En abril de 2017, la firma checa consiguió alcanzar el millón de unidades comercializadas de su buque insignia. Dos años después de ese hito, cuatro desde el lanzamiento de la tercera generación, ha decidido darle un lavado de cara e introducir la última tecnología para seguir siendo un referente en el segmento. Lo es, no hay duda, gracias a su elegante planta, a su destacado espacio a bordo y a su excelente relación calidad precio.

Viena ha sido la ciudad a la que me he desplazado para probar el Skoda Superb Scout 2.0 TDI 190 CV 4×4. Es la mayor novedad que ha sido presentada, con el permiso de la versión híbrida, aunque esta llegará a finales de año. Se trata de una variante de aspecto más campero que porta cualidades que facilitan alguna escapadas fuera del asfalto: una altura al suelo 15 mm mayor, protección de bajos adicional de plástico negro y selector de modo de conducción Off-Road.

La nueva parrilla, ligeramente más grande y de listones dobles; los faros con tecnología LED y algo más estrechos -por primera vez en la marca uno de sus modelos puede equipar la tecnología Matrix Full LED-, los antinieblas y la lama cromada entre los pilotos, son todos de nuevo cuño. Ni mucho menos pasa desapercibido el nombre ‘Skoda’ en el portón, nueva seña de identidad introducida en el Scala.

PRUEBA: Skoda Octavia Combi 1.4 TSI 110 CV GNC

Grosso modo, mantiene casi intactas las medidas de las que hasta ahora presumía, excepto la longitud, que debido al diseño del paragolpes es 8 mm más larga. Por este motivo, por mantener sus cotas casi intactas (4.863 de longitud, 1.864 de anchura y 1.942 de altura), sigue presumiendo de un espacioso interior. De película. Mi cuerpo me pide trasladarme primero a la segunda fila para ver el enorme hueco que tengo para mis piernas. Lo mismo ocurre con el de la cabeza.

Continúo con la prueba del Skoda Superb Scout 2019 desgranado la consola desde el asiento del conductor. Equipa más elementos cromados, pespuntes de color en los paneles de las puertas, un hueco más grande para cargar el móvil por inducción y nuevas tapicerías. Por ejemplo, la de la versión de la prueba, la de cuero y Alcantara, es exclusiva, adopta la palabra Scout en el respaldo. Las molduras con efecto madera y la chapa con el nombre de la versión vienen de serie. No podían faltar ni el Virtual Cockpit ni la pantalla de hasta 9,2 pulgadas del sistema de infoentretenimiento. Por todo ello, la calidad percibida sigue siendo muy buena; los materiales y ajustes, también.

Como te comentaba al inicio de la prueba del Skoda Superb Scout 2.0 TDI 190 CV 4×4, este coche se caracteriza por su elegancia y su ajustado precio, no hay duda, pero, sobre todo, por el enorme espacio que ofrece. Comprobado el disponible para los pasajeros, toca hacer lo propio con el de carga. Toco un botón y el portón se abre, regalándome un hueco impresionante, de esos que llaman la atención. Por algo es el líder del segmento. Son 660 litros ampliables a 1.950 si se abaten los respaldos de los asientos posteriores. Además, de forma exclusiva en el familiar, incluye una nueva idea Simply Clever: un falso piso con bandeja dividida en compartimentos. Suma una barra horizontal móvil para asegurar los bultos.

Además de la versión híbrida, que llegará más adelante, existen seis motores con potencias comprendidas entre los 120 y los 272 CV, de los cuales tres son diésel y los otros tres, de gasolina. La mayor novedad es el 2.0 TDI EVO de 150 CV. Aunque solo dos, los más potentes, el 2.0 TDI de 190 CV y el 2.0 TSI de 272 CV están disponibles en esta versión Scout, siempre con cambio DSG de 7 velocidades y tracción 4×4. El bloque que he probado más en profundidad ha sido el diésel. Este propulsor de gasóleo mueve el coche con facilidad, despertando toda su energía cuando la aguja pasa de las 2.000 rpm. Funciona realmente bien con el cambio automático de doble embrague, que rápidamente traslada la energía a las cuatro ruedas.

PRUEBA: Skoda Superb 2016 2.0 TDI 150 Laurin & Klement

La dirección es precisa y tiene el peso correcto, mientras que la suspensión hace que la carrocería no balanceé en exceso, y eso que ofrece mucha, mucha comodidad.

Y como toca dados los tiempos que corren, el Skoda Superb 2019 adopta la última tecnología, de entre la que destaco el Control de Crucero Predictivo, la Emergency Assist, el Side Assist y el Front Assist con Protección Predictiva de Peatones.

PRUEBA: Mercedes Clase E 220 d Estate All Terrain

La firma checa no ha fallado. Nuevo producto sensacional que por su precio, desde 31.580 euros, no hay nada mejor en el mercado. Siempre que decidas hacer un desembolso mayor, 44.990 euros, puedes optar por la versión de la prueba, el Skoda Superb Scout 2.0 TDI 190 CV 4×4. Te regala lo mismo: espacio, mucho espacio, elegancia y un interior muy bien hecho y presentado, y un poco más: la opción de salirte fuera de la carretera en busca de alguna que otra aventurilla… Off-Road.

Skoda Superb Scout Precio
2.0 TDI 190 CV DSG 7v. 4X4 Scout 44.990 euros
2.0 TSI 272 CV DSG 7v. 4X4 Scout 45.990 euros
Ficha técnica Skoda Superb Scout 2.0 TDI 190 CV 4×4
Motor Cilindrada 1.968 cc
Cilindros 4 en línea
Potencia Máxima 190 CV / 3.500 – 4.000 rpm
Par Máximo 400 Nm / 1.900 – 3.000 rpm
Transmisión Caja de Cambios Automático, 7 velocidades, doble embrague
Tracción Total
Suspensión Delantera Tipo McPherson / Resorte helicoidal / Barra estabilizadora
Trasera Paralelogramo deformable / Resorte helicoidal / Barra estabilizadora
Dimensiones Longitud 4.863 mm
Anchura 1.864 mm
Altura 1.492 mm
Distancia entre Ejes 2.841 mm
Alimentación Tipo de Alimentación Inyección directa. Admisión variable. Turbo geometría variable
Peso Peso 1.687 kg
Prestaciones Velocidad Máxima 223 km/h
Aceleración 0-100 km/h 8,1 seg
Consumos Urbano 5,8 l/100 km
Extraurbano 4,6 l/100 km
Combinado 5,0 l/100 km
Emisiones Emisión CO2 132 g/km
Precio Precio final Desde 44.990 euros

 

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.