Lo cierto es que uno no siempre tiene la oportunidad de ponerse a los mandos de uno de los coches que han marcado un antes y un después en la industria del automóvil. Todo en el Nissan GT-R -descubre su historia completa- está diseñado por y para obtener el máximo rendimiento y efectividad, lo que le concede al deportivo japonés un carácter especial que ha definido su ya extensa trayectoria a lo largo del tiempo. Esta es mi prueba con el Nissan GT-R Black Edition, la leyenda del superdeportivo japonés.

Nissan GT-R R33 LM: el Santo Grial de los coches japoneses

Desde que fuera introducido a través del videojuego Gran Turismo 5 Prologue en el año 2007, el Nissan GT-R R35 ha sido la gran apuesta de la industria automotriz de Japón para derrocar a los fabricantes europeos de su dominio en el segmento de los superdeportivos. Concebido como la undécima generación del modelo, Gōjira ha evolucionado con el paso de los años hasta llegar al modelo que he probado, fruto de un importante restyling introducido a mediados de 2016 donde se aplicaron cambios a nivel estético y mecánico.

Prueba del Nissan GT-R Black Edition: dominando a la bestia

prueba nissan gt-r black edition

El frontal ahora está protagonizado por un parachoques más musculoso, repleto de pliegues, líneas rectas y ángulos que dan paso a la nueva parrilla V-Motion de Nissan. El GT-R gana presencia tras su última actualización, pero los cambios en el diseño no son resultado solo de una renovación estética, ya que los ingenieros han buscado mejorar el rendimiento aerodinámico del vehículo, generando mayor fuerza de apoyo, reducción de la resistencia aerodinámica y mejora de la refrigeración de elementos clave del apartado mecánico.

El capó, el splitter e incluso los faros delanteros han sido mejorados. El grupo óptico ahora integra las luces de circulación diurna de LED en un nuevo diseño (antes quedaban incorporados en el parachoques). También son nuevas las taloneras laterales, los pilares C y se ha integrado un nuevo difusor acabado en plata con salidas de aire junto a las terminaciones del sistema de escape. El parachoques deriva del equipado en el Nissan GT-R Nismo, mientras que los icónicos faros redondos del GT-R siguen siendo el elemento más representativo de la zaga, coronada por un alerón posterior sobre el portón del maletero. RAYS firma las llantas de aleación ligera de 20 pulgadas en forma de Y, aumentando el equilibrio y la rigidez, y reduciendo el peso.

prueba nissan gt-r black edition

En el interior, por el contrario, ahora se respira un ambiente más premium. Nissan ha trabajado en los tapizados de cuero, las terminaciones de algunos materiales y en reducir el número de interruptores y botones físicos. Muchas de las funciones forman ahora parte de la pantalla de 8 pulgadas del sistema multimedia, el volante ofrece nuevas levas para el cambio, los asientos tienen un corte más deportivo y la gran mayoría de componentes de la cabina han sido actualizados para elevar los estándares de calidad del superdeportivo japonés.

Conduciendo un sueño

La simple presencia de Godzilla impresiona. El Nissan GT-R R35 Black Edition de la prueba es un coche por el que te giras a su paso, robusto, con una postura muy deportiva y una estética imponente. La pequeña llave que ahora tengo en mi poder me da acceso ilimitado a todas las características del coche que tantas veces había conducido en la PlayStation. El ingenioso tirador de la puerta, el cual debo confesar que es un poco incómodo hasta que te acostumbras, me da paso a una cabina de gran calidad. Me siento, respiro hondo y confirmo que los sueños se hacen realidad.

prueba nissan gt-r black edition

El GT-R ya no es ese deportivo demasiado japonés que solía ser. Ahora se ha “europeizado” con mejores terminaciones, materiales de gran calidad y una cabina que parece un puesto de combate. Me puede la impaciencia y decido pasar directamente a la parte mecánica. Necesito escuchar el bramido de su motor V6 biturbo de 3.8 litros. Piso el pedal del freno y presiono sin contemplaciones el interruptor rojo situado en la parte inferior de la consola central. Los seis cilindros cobran vida en un abrir y cerrar de ojos, con ese equilibrado sonido que evoca tantas sensaciones…

570 CV en un coche más cómodo de lo que parece

La primera sorpresa llega cuando comienzo a circular. El Nissan GT-R Black Edition de la prueba es un coche mucho más cómodo de lo que parece en un principio. Nada hace pensar que sea un vehículo concebido para recorrer largas distancias, pero una vez sales a carretera, sorprende por ser más un gran turismo que un superdeportivo. Sin embargo, la contundencia de su transmisión automática de doble embrague y seis velocidades rápidamente te recuerda que es un deportivo, con esos cambios rápidos y algo secos, especialmente a bajas velocidades. Aunque Nissan trabajó para mejorar este apartado con el restyling, la brusquedad en los cambios sigue siendo un elemento notorio, especialmente cuando engranas la primera velocidad, y en la transición a la segunda.

prueba nissan gt-r black edition

Lejos de este detalle, estoy sentado en un coche con navegador, control de crucero, climatizador e incluso algunos sistemas de seguridad y asistentes a la conducción de última generación. Pero, cuando el cuentarrevoluciones pasa de las 3.000 rpm, los turbocompresores dan rienda suelta a los 570 CV de potencia y al par motor máximo de 637 Nm, cifras responsables de las espectaculares prestaciones del GT-R: de 0 a 100 km/h en 2,8 segundos y una velocidad máxima de 315 km/h.

Un deportivo que querrás conducir todos los días

Mi prueba con el Nissan GT-R Black Edition no incluyó sesión en circuito, pero sí bastantes kilómetros por autopista, carreteras varias e incluso tramos en ciudad, entornos donde, al final, más tiempo va a pasar el GT-R R35 a lo largo de su vida. Y sentir la descomunal aceleración de este coche en un adelantamiento, en una incorporación o en la salida de un semáforo es una sensación indescriptible, tan solo comparable con lo que pueden ofrecer algunos superdeportivos del segmento.

prueba nissan gt-r black edition

Un aplomo impresionante, una estabilidad única que supera las habilidades del conductor y un paso por curva casi por raíles. Exprimir los 570 CV de potencia a 6.800 rpm demuestra porqué Nissan necesitó hasta seis años para crear el mejor GT-R de la historia. Su sistema de tracción a las cuatro ruedas ATTESA E-TS le permite circular en conducción normal como un coche de propulsión trasera con un reparto de par 0:100. Sin embargo, este reparto puede llegar a 50:50 dependiendo de la velocidad, la aceleración lateral, el ángulo de dirección, el deslizamiento de los neumáticos, el tipo de superficie y la inclinación de la carrocería. Elementos varios que puedes controlar en directo a través de los medidores integrados en una pantalla específica del sistema de infoentretenimiento.

Apartado dinámico de primer nivel

Y gran parte de su fama se la debe a este sistema de tracción total avanzado, el cual es el responsable de su gran comportamiento dentro de la pista. Contribuyen también a este desempeño el sistema de amortiguadores ajustables electrónicamente firmados por Bilstein, un chasis desarrollado a conciencia y un sistema de frenos Brembo con discos ventilados y pinzas flotantes de seis pistones delante y de cuatro detrás.

prueba nissan gt-r black edition

Pero lo mejor sigue siendo el tren motriz del R35, el poderoso motor VR38 ensamblado a mano por los Takumi. A bajas revoluciones, no tiene el empuje que esperas de una unidad biturbo, pero cuando sus dos turbocompresores aumentan la presión de soplado, el V6 de 3.8 litros da rienda suelta a una explosión de energía acompañada de ese bramido inconfundible que los fanáticos del GT-R llevamos disfrutando ya más de una década. Es furia, contundencia, fuerzas G de aceleración y esa sensación de que el asiento de tipo buquet revestido en elegante cuero marrón se va a tragar tu cuerpo mientras la aguja del cuentarrevoluciones se aproxima a la mágica cifra de 7.000 rpm.

Un deportivo sin rival

Prestacionalmente, el GT-R R35 sigue a un gran nivel. Es cierto que los años le han pasado factura y que ha perdido su posición como referente dentro del segmento. Sin embargo, frente a sus competidores directos sigue siendo la opción más interesante por la relación precio-prestaciones. Disponible desde 120.400 euros en la versión Black Edition (desde 117.200 euros en la opción de acceso a gama), no existe nada igual en el mercado.

prueba nissan gt-r black edition

Ningún otro deportivo con unas prestaciones similares puede hacer frente al Nissan GT-R en precio. Y esta es precisamente una de las claves del éxito del mítico Godzilla: un superdeportivo capaz de poner en jaque a sus principales rivales con una etiqueta de precio que lo hace mucho más accesible.

El Nissan GT-R sobrevive al paso de los años a base de restyling y actualizaciones menores. A pesar de los intentos de Nissan por alargar todo lo posible la vida del R35, su ciclo de vida tiene más ya más de 13 años y limita las opciones del GT-R de poder seguir compitiendo con sus rivales. Quizá sea el momento de dar por finalizada la producción y empezar a trabajar en un digno sucesor que continúa glorificando la historia del Nissan GT-R.

prueba nissan gt-r black edition

A destacar A mejorar
Prestaciones Peso
Comportamiento Brusquedad caja de cambios
Precio frente a sus rivales
Ficha técnica Nissan GT-R R35
Motor Cilindrada 3.799 cc
Cilindros 6 en V
Potencia máxima 570 CV / 6.800 rpm
Par máximo 637 Nm / 3.300 - 5.800 rpm
Transmisión Caja de cambios Automática, 6 velocidades
Tracción Total
Suspensión Delantera Paralelogramo deformable / Resorte helicoidal / Barra estabilizadora
Trasera Paralelogramo deformable / Resorte helicoidal / Barra estabilizadora
Dimensiones Longitud 4.710 mm
Anchura 1.895 mm
Altura 1.370 mm
Distancia entre ejes 2.780 mm
Alimentación Tipo de alimentación Inyección indirecta, turbo e intercooler
Peso Peso 1.827 kg
Prestaciones Velocidad máxima 315 km/h
Aceleración 0-100 Km/h 2,8 seg
Consumos WLTP Combinado 14 l/100 km
Velocidad baja 22,1 l/100 km
Velocidad media 13,5 l/100 km
Velocidad alta 11,9 l/100 km
Velocidad muy alta 13,1 l/100 km
Emisiones WLTP Emisión CO2 316 g/km Euro 6 - Etiqueta C
Precio Precio oficial 120.400 euros

 

Valoración
Diseño
9
Acabados
8.5
Habitabilidad
7.5
Maletero
6.5
Motor
10
Consumo
7
Confort de marcha
8
Comportamiento
9.5
Equipamiento
9.5
Precio
9
Artículo anteriorA subasta un raro Ford RS200 de 1986 con menos de 6.000 km
Artículo siguiente9 coches de coleccionista que a cualquiera le gustaría tener en su garaje
Aarón Pérez
Aficionado a la gasolina, las curvas y todas las sensaciones que un volante puede transmitir. Publicitario convertido en redactor del motor. Aprendiendo cada día un poco más sobre este mundillo.
prueba-nissan-gt-r-black-editionEl Nissan GT-R Black Edition es historia viva de la industria del automóvil. Tras más de tres décadas en activo como modelo y después de 13 años en el mercado como generación, el GT-R R35 sigue siendo una opción perfecta para el comprador que busca un deportivo con buena relación precio-prestaciones. A pesar de sus espectacular puesta a punto y su desempeño, el paso de los años empieza a acusar su peso sobre el Godzilla.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.