El GT500 apareció por primera vez en 1967. En su época era considerado como espectacular a nivel de potencia, puesto que rendía 355 CV. El de la prueba, el Ford Mustang Shelby GT500 2020, es el último en llegar y cuenta con 760 CV extraídos gracias a la tecnología que Ford Performance ha desarrollado durante estos años.

foto del Ford Mustang Shelby GT500 clásico junto al nuevo

Esta versión de altas prestaciones es fabricada en Michigan, en Estados Unidos. Tiene 4,81 m de longitud, 2,08 m de anchura, 1,36 m de altura y 2,72 m de batalla. Empezando por su capó, ha sido fabricado en SMC, un compuesto que se lleva utilizando en la automoción hace algo más de una década. Es básicamente resina, y gracias a ello es ligero. Asimismo, integra una enorme salida de ventilación de más de medio metro cuadrado.

foto del motor del Ford Mustang Shelby GT500 2020Además, todas las líneas están muy integradas en el conjunto, como pasa por ejemplo con la parrilla -que se puede retirar para permitir un mayor flujo de aire- y con los pasos de rueda -también están fabricados en el mismo compuesto-. La aerodinámica, por su parte, ha sido otra de las prioridades en su desarrollo. Por eso nos encontramos con detalles como un capó superpuesto sobre los faros delanteros para mejorar el flujo de aire.

El diseño de los grupos ópticos frontales le hacen reconocerse de forma inequívoca como un Ford Mustang, pero incluyen una moldura lateral con una línea vertical que cae hasta las tomas de aire más bajas y que se unen a la calandra. Los intermitentes son independientes y están sobre una moldura negra que se alinea perfectamente con el paragolpes, en el que está grabado el nombre de GT500.

PRUEBA: Ford Mustang Shelby GT350 2019

El diseñador de este coche, con el que pudimos hablar, está especialmente orgulloso por la integración de las líneas de su frontal. La inspiración para ello ha sido tomada de los diferentes circuitos de carreras. Igualmente nos dijo que el grosor de los elementos que hay sobre la parrilla fue crucial para mantener un buen rendimiento aerodinámico y una presencia más robusta.

prueba del Ford Mustang Shelby GT500 2020

Las dos parrillas, superior e inferior, se complementan muy buen con el paragolpes negro. En la superior nos encontramos con la cobra más grande de toda la historia de Shelby, mientras que en el spoiler delantero está el apellido del gran Carroll. Un detalle curioso que destaca en el splitter delantero es que tiene tres niveles con diferentes materiales: el más bajo es el más resistente. Las partes laterales que suben por los pasos de rueda aumentan la presión en el eje delantero.

Logo de la cobra en el Ford Mustang Shelby GT500 2020Las llantas de fibra de carbono están fabricadas por una empresa australiana llamada Carbon Revolution y son de 20 pulgadas. Son las mismas que las del GT350 R 2020, pero tienen un diseño ligeramente diferente. Los neumáticos Michelin son específicos para este coche y tienen unas medias 305/30 en el eje delantero y 315/30 en el trasero -opcionalmente se pueden elegir unos Pilot Sport Cup 2-.

Su parte posterior: es obligatorio empezar por su enorme alerón, que es 100% funcional, regulable y fabricado en fibra de carbono. Tiene dos posiciones y con él el Shelby GT500 puede generar 250 kg de downforce cuando va a su velocidad máxima. Su diseñador también nos comentó que no utilizaron los faros traseros más modernos porque los anteriores se adaptaban mejor a la filosofía del coche.

Los tubos de escape son de acero inoxidable y han sido desarrollados para ser más resistentes al calor. Las líneas generales apuntan a la cobra, que por primera vez se olvida de la chapa sobre la que siempre estábamos acostumbrados a verla. El espacio de carga del maletero son unos respetables 382 litros, pero la boca de carga le limita bastante y además no trae rueda de repuesto.

prueba del Ford Mustang Shelby GT500 2020

El difusor, por supuesto, es completamente funcional. Destacan las formas triangulares y en el centro llama la atención la luz de marcha atrás.

Con la llave en mano, que en su lugar adopta la cobra en lugar del logotipo del óvalo azul, continúo la prueba del Ford Mustang Shelby GT500 2020 analizando su interior. El botón de encendido está en la consola central y sus gráficos, tanto de la pantalla como de la instrumentación, son buenos. Tenemos un tacómetro a la izquierda, cuya zona roja empieza en las 7.500 rpm, y el velocímetro a la derecha, donde la velocidad máxima está limitada a 288 km/h.

interior del Ford Mustang Shelby GT500 2020

El volante es también igual que el del GT350, por lo que combina Alcantara, costuras específicas y una parte baja plana. En el centro presume también con la cobra y hay un botón para hacer burn out; es decir, quemar los neumáticos de manera segura. Además, cuenta con ‘Launch Control’. Los modos de conducción se dividen en ‘Normal’, ‘Personalizado’, ‘Sport’, ‘Track’, ‘Dragster’ y ‘Deslizante’ -el sonido que sale por el escape se puede regular en todos ellos-, y se cambian a través de un selector situado en la consola central.

PRUEBA: Dodge Viper SRT ACR 2016

Esta unidad tiene el paquete de fibra de carbono, que cuesta casi 18.000 euros al cambio. Esto implica no solo detalles en el interior fabricados en este material, sino también elementos como el alerón u otros componentes destinados a sacar lo máximo del coche en el circuito.

foto de la entrada de refrigeración frontal del Ford Mustang Shelby GT500 2020

Entre las dos salidas de la climatización podemos ver la temperatura y la presión del aceite. A la derecha, en el salpicadero, hay una placa con el número de chasis. Observo que la pantalla táctil y los controles son iguales que en el resto de Mustang.

La transmisión se controla a través del mismo mando giratorio que en otros coches de la marca. Se trata de un cambio de doble embrague y es muy eficiente, ya que puede incluso predecir qué es lo que va a hacer el piloto. Esto le permite ser también efectiva, y para el desarrollo de este coche la velocidad ha sido la principal prioridad.

Otra cosa que cabe destacar son los asientos Recaro. Curiosamente la colaboración entre esta compañía y Ford cumple 40 años, y en el primer coche que trabajaron juntos fue, precisamente, en un Mustang de carreras. La combinación de colores es especial y los materiales son más agresivos, son menos deslizantes que en el GT350. Además, se puede eliminar la fila de asientos trasera para ganar en ligereza y poder instalar unas barras antivuelco.

asientos Recaro y placa del Ford Mustang Shelby GT500 2020

Motor V8, 5.2 y 760 CV

El propulsor del Ford Mustang Shelby GT500 2020 es un V8 sobrealimentado de 5,2 litros que entrega 760 CV y 847 Nm de par motor máximo. Algunos de los detalles interesantes presentes en el vano motor son, por ejemplo, las formas triangulares en muchos componentes, como, por ejemplo, en la tapa del filtro de aire o en la barra estabilizadora. Además, los elementos más pesados están en las zonas más bajas para intentar bajar el centro de gravedad lo máximo posible.

También equipa sujeciones para que el capó no se abra en marcha, algo inspirado en la competición.

Prueba del Ford Mustang Shelby GT500 2020 en circuito

Pongo el modo ‘Track’ para empezar la prueba del Ford Mustang Shelby GT500 2020 en circuito. Las primeras impresiones es que los asientos son comodísimos. La posición de conducción no es demasiado baja, pero es ideal y tiene una gran visibilidad. El circuito de Las Vegas es relativamente rápido pero con curvas bastante técnicas.

cuadro de instrumentos digital y volante en Alcantara del Ford Mustang Shelby GT500 2020

La primera vuelta la hago tranquilo para acostumbrarnos, pero desde ya te puedo asegurar que este coche es una bestia. Sí, es más pesado que el GT350, pero esa diferencia queda anulada por su mayor par. Además, la diferencia con respecto al GT350 es más de la que me esperaba.

¡Qué bien frena, es impresionante para sus dimensiones y el tipo de vehículo que es! Y es que equipa unos Brembo con control de calentamiento, discos de 420 mm de diámetro y pinzas de seis pistones en el eje delantero y discos de freno de 370 mm y pinzas de cuatro pistones en el trasero. Por su parte, los neumáticos no solo se agarran muchísimo al asfalto, sino que transmiten muy bien las sensaciones.

Hecho de menos el no haber usado una transmisión manual, pero es algo que entiendo por el coste que tendría desarrollar una caja de este tipo para este enorme torrente de par, así como que la demanda en este coches no lo justificaría, puesto que es baja. Además, el cambio automático de doble embrague pasa de una a otra marcha en 80 mili segundos, velocidad que ningún humano podría igualar.

prueba del Ford Mustang Shelby GT500 2020

El sistema Magna Ride de suspensión lo han recalcitrado para este coche y hace que la parte trasera se sienta muy liviana. El ABS sale a relucir en el momento preciso. De 0 a 100 km/h en 3,3 segundos se hace notar, al igual que la velocidad máxima, la cual está limitada a 288 km/h.

PRUEBA: Dodge Challenger SRT Demon

Es un juguete divertidísimo

Estaba preocupado porque el GT350 es un coche para circuito casi perfecto, ¿cómo podría mejorarlo el GT500? Pues lo hace. Para la gente que tiene un poco más de experiencia… ¡Uf! Se van a divertir como locos. Son unos 66.814 euros al cambio los que forman el precio de partida, 90.000 euros con todas las opciones disponibles y merece mucho la pena, sin duda. Eso sí, lo mejor que puedes hacer con él es llevarlo al circuito.

foto durante la prueba del Ford Mustang Shelby GT500 2020

Ficha técnica Ford Mustang Shelby GT500 2020
MotorCilindrada5.163 cc
Cilindros8 en V
Potencia máxima760 CV / 7.300 rpm
Par máximo847 Nm / 5.000 rpm
TransmisiónCaja de cambiosAutomática, 7 velocidades, doble embrague
TracciónTrasera
SuspensiónDelanteraTipo McPherson / Resorte helicoidal / Barra estabilizadora
TraseraParalelogramo deformable / Resorte helicoidal / Barra estabilizadora
DimensionesLongitud4.831 mm
Anchura1.928 mm
Altura1.382 mm
Distancia entre ejes2.718 mm
AlimentaciónTipo de alimentaciónCompresor
PesoPeso1.905 kg
PrestacionesVelocidad máxima288 km/h
Aceleración 0-100 km/hN.D.
ConsumosUrbanoN.D.
ExtraurbanoN.D.
CombinadoN.D.
EmisionesEmisión CO2N.D.
PrecioPrecio finalDesde 73.995 dólares (66.800 euros)

Fuente: Univisión Autos

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.