1.8 hybrid es del ión-litio) y se sigue vinculando a un cambio automático de tipo CVT que, para la ocasión, ofrece una relación de desmultiplicación diferencial mayor (3,605). Según datos del ciclo de homologación WLTP, este nuevo sistema de propulsión, denominado Dynamic Force, registra un consumo medio de entre 5,3 y 5,7 litros a los 100 km, así como unas emisiones de CO2 de entre 120 y 128 gr/km.

Prueba del Toyota C-HR 2020 2.0 hybrid

Con esta característica pintura Dynamic Orange que estrena el restyling del Toyota C-HR 2020 2.0 hybrid de la prueba, el crossover híbrido es incluso más llamativo que antes. Los cambios estéticos le sientan como un guante, otorgándole mayor estilo, presencia e incluso deportividad. El habitáculo gana enteros, con una mejor calidad percibida en general y una reducción significativa en cuanto a ruidos y vibraciones.

Prueba Toyota C-HR 2020

El motor Dynamic Force es conocido para mí tras ponerlo a prueba en el nuevo Corolla, por lo que puedo adelantar desde ya que la diferencia en cuanto a prestaciones es significativa. De hecho, sobre el papel, el C-HR 2.0 hybrid es hasta 2,8 segundos más rápido en el sprint hasta los 100 km/h, lo que se traduce en una mejora de rendimiento considerable.

Inicio la prueba con la sensación de calidad que ahora se respira en el habitáculo. Me encuentro dentro de una unidad con el acabado superior, por lo que estoy rodeado de cuero con costuras visibles en el salpicadero, tapicería de piel en los asientos y casi todo el equipamiento disponible. Como con el resto de la gama Toyota híbrida, el C-HR destaca por la sencillez a la hora de operar su sistema de propulsión: basta con presionar el botón de arranque situado a la derecha del volante, colocar la palanca de cambios en ‘D’ y comenzar a devorar kilómetros. El sistema se encarga del resto, buscando siempre funcionar en modo eléctrico, una función que se ha mejorado en este restyling para que esté disponible hasta a 120 km/h.

Prueba Toyota C-HR 2020
La batería híbrida es autorrecargable

Sin cables ni tiempos de recarga, el sistema te permite conducir en todo momento sin esperar a recargar su batería, ya que ésta obtiene la energía bien a través del motor de gasolina, o bien mediante la inercia o la frenada regenerativa. Además, podemos instar al sistema de propulsión a que circule en modo eléctrico (siempre que la batería tenga suficiente carga y las condiciones de conducción lo permitan) con tan solo presionar el botón ‘EV’ situado en la consola central.

Una vez en marcha con la prueba del Toyota C-HR 2020 2.0 hybrid, destaca la suavidad de conducción, el confort a bordo y el trabajo que se ha realizado para insonorizar aún más el habitáculo. Durante las pruebas de conducción, las fuertes rachas de viento de la jornada aún eran perceptibles desde el habitáculo, aunque en menor medida.

Más potencia, ¿mayor consumo?

Prueba Toyota C-HR 2020

En líneas generales, el motor 2.0 hybrid del nuevo Toyota C-HR 2020 es mejor que el 1.8 hybrid. Tiene una mayor potencia combinada y una respuesta más contundente que la motorización de 1.798 cc. Si bien es cierto que la transmisión automática de tipo CVT se encarga de mitigar ese nerviosismo y explosividad que puede ofrecer una mecánica con estas características haciéndolo más progresivo, el incremento de potencia se hace notable desde el primer momento.

PRUEBA: SEAT Arona 1.0 TGI 90 CV

Y ya no solo el motor de combustión, sino que el propulsor eléctrico es también más potente, ya que pasa de 72 CV a 109 CV, acompañado a su vez de una batería de mayor capacidad. Esto tiene como resultado que puedas mantener la conducción eléctrica activa durante más tiempo y a más velocidad, reduciendo el consumo y, por supuesto, las emisiones de CO2.

Prueba Toyota C-HR 2020

A pesar del incremento de potencia, el consumo medio homologado apenas incrementa del orden medio litro a los 100 km, hasta los 5,3-5,7 litros, lo que, en situación de conducción real, son fácilmente imitables e incluso superables, especialmente en entornos urbanos e interurbanos. Al aumentar la velocidad, el consumo medio incrementa, pero se puede estabilizar en la zona de los 6 litros con relativa comodidad.

Un crossover por fuera, un compacto por dentro

El Toyota C-HR es un crossover por fuera y un compacto por dentro. Las plazas delanteras son bastante espaciosas para dos adultos, con suficiente altura libre al techo. Lo mismo ocurre en las plazas traseras, aunque el espacio para las piernas es drásticamente más reducido. La luminosidad en los asientos posteriores es también un punto negativo, más aún si está equipado con cristales tintados, ya que la forma de las ventanillas traseras no contribuye a que acceda demasiada luz natural al habitáculo.

Prueba Toyota C-HR 2020

Estas características similares a las de un compacto se traducen también al volante. Basado en la misma plataforma modular TNGA de Toyota que sustenta al nuevo Corolla, el C-HR 2020 pese a presentar una mayor altura libre al suelo, no acusa balanceos en curva, con un gran aplomo digno de un compacto y un buen paso por curva. A ello contribuye, además de la suspensión revisada y la mayor rigidez de su carrocería, su centro de gravedad más bajo. Esto ha sido posible gracias, entre otras características, a ubicar la batería del sistema de propulsión debajo los asientos traseros y la batería de 12 voltios en el maletero.

Detalles que marcan la diferencia

Precisamente a consecuencia de situar la batería auxiliar en el maletero, bajo el piso del mismo, se reduce en 19 litros la capacidad volumétrica, dejando la cifra en 358 litros sin abatir los asientos posteriores. El maletero es suficiente para dos maletas de tamaño medio y alguna bolsa de viaje, pero poco más, lo que se convierte en un punto a mejorar en el futuro.

Prueba Toyota C-HR 2020
El maletero pierde algo de capacidad, hasta los 358 litros

Otro punto que mejoraría sería el sistema multimedia. La pantalla táctil de 8 pulgadas es rápida y ofrece una gran respuesta al tacto, pero su utilización y la navegación entre los menús no es demasiado intuitiva. El navegador necesita un repaso adicional para mejorar su usabilidad y hacerla más sencilla e intuitiva.

El Toyota C-HR 2020 hace gala de lo último en seguridad

Todo lo contrario ocurre en materia de seguridad y equipamiento de serie. El Toyota C-HR hace gala de los más avanzados sistemas de seguridad y asistentes a la conducción como parte del equipamiento de serie desde el segundo nivel de acabado (Advance) en adelante. También encontramos un gran equipamiento de serie, como las llantas de aleación, la tapicería de cuero o la función nano-e que se encarga de purificar el aire que obtenemos a través de climatizador bizona. Por último, aunque se ha dado un gran paso adelante en cuanto a conectividad, echo en falta algún puerto USB adicional (tan solo equipa uno en la consola central), e incluso un punto de carga inalámbrico, tan de moda últimamente en los coches nuevos.

Prueba Toyota C-HR 2020

El nuevo Toyota C-HR 2020 que ya he podido probar no llegará a los concesionarios hasta enero del próximo año. Sin embargo, la marca ya admite reservas, con una oferta preventa que nos permite acceder a un C-HR Advance Luxury 180H desde 270 euros al mes con Toyota Complet, que ofrece 4 años de garantía, 4 años de mantenimiento y un año de seguro incluido. El resto de acabados disponibles son Active, Advance, Advance Plus, Advance Luxury, Dynamic y Launch Edition.

Ficha técnica Toyota C-HR 2.0 hybrid
Motor Cilindrada 1.987 cc
Cilindros 4 en línea
Potencia Combinada 184 CV / 6.000 rpm
Par Máximo Combinado N.D.
Transmisión Caja de Cambios Automática, CVT
Tracción Delantera
Suspensión Delantera McPherson / Resorte helicoidal / Barra estabilizadora
Trasera Paralelogramo deformable / Resorte helicoidal / Barra estabilizadora
Dimensiones Longitud 4.395 mm
Anchura 1.795 mm
Altura 1.555 mm
Distancia entre Ejes 2.640 mm
Alimentación Tipo de Alimentación Inyección mixta directa/indirecta
Peso Peso 1.485 kg
Prestaciones Velocidad Máxima 180 km/h
Aceleración 0-100 Km/h 8,2 seg
Consumos WLTP Urbano N.D.
Extraurbano N.D.
Combinado WLTP 5,3-5,7 l/100 km
Emisiones Emisión CO2 120-128 gr/km – Euro 6
Precio Precio Oficial N.D.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.