Si buscas un coche con un diseño icónico, con sobradas prestaciones para el día a día, con amplias posibilidades de personalización y con los últimos avances en materia de conectividad, esta prueba del MINI Cooper S 2018 te interesa. Porque aunque aparentemente no presente grandes cambios con respecto al modelo que ya conocíamos, las novedades introducidas hacen que sea todavía más atractivo y que marque tendencia gracias a la posibilidad de personalizarlo como ningún otro modelo de su segmento.

MINI Sharing, para compartir tu coche con quien elijas

El MINI Cooper S 2018 que pruebo forma parte de la actualizada gama del MINI 3 puertas, MINI Cabrio y MINI 5 puertas 2018, que debutó mundialmente en Salón de Detroit 2018 a comienzos de año. Y aunque las primeras unidades llegaron a los concesionarios en el mes de abril, no ha sido hasta ahora cuando hemos podido conocerlo en persona en la presentación nacional organizada por MINI para la prensa. A continuación te detallamos todas las novedades que presenta con respecto a la gama del MINI 2014 (prueba), que es en la que se basa.

Ligeros cambios estéticos, más estilo y personalidad

Si eres capaz de descubrir a simple vista los cambios que ha introducido la marca en el MINI Cooper S 2018 con respecto a su antecesor, una de dos, o tienes una memoria visual increíble o eres un enamorado del modelo. Porque más allá de la incorporación del nuevo logotipo de MINI, para descubrir qué cambia tendrás que fijarte en los renovados faros delanteros, que en el caso de esta variante son de ledes de serie e incluyen una luz diurna que ahora sí recorre la circunferencia por completo.

Otra novedad tiene que ver con los detalles cromados o mejor dicho, en la ausencia de estos. Y es que por primera vez podrás pedir tu nuevo MINI Cooper S 2018 con estos elementos acabados en negro brillante. También hay nuevos colores para la carrocería, tres en concreto (‘Emerald Grey’ metalizado, ‘Starlight Blue’ metalizado y ‘Solaris Orange’ metalizado) y diseños inéditos para las llantas de aleación.

Pero sin duda alguna, los elementos más novedosos y que te permitirán diferenciar inmediatamente al renovado Cooper S 2018 son los pilotos traseros de ledes, que presentan un diseño que recuerda al de la ‘Union Jack’ y son de serie en esta variante. Un elemento con el que MINI aporta un toque más de diseño para crear un producto un punto más exclusivo y que a buen seguro encantará a sus clientes.

Más equipamiento, infinitas posibilidades de personalización

Si pasamos al habitáculo, descubriremos que el MINI Cooper S 2018 junto con el resto de la gama estrena un nuevo volante de tres radios multifunción o una pantalla a color de 6,5 pulgadas con puertos USB y conectividad Bluetooth, que es de serie en todas las variantes. Otros elementos que seguro gustarán a los amantes de la tecnología es la posibilidad de equiparlo con un sistema de carga inalámbrica para teléfonos móviles compatibles o las funciones adicionales de MINI Connected, mediante el cual puedes, por ejemplo, comprobar desde tu teléfono la ubicación del coche o la cantidad de combustible que tiene en el depósito, entre otras muchas.

El paquete MINI Excitement incluye un sistema de iluminación que proyecta el logotipo de MINI, que queda visible en el suelo durante 20 segundos o de forma permanente si dejas la puerta abierta. Pero aquí no terminan los cambios, ya que MINI ha querido aumentar todavía más las posibilidades de personalización de la gama con la adición de elementos como el MINI Yours Interior Style Piano Black. Este paquete incluye, entre otras cosas, una moldura decorativa retro-iluminada en el salpicadero, que además varía su tonalidad en función del ambiente luminoso escogido por el conductor.

A esto hay que añadir los productos de MINI Yours Customised, una serie de accesorios que son diseñados por el propio usuario a través de una web específica creada para la ocasión. Estos elementos son las molduras de las luces de intermitencia laterales, las del salpicadero del lado del acompañante, las de protección de los umbrales de las puertas o, incluso, los proyectores de led en la puerta.

Prueba del MINI Cooper S 2018: rápido y ágil

Como a nivel mecánico el único cambio de consideración introducido en el MINI Cooper S 2018 es la posibilidad de montar una nueva caja de cambios Steptronic de siete marchas y doble embrague, que además no he podido probar en la unidad que he conducido, que era manual, las sensaciones me han parecido idénticas a las que experimenté con en la versión previa. Con el motor 2.0 turboalimentado de gasolina, que ofrece unos contundentes 192 CV de potencia y 280 Nm de par, la capacidad de aceleración es notable y permite que el modelo se mueva con mucha soltura entre el tráfico.

Destacar que según la marca, esta nueva transmisión automática, que sustituye a la anterior de convertidor de par y ocho relaciones, permite una aceleración sin interrupción al tiempo que reduce el gasto de carburante. En el caso del Cooper S, se ofrece adicionalmente una versión Sport de la caja Steptronic, que es todavía más veloz en la transición entre marchas y que añade unas levas de cambio situadas tras el aro del volante que permiten seleccionar manualmente la relación.

La construcción del MINI Cooper S permite que se desenvuelva estupendamente en curvas, gracias, en parte, a su reducida batalla y a la rigidez de la carrocería y de las suspensiones. No llega a resultar incómodo, más bien al contrario, me parece un vehículo más apto para el día a día que las anteriores generaciones, pues se muestra menos ‘rebotón’ y ofrece unas reacciones más neutras que permiten que cualquiera pueda explotar al máximo su rendimiento.

Otro detalle que puede gustar al usuario final es que en el modo de conducción Sport, el coche iguala automáticamente la velocidad de giro del motor con la de la transmisión al reducir de marcha. Es decir, el motor se acelera por sí solo cuando estamos a punto de soltar el embrague al pasar, por ejemplo, de tercera a segunda. Así desaparecen los tirones y no es necesario realizar el llamado ‘punta-tacón’ al practicar una conducción deportiva, lo que al final disminuye la carga de trabajo del conductor al límite. Yo, sin embargo, prefiero realizarlo manualmente y por suerte para mí, el sistema se desconecta cuando pasamos a cualquiera de los otros modos disponibles.

Ficha técnica MINI Cooper S 2018
Motor Cilindrada 1.998 cc
Cilindros 4 en línea
Potencia Máxima 192 CV / 5.000 – 6.000 rpm
Par Máximo 280 Nm / 1.350 – 4.600 rpm
Transmisión Caja de Cambios Manual, 6 velocidades
Tracción Delantera
Suspensión Delantera Tipo McPherson / Resorte helicoidal / Barra estabilizadora
Trasera Multibrazo / Resorte helicoidal / Barra estabilizadora
Dimensiones Longitud 3.850 mm
Anchura 1.727 mm
Altura 1.414 mm
Distancia entre Ejes 2.495 mm
Alimentación Tipo de Alimentación Inyección directa. Turbo. Intercooler
Peso Peso 1.270 kg
Prestaciones Velocidad Máxima 235 km/h
Aceleración 0-100 Km/h 6,8 seg
Consumos Urbano 7,7 l/100 km
Extraurbano 5,1 l/100 km
Combinado 6,0 l/100 km
Emisiones Emisión CO2 138 g/km
Precio Precio Oficial 29.250 euros

 

Valoración
MINI Cooper S 2018
Artículo anteriorA subasta este espectacular Opel Lotus Omega de 1991
Artículo siguienteSinger DLS: aroma retro con motor Williams de 500 CV
Nacho de Haro
¿Un coche? Grande, pequeño, deportivo, práctico, de tracción, de propulsión, gasolina, diésel, eléctrico... Me gustan todos, así que 'ponme' el que quieras.
prueba-mini-cooper-s-2018El MINI Cooper S 2018 no cambia mucho con respecto al que sustituye, pero las pequeña novedades que incorpora hacen que sea un vehículo todavía más estiloso. Y las casi infinitas posibilidades de personalización son un aliciente más para aquellos conductores que buscan diferenciarse del resto.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.