Hacer la prueba del BMW X4 M Competition es todo un privilegio. Me llamó mucho la atención que los responsables de la marca señalasen que en todas las jornadas que hacen en circuito con la gama M, fuese uno de los ‘patitos feos’. Sin embargo, al terminar el día era uno de los temas de conversación: “qué bien van los SUV M”, “es el que más me ha sorprendido”, etc.

Lo cierto es que no me extraña. Lo que de verdad me sorprende sobremanera es cómo un armatoste de más de dos toneladas como es el BMW X4 M Competition de esta prueba puede moverse con semejante nivel de agilidad en un puerto de montaña. Desafía las leyes de la física tal y como la conocemos los mortales. Y solo los ingenieros de la firma de Múnich tienen la pócima mágica para hacerlo así.

Al volante en la prueba del BMW X4 M Competition

Esta es una prueba de sensaciones a flor de piel. De transmisión de emociones por parte del vehículo. No te dejes engañar por una postura de conducción más alta de lo normal y olvida todos los estigmas que tienes sobre los SUV. Es un auténtico deportivo y te lo transmite desde el primer momento en el que pulsas el botón de encendido. El ronroneo te invita a pisar un poco en vacío para disfrutar de su melodía.

prueba bmw x4 m competition

Lamentablemente, el tiempo con esta unidad ha sido muy limitado, así que no he tenido tiempo de probar todos sus modos de conducción y configuraciones. Y es que te puedes pasar fácilmente media hora rodando y probando cómo funcionan diferentes parámetros para luego ajustarlos a tu gusto. ¿Lo bueno? Que se pueden condensar memorizando dicha configuración en los botones M1 y M2 de su volante.

PRUEBA: BMW M3 Competition (G80)

Esto hace que tengas un acceso directo y rápido cuando encuentres el set up que más te guste. Porque no nos engañemos, con ese sonido y el empuje de su motor de 3,0 litros y seis cilindros en línea te gustará ir a una buena carretera de curvas a sacarle las tripas. Solo circularás en modo Comfort en tu día a día. En tus desplazamientos rutinarios. Y quizá ni eso.

Date cuenta que estamos hablando de una cosa muy seria. Sí, ya sé que me vas a decir que son 2.085 kg de peso. No es poco. Pero la puesta a punto es exquisita si lo que te gusta es disfrutar de la conducción, y la guinda la ponen sus 510 CV de potencia y 650 Nm de par motor máximo, disponibles entre las 2.750 y 5.500 rpm. No hay balanceos de carrocería ni similares.

prueba bmw x4 m competition

La dirección también obedece al momento las órdenes que le das desde el volante, y además transmite bastante de lo que está pasando bajo los neumáticos. De todas formas, su sistema de tracción total trabaja estupendamente, y hacerle perder tracción es bastante complejo. Y más con unos neumáticos cuya sección es de 255 en el eje delantero y de 265 en el trasero.

Los frenos también son muy potentes, perfectos para parar su tonelaje. Tras unos 15 km de curvas sometiéndolos a relativa presión no han acusado el esfuerzo. Por último, su cambio. Una caja automática de convertidor de par y ocho relaciones que resulta rápida y precisa, a pesar de no ser una de doble embrague. Puedes cambiar, además, secuencialmente desde levas o pomo, en donde se sube marcha hacia atrás y se reduce hacia adelante. Mucho más intuitivo que al revés.

PRUEBA: BMW Z4 M40i

El interior del BMW X4 M Competition

Todo empieza a fluir en términos de deportividad desde que te montas en él. Sus asientos no son los que más sujeción tienen del mercado, pero cumple. Estéticamente son chulos y muy cómodos; y la regulación, claro, es eléctrica. Pero si me piden que me quede con algo del interior, ese sería el volante. Es sencillamente perfecto. Redondo al 100%, y con un diámetro, un nivel de mullido y un grosor inmejorables.

prueba bmw x4 m competition

Cuenta con mandos físicos para controlar tanto la pantalla de la instrumentación, que es digital y tiene el diseño M View, con indicaciones específicas para circuito, como el sistema infoentretenimiento. Este último está reflejado en un display de 12,3 pulgadas equipado con el BMW 7.0, por supuesto con conectividad total. El Head-Up Display es maravilloso por calidad gráfica y claridad a la hora de exponer los datos.

Las calidades del interior son muy destacables, así como los ajustes del habitáculo. Además, la disposición de todos los mandos es intuitiva, y hay multitud de huecos para dejar la cartera, o las llaves, así como puertos de carga USB. Las plazas traseras son suficientes para tres adultos, y el maletero también cumple para un uso familiar, por si las moscas. Son 525 litros, 1.430 en caso de abatir la fila de asientos posterior.

PRUEBA: BMW M5 2018 F90

BMW X4 M Competition: un diseño que quita el hipo

Es verdad. He dicho antes, literalmente, que todo empieza a fluir en términos de deportividad desde que te montas en él. Ahora bien, cuando lo ves por primera vez también impresiona mucho. Se ve muy ‘gordo’. Para empezar, los paragolpes han sido rediseñados y ahora son más aerodinámicos. Y la parrilla de doble riñón está oscurecida.

Esto significa un toque top, porque contrasta a la perfección con el tono de la carrocería de nuestra unidad en esta prueba del BMW X4 M Competition. Se llama M Sao Paulo Yellow y se sitúa en el punto justo de originalidad y atrevimiento. A mí me encanta, pero reconozco que puede haber gente a la que le parezca algo estridente.

prueba bmw x4 m competition

Las llantas son forjadas M Competition, y tienen 21 pulgadas. Pero en donde más sorprenden es en que reducen el peso del conjunto en 8 kg en total. También me encuentro con unos faros más afilados, que son LED adaptativos de serie, y con algunos aditamentos específicos como los que hay tras los pasos de rueda delanteros.

Los espejos también están muy trabajados aerodinámicamente (y oscurecidos, pudiendo ser opcionalmente de fibra de carbono), y cómo no nos encontramos con una caída del techo de tipo coupé. En general, cuenta con unas formas muy marcadas, lo que acentúa su agresividad y robustez. Y si a eso le sumas el color y los añadidos deportivos… apaga y vámonos. Imponente.

prueba bmw x4 m competition

BMW X4 M Competition: precio

El precio del BMW X4 M Competition tiene un precio que arranca en 120.400 euros. Sin duda, una tarifa elevada. Pero a cambio te llevas un coche excepcional. Por 1.100 euros menos tienes disponible el X4 M ‘a secas’, con 480 CV. Pero considerar algo menos de potencia por esa cantidad, y a estos niveles, me parece que no procede. En resumen, un deportivo atrapado en el cuerpo de un SUV.

Ficha técnica BMW X4 M Competition
Motor Cilindrada 2.993 cc
Cilindros 6 en línea
Potencia máxima 510 CV / 6.250 rpm
Par máximo 650 Nm / 2.750 – 5.500 rpm
Alimentación Tipo Inyección directa. Turbo
Transmisión Caja de Cambios Automática, convertidor de par
8 velocidades
Tracción Total
Suspensión Delantera McPherson
Resorte helicoidal
Barra estabilizadora
Trasera Paralelogramo deformable
Resorte helicoidal
Barra estabilizadora
Frenos Delanteros Discos ventilados
Traseros Discos ventilados
Dimensiones Longitud 4.754 mm
Anchura 1.927 mm
Altura 1.620 mm
Distancia entre ejes 2.864 mm
Maletero Volumen 525 – 1.430 litros
Peso Peso 2.085 kg
Prestaciones Velocidad máxima 250 km/h
Aceleración 0-100 Km/h 3,8 seg
Consumo Combinado 10,7 l/100 km
Velocidad baja N.D.
Velocidad media N.D.
Velocidad alta N.D.
Velocidad muy alta N.D.
Emisiones Emisiones de CO2 244 g/km Euro 6 – Etiqueta C
Precio Precio oficial Desde 120.400 euros

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.