El dominio germano en el segmento de los compactos premium ha sido constante y sonante desde hace décadas. En 2021, apareció un nuevo aspirante bajo la bandera de Francia y la marca DS para, ahora sí con diseño propio -la primera generación tomaba el Citroën C4 como base-, marcar el ritmo con el savoir faire galo.

Responde al nombre de DS 4, que para pegar con más fuerza, además de comercializarse con las versiones PureTech 130 (gasolina) y BlueHDi 130 (diésel), ofrece una versión híbrida enchufable de 225 CV -todas disponibles únicamente con cambio automático-. Es esta, precisamente, la más ecológica y limpia, la que ponemos a prueba.

prueba del DS 4 E-TENSE 2023

El DS 4 E-TENSE 2023 cautiva al primer vistazo gracias a una imagen exterior logradísima. Rompe con lo establecido y se diferencia de sus rivales por su atrevimiento. Se aprecia rápidamente el cuidado por el detalle que ha tenido al ser esculpido en, por ejemplo, la parrilla hexagonal con trama de diamante o los cromados que separan de ella los faros DS Matrix LED Vision con luces matriciales y direccionales. Unos faros que, como es habitual en los vehículos más premium de la casa, ejecutan una coreografía cuando se abre o se cierra el coche.

Y siguiendo el último lenguaje de diseño de la compañía, los extremos se unen mediante dos tiras de 98 ledes con la parte inferior del paragolpes. Para darle un plus de elegancia, un listón cromado separa la parrilla con la toma de refrigeración más baja.

Eso en la parte frontal, porque en la zaga toman el protagonismo los pilotos, que incorporan un efecto de escamas grabadas con láser. La verdad es que es un puntazo. Su trasera también destaca por varias líneas de tensión que consiguen luces y sombras que le dan aún más carácter. Otro toque de elegancia, y también de deportividad, se lo otorgan las salidas del ‘escape’, aunque no sean reales.

La firma premium de Stellantis ha conseguido en el DS 4 E-TENSE un perfil muy atractivo. Destaca la caída de su techo, que finaliza en un alerón y en una luna bastante inclinada. También, las líneas de diseño de la zona inferior, la forma de su pilar C y los tiradores de las puertas, que son escamoteables para ofrecer una imagen más limpia a la vez que se mejora el coeficiente aerodinámico. Y todo ello aderezado con unas llantas de 20″.

Un interior de lujo

Viendo lo que ha preparado DS en el exterior, nos podemos hacer una idea de que el interior no será tan sobrio como el de sus oponentes alemanes. Y así es. De nuevo se aprecia claramente el cariño que le ha dado la compañía a su modelo.

Pero primero permíteme que hable de la calidad que se respira dentro con la piel que tapiza los paneles de las puertas, los asientos o gran parte de la consola central. Creo que no son los 26m2 de cuero que utilizaba el DS 7 en el acabado Grand Chic -lo que equivalen a cinco vacas-, pero seguro que se le acerca. También por los materiales gomosos que han sido instalados en la parte superior del salpicadero y las puertas. Y solo hay que ver el grosor y el tapizado de los parasoles para ver la calidad.

Y ese cariño del que te hacía mención unas líneas más arriba se palpa con el diseño de algunos elementos como el de los botones de los elevalunas o los del sistema de climatización. Respecto a los primeros, están colocados en una posición demasiado alta. Para hacer algo disruptivo, hubiese preferido la ubicación de los del DS 7 Crossback, que están situados en la consola central. En cuanto a los segundos, son también físicos y dan acceso a algunas funciones del climatizador como acceder al menú de la temperatura, a la temperatura máxima y mínima, a desempañar la luna, a la recirculación del aire o a apagar y encender el sistema. Pero para subir grados o para la dirección del aire es necesario tocar la pantalla. No se podía tener todo.

interior del DS 4 E-TENSE 2023

También las salidas de aire del sistema de climatización marcan la diferencia: las laterales están en la estructura de las puertas y la central, escondidas en la parte alta del salpicadero.

Del apartado tecnológico se encargan tres pantallas. Sí, has oído bien. La primera es el cuadro de instrumentos, que es de 7″. Sí, de nuevo has oído bien. Me esperaba algo más grande, y más cuando en coches de segmentos inferiores y no catalogados como premium son mayores -por ejemplo, el Renault Clio 2023 trae una de 10″-. Lástima, porque el asistente de visión nocturna no luce tanto como en el cuadro del DS 7 o el DS 9, por ejemplo. Pero a pesar de su tamaño y baja resolución, ofrece la información suficiente. Tampoco necesitas más.

La segunda es la del sistema de infoentrenimiento, que tampoco es muy amplia para lo que se estila hoy en día -es cierto que en la mayoría de casos, son exagerada e innecesariamente grandes-. Es de 10″, pero sí tiene una resolución muy alta y widgets personalizables.

Y la tercera es la que está situada en la zona inferior de la consola central, junto al selector del cambio. Es de 5″, táctil y gracias a ella se pueden activar diversos comandos que el conductor ha memorizado previamente, colgar o descolgar una llamada o insertar la dirección, letra por letra, de un destino en el navegador. Este tipo de pantalla la equipaban en su día algunos de los Audi más altos de gama como el A7 y el A8, como puedes ver en esta prueba.

Todo ello es accesible desde unos asientos con espuma de alta densidad que hacen que sean tremendamente cómodos. No solo eso, porque pueden tener función masaje y el tapizado de piel que presentan, en varias piezas y con pespuntes, tiene un diseño muy elaborado.

maletero del DS 4 E-TENSE 2023

Me desplazo a la segunda fila, donde la superficie acristalada no es muy amplia, para comprobar el espacio que ofrece a los pasajeros. Con mi 1,78 m, son cuatro dedos los que separan mi cabeza de rozar con el techo, algo que no está mal al tener una caída bastante pronunciada. Un poquito más grande es el reservado para las rodillas; cinco dedos, gracias a la forma cóncava de la zona trasera de los asientos delanteros.

Por su parte, el túnel de transmisión es muy bajito y la plaza central tiene una banqueta mullida, aunque el respaldo es durillo al esconder un reposabrazos -como ocurre en el 99,99% de vehículos que lo equipan-.

El maletero cubica 380 litros, una cifra que está muy bien para tratarse de un coche híbrido enchufable. Más aún si lo comparamos con rivales PHEV como el (prueba) Mercedes Clase A 250e -310 litros- o con el (prueba) Audi A3 TFSIe -280 litros- o incluso con el BMW Serie 1, que no tiene versión híbrida y que calca el volumen del DS. Cuenta con un espacio regular muy aprovechable, aunque no, con un doble fondo en el que guardar los cables de carga.

En marcha con el DS 4 E-TENSE 2023

El sistema que se encarga de moverlo está compuesto por un motor de gasolina, el 1.6 PureTech de 180 CV, y por otro eléctrico 110 CV que en conjunto rinden 225 CV. Este último es alimentado por una batería de 12,4 kWh de capacidad bruta con la que puede recorrer, según la información oficial, hasta 62 km en modo eléctrico. La verdad es que se puede conseguir esa distancia siempre y cuando se circule bastante por entornos urbanos y se trate con mimo el pedal derecho.

El consumo de carburante, como ocurre en todos los PHEV, dependerá del uso que se le dé al motor eléctrico. Por ello también es importante conocer los modos de conducción disponibles: Sport, Híbrido y Eléctrico. Con carga, podemos conseguir fácilmente un consumo de 3,0 l/100 km -en una conducción despreocupada ronda los 4,5-. Sin ella, puede llegar a ser el doble, 6,0 l/100 km, que no está mal para su peso de 1.728 kg. Tampoco el empuje que tiene, puesto que mueve el conjunto solo con los 180 CV del PureTech.

prueba del DS 4 E-TENSE 2023

A esos perfiles se le añade el e-Save, con el que se puede guardar la energía para, por ejemplo, usarla al entrar al centro de la ciudad o al llegar al vecindario de noche. Eso sí, entonces el consumo supera los 9,0 l/100 km.

También es posible utilizando el freno regenerativo con el modo B de la palanca. Por cierto, el tacto del pedal no es de mi agrado, como suele ser habitual en los coches que equipan batería, puesto que el primer tramo no ejerce su función.

Y todo ello manejado desde un volante con levas y con un tacto exquisito y un grosor mayor que el del DS 7 -no sé si también es más pequeño-. Me gusta todo en él. Como también la forma en que ejecuta las órdenes la dirección y el tacto de la misma.

El DS 4 E-TENSE 2023 de esta prueba es un rutero de mucho cuidado. Su habitáculo tiene una insonorización excelente, incluso a alta velocidad, y la suspensión hace un gran trabajo al filtrar las irregularidades de la calzada, por lo que viajar con él es una gozada. También influye que la transición entre el motor de combustión y el eléctrico es casi imperceptible, así como la suavidad de su caja automática e-EAT8 de ocho relaciones.

Lo que menos me ha gustado de su transmisión es que, en alguna ocasión, a la hora de frenar para detener el vehículo, por ejemplo en un semáforo, cuando el coche casi se detiene por completo, al bajar de marcha de forma automática, pega un leve tirón. Lo mismo ocurre con el DS 7, así que debe ser un problema del sistema híbrido de DS.

Igual que es uno de los mejores candidatos para realizar largas distancias o para un uso diario, también es de recibo comentar que no es el vehículo más apropiado para darse una alegría en un puerto de montaña, porque, aunque lo tengas bajo control, los balanceos y los cabeceos de la carrocería son acusados. Había que pagar ese confort de primer nivel…

prueba del DS 4 E-TENSE 2023

La batería del DS 4 E-TENSE 2023 puede cargarse en 7 horas en una doméstica, en 4 horas a 3,7 kW y en unas 2 horas si elegimos el extra de potencia máxima a 7,4 kW.

Y hablando de equipamiento, aunque esta unidad no equipa ChatGPT como sí traen las recientes con el DS Iris System -lo he probado en el DS 9 y me parece una auténtica pasada-, el DS 4 PHEV presume de los últimos asistentes de seguridad como la mencionada visión nocturna o la suspensión DS Active Scan, el cual, mediante una cámara, registra las imperfecciones y los baches de la calzada, preparando la suspensión, de forma anticipada, para pasar por ellos de una forma aún más confortable.

El DS 4 E-TENSE 2023 tiene un precio que parte de los 42.300 euros con el acabado Performance Line, que incluye de serie sensor de aparcamiento trasero y delantero con cámara de visión trasera, lunas posteriores tintadas, sistema de luces automáticas, apertura y arranque sin manos, llantas de 19″ y sistema de infoentretenimiento con pantalla táctil de 10″. Si quieres algo más elegante y menos deportivo, la línea Trocadero está disponible desde 43.800 euros.

tres cuartos trasero del DS 4 E-TENSE 2023

Ficha técnica DS 4 E-TENSE 2023
Motor Cilindrada 1.598 cc
Cilindros 4 en línea
Potencia máxima Motor de combustión: 181 CV
a 6.000 rpm
Motor eléctrico: 110 CV
Combinada: 225 CV
Par máximo Motor de combustión: 300 Nm
a 3.000 rpm
Motor eléctrico: 320 Nm
Combinado: 360 Nm
Alimentación Tipo Inyección directa
Transmisión Caja de Cambios Automática, 8 velocidades
Tracción Delantera
Suspensión Delantera Tipo McPherson
Resorte helicoidal
Barra estabilizadora
Trasera Rueda tirada con elemento
torsional
Resorte helicoidal
Barra estabilizadora
Frenos Delanteros Discos ventilados / 330 mm
Traseros Discos / 290 mm
Dimensiones Longitud 4.400 mm
Anchura 1.830 mm
Altura 1.470 mm
Distancia entre ejes 2.675 mm
Maletero Volumen 390 litros
Peso Peso 1.728 kg
Prestaciones Velocidad máxima 233 km/h
Aceleración 0-100 Km/h 7,9 seg
Consumo Combinado 1,2 l/100 km
Velocidad baja N.D.
Velocidad media N.D.
Velocidad alta N.D.
Velocidad muy alta N.D.
Autonomía modo
eléctrico
62 km
Emisiones Emisiones de CO2 27 g/km Euro 6 Etiqueta 0
Precio Precio oficial 42.300 euros

Fotos: Karam el Shenawy

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.