No hay en la historia de Porsche un modelo tan exitoso como el Macan. Este automóvil supone el 29% de las ventas de la firma de Stuttgart -ninguno ha vendido tanto en tan poco tiempo-, y de ese alto porcentaje, el 70% pertenece al cuatro cilindros. Y es por eso, además de por otro detalle que te comentaré más adelante, por el que la compañía lo ha elegido para desarrollar la versión de esta prueba, el Porsche Macan T.

Su denominación apareció en 1968 con el (historia) Porsche 911. Se trataba de una nueva versión de acceso con una motorización de 110 CV. Tuvieron que pasar 49 para que el ‘nueveonce’ de la generación anterior, el 991, la rescatara (aquí te dejo la prueba del Porsche 911 Carrera T). Y fue en 2019 cuando los pequeños de la gama, los 718, comenzaron a usarla.

prueba del Porsche Macan T en el Col de Turini

Y como todos ellos, se caracteriza por un rendimiento deportivo y un equipamiento exclusivo. En el caso del Macan T, tanto en el exterior como en el interior y, por supuesto, en el apartado técnico.

Por fuera es fácil distinguirlo; es complicado que se te escape la denominación del portón y de los laterales en los que pone ‘Macan T’. Asimismo, la moldura de los paragolpes, el spoiler trasero, los estribos laterales, las carcasas de los retrovisores y los logotipos van pintados en ‘Gris Ágata’. Por su parte, las molduras de las ventanillas y las salidas de escape adoptan el negro brillante. Y las llantas de aleación de 20 pulgadas, el titanio oscuro.

Un detalle que puede pasar desapercibido es que la carrocería va 15 mm más baja gracias a la suspensión con muelles helicoidales con amortiguación Porsche Active Suspension Management (PASM), que viene de serie. Más aún cuando equipa la opcional neumática adaptativa con amortiguación PASM, que rebaja otros 10 mm, puesto que si está activada, al parar el coche y al bajarte de él, puedes observar cómo los recupera. Por cierto, esta última opción es la primera vez que puede equiparla el Porsche Macan de cuatro cilindros.

Si el exterior lleva elementos exclusivos, el interior también; comenzando por la tapicería de cuero negro y tela a rayas con pespuntes en plata -también el volante- y finalizando con las molduras de acceso en aluminio negro con la palabra ‘Macan T’.

El reposacabezas también toma esos pespuntes en plata y el logotipo de la marca. No es exclusivo de esta versión, pero el cronómetro Sport Chrono en la parte superior del salpicadero y el volante deportivo GT multifunción calefactado, ambos de serie, siempre suma.

interior del Porsche Macan T

Y para suma la calidad de ajustes y materiales que otorga Porsche a sus coches; da igual la carrocería, versión, tamaño, motorización -lo mismo si hablamos de sensaciones deportivas y efectividad en curva, pero eso te lo dejo para luego…-. También equipa la pantalla táctil de 10,9″ del PCM y la consola central con superficie táctil y aspecto de vidrio. Si lees mis pruebas sabrás que soy de botones físicos, pero los de este modelo, no me desagradan.

La compañía alemana ha elegido la versión de cuatro cilindros en lugar del V6 por su menor peso. Según me confirmó el jefe de producto en la presentación internacional, es 58,8 kilogramos más ligero, y eso se nota a la hora de afrontar las curvas con un menor subviraje.

motor del Porsche Macan T

No se ha tocado nada de este bloque, por lo que rinde los mismos 265 CV que la versión de acceso. Suficiente. Ya lo comprobé en la prueba del Porsche Macan ‘a secas’, y tras bajarme del (prueba) Macan S y (prueba) Macan GTS con sendos V6. Y en este, junto con las aptitudes dinámicas que ofrece con los cambios en la suspensión -con unas barras estabilizadoras del eje delantero más rígidas- hacen que la combinación sea muy buena.

La prueba del Porsche Macan T ha transcurrido por el mítico Col de Turini, quizá el puerto más conocido del mundo gracias al Rallye de Montecarlo. Curvas y curvas, kilómetros y kilómetros. Una ‘pista’ para comprobar cómo se comporta el SUV compacto de la compañía. Te lo adelanto: como un deportivo.

El motor ‘explosiona’ desde las 1.800 rpm, que es cuando comienza a entregar todo su par máximo, que es de 400 Nm. Y lo mejor es que es constante hasta las 6.500 rpm. Y toda esa energía es enviada al suelo a través de los dos ejes -aunque en condiciones normales el posterior recibe más- mediante el rapidísimo cambio automático de doble embrague PDK. Da igual si subes o bajas de marcha, que sabes que con un toque a la leva tus deseos serán órdenes.

prueba del Porsche Macan T en el Col de Turini

El coche toma las curvas de forma eficaz, muy, muy rápido y sin balanceos, por lo que puedes llegar a pensar -no sería raro hacerlo- que no es un coche cómodo. Para nada. Otra cosa que domina la casa germana es la perfecta configuración deportiva con comodidad. ¿Cómo lo hacen? No será fácil, porque el resto de marcas no consiguen igualarlo.

He tenido la suerte de probar el Porsche Macan T tanto con la suspensión de muelles helicoidales con amortiguación Porsche Active Suspension Management (PASM) como con la opcional neumática adaptativa con amortiguación PASM -la que va rebajada 10 mm y que cuesta 1.683 euros- y el Porsche Torque Vectoring Plus -estos dos últimos elementos son opcionales- y puedo asegurarte que con ellos o sin ellos, el coche va sobre raíles. Un poco mejor con el PTV Plus, pero si quieres ahorrarte 1.697 euros, te doy mi beneplácito.

Y todo ello, ojo, con los neumáticos de invierno que calza nuestra unidad de pruebas. No me quiero imaginar cuál es el límite con unas gomas deportivas de verano.

prueba del Porsche Macan T en el Col de Turini

Lo mismo pasa con los frenos. Con los de serie va más que sobrado y no necesitas los Porsche Surface Coated Brake (PSCB), por lo que tendrás 3.394 euros para gastar en unas merecidas vacaciones. Y te lo digo después de bajar unos 60 kilómetros por el Col de Turini y las carreteras que lo siguen sin contemplación alguna con el pedal izquierdo. No se le puede poner ninguna pega.

PRUEBA: Porsche Cayenne Turbo GT

Tampoco a la dirección, que a pesar de ser eléctrica, tiene una precisión y un tacto delicioso. Y siempre sujeto a unos asientos deportivos con unos agarres laterales sobresalientes.

Ya se pueden hacer pedidos del Macan T, que tiene un precio final en España de 78.659 euros. Las entregas comenzarán a partir de abril de 2022.

prueba del Porsche Macan T en el Col de Turini

Ficha técnica Porsche Macan T
Motor Cilindrada 1.984 cc
Cilindros 4 en línea
Potencia máxima 265 CV / 5.000 – 6.500 rpm
Par máximo 400 Nm / 1.800 – 4.500 rpm
Alimentación Tipo Inyección directa. Turbo
Transmisión Caja de Cambios Automática, 7 velocidades
Doble embrague
Tracción Total
Suspensión Delantera Paralelogramo deformable
Resorte helicoidal
Barra estabilizadora
Trasera Paralelogramo deformable
Resorte helicoidal
Barra estabilizadora
Frenos Delanteros Discos ventilados
350 mm
Traseros Discos ventilados
330 mm
Dimensiones Longitud 4.726 mm
Anchura 1.922 mm
Altura 1.621 mm
Distancia entre ejes 2.807 mm
Maletero Volumen 458 / 1.503 litros
Peso Peso 1.940 kg
Prestaciones Velocidad máxima 232 km/h
Aceleración 0-100 km/h 6,4 seg
Consumo
WLTP
Combinado 10,1 l/100 km
Velocidad baja 13,8 l/100 km
Velocidad media 9,9 l/100 km
Velocidad alta 8,8 l/100 km
Velocidad muy alta 10,0 l/100 km
Emisiones Emisiones de CO2 229 g/km Euro 6d – Etiqueta C
Precio Precio oficial Desde 78.659 euros

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.