Hablemos claro: una berlina familiar desarrollada para circuito es una de las mayores contradicciones que te vas a poder encontrar en el mundo del motor. En otras palabras, una carrocería de cuatro puertas pensada para la familia, pero aderezada con la mejor ingeniería posible para aumentar su rendimiento en pista. ¿Perdón? Probablemente por eso, no hay muchos ejemplos de algo así en el mercado, salvo el XE SV Project 8 de Jaguar. Ahora, la compañía del ‘biscione’ lo ha hecho con el coche de la prueba, el Alfa Romeo Giulia GTAm, una versión única de la que se fabricarán muy pocas unidades a un precio desorbitado que luego te desvelaré (ten paciencia).

trasera del Alfa Romeo Giulia GTAm

Antes te cuento que esta máquina tan exclusiva ha sido construida para celebrar el 110 aniversario de la marca italiana. Semejante hito debía traer aparejado algo histórico y de ahí este Alfa Giulia GTAm que, por cierto, es la máxima expresión del (prueba) Alfa Giulia Quadrifoglio Verde que han tomado como base. En su desarrollo no se han andado con medias tintas: ha intervenido hasta el propio equipo de F1, ha sido testado en el túnel del viento y lo han afinado nombres como el propio Kimi Raikkonen. No hay nada al azar: ofrece un festín de elementos aerodinámicos y fibra de carbono para lograr el máximo rendimiento en un coche que es locura y brillantez italiana a partes iguales.

¿En qué se ha trabajado? En todo lo que haga ganar tiempo al cronómetro y conecte al piloto con el asfalto. El coctel es tan bestial que podemos decir que esta berlina es uno de los coches más adictivos y emocionales que hemos conducido este año. Emociona por fuera y por dentro. Es elegante y amenazante a partes iguales. Impone lo mires por donde lo mires, pero a la vez, es extraordinariamente bonito. En eso, los de Alfa saben como sacar partido a sus rivales (el equipo de diseño ha demostrado una vez más que los túneles de viento y la aerodinámica no tienen por qué estar reñido con resultado tan espectacular).

Hablemos de su motor

Entro en harina: puede que el aumento de la potencia de su bloque V6 no te haga llevarte las manos a la cabeza y, desde luego para mí, no es el aspecto más importante de su puesta en escena. Su seis cilindros en V, con 2,9 litros de cilindrada ha recibido algo más que un nuevo mapa de gestión. Internamente, estrena bielas, sus turbos son capaces de girar más rápido y el sistema de lubricación interna ha sido mejorado. La guinda se la lleva el sistema de escape firmado por Akrapovic que hace que la melodía de esos seis pistones retumbe en tus oídos de una forma maravillosa (es increíble lo que suena para tratarse de un motor sobrealimentado).

difusor y escape de carbono del Alfa Romeo Giulia GTAm

Todos estos cambios significan llegar a la cifra de 540 CV, una fuerza que se deriva únicamente al tren trasero a través de una caja automática de ocho velocidades para lograr un sprint de 0 a 100 km/h en 3,6 segundos. ¡Es es algo solo al alcance de los buenos deportivos de verdad!

Mayor ligereza estructural

Para lograr semejantes prestaciones, en Alfa han recurrido a todos los trucos posibles. Por ejemplo, para reducir el peso en 100 kilos se ha utilizado la fibra de carbono o el aluminio. También el policarbonato para las ventanas traseras. Lo que más me gusta es el enorme alerón posterior ajustable (construido en carbono) que logra hasta el doble de la carga aerodinámica que un Giulia Quadrifoglio normal.

puesto de mandos del Alfa Romeo Giulia GTAm

Hay aberturas más grandes en el parachoques delantero para mejorar la refrigeración del motor y los frenos, y se ha estudiado al milímetro el flujo de aire que pasa por debajo de la carrocería para mejorar la aerodinámica. Las vías delanteras se ha aumentado en 25 mm, mientras que las traseras han crecido en 50 mm.

PRUEBA: Audi RS e-tron GT

Pero hay más modificaciones en el chasis: la altura se ha reducido, hay resortes más ligeros y los amortiguadores activos también se han recalibrado para la ocasión. Las llantas monotuerca son forjadas y de 20 pulgadas y Alfa recurrió a Michelin para desarrollar un neumático Sport Cup 2 exclusivo para el GTAm. Por cierto: Brembo también ha desarrollado una nueva configuración de frenos de carbono para este Alfa Giulia.

Aquí llega lo más alucinante: se trata de una berlina, pero no hay asientos traseros para los modelos GTAm (sí para los GTA a secas) y en su lugar vas a encontrar una jaula de seguridad y un lugar específico para guardar un par de cascos. Pregunta: ¿Por qué? Respuesta ¿Por qué no? En la fila delantera, dos excelentes asientos bacquet firmados por Sparco, cuya carcasa es de carbono, con un arnés de seis puntos de anclaje que te recogen el cuerpo con absoluta precisión.

En marcha…

Comienzo la prueba del Alfa Romeo Giulia GTAm. Me ajusto los arneses, regulo los espejos, piso el pedal del freno y aprieto el botón de arranque en el volante. ¿Primera impresión? Podría decir que te sientes un poco decepcionado por el tono más suave del V6 de 2.9 litros al ralentí, pero es solo la consecuencia de las últimas normas de emisiones.

Este bloque tiene escondido más de una sorpresa: cuando los líquidos ya han alcanzado la temperatura ideal y la superficie de los Michelin se vuelve más eficaz, ya puedes dar rienda suelta a tus instintos y todo en este GTAm te va a acompañar, incluso el sonido, absolutamente adictivo en cuanto se abren las mariposas por encima de las 3.000 vueltas.

prueba del Alfa Romeo Giulia GTAm

Elijo el modo RACE para sacar la quintaesencia a esta pieza tan extraordinaria. Es el que deja toda la responsabilidad en mis manos, ya que llega, incluso, a desconectar el control de estabilidad, pero, ¡qué diablos! Estoy en el circuito de Balocco y no tengo mucho tiempo para andar con niñerías. Con el modo secuencial activado, el dominio de la caja de cambios a través de las enormes levas que hay tras el volante es un juego de niños. Las transiciones, en este modo tan deportivo, son bruscas, pero instantáneas: prioriza la velocidad a la suavidad.

¡Pie a fondo! A medida que avanza la aguja a través del cuentavueltas te das cuenta de que este Giulia va en serio. En marchas cortas es tal el aluvión de par que genera el bloque V6, que te puedes dar de bruces con el corte de inyección antes incluso de que te haya dado tiempo a accionar la leva derecha. No es una sensación muy agradable, así que hay que andar rápido.

prueba en el circuito de Balocco del Alfa Romeo Giulia GTAm

A las largas rectas de esta pista se suceden fuertes frenadas que exigen mucho a los discos para detener toda la velocidad acumulada, que es mucha. La modulación del pedal para los Brembo cerámicos es perfecta. El tacto es duro y necesitas hacer fuerza con tu pie para aprovechar al máximo este equipo de frenos. ¿Lo mejor? No hay signos de desvanecimiento independientemente de las vueltas que des ni lo que les exijas.

Por su parte, los Pilot Sport Cup 2 brindan un agarre demencial al límite. Combinado con una dirección muy rápida y ligera (quizá este último aspecto se lo más criticable del coche), la parte delantera llega al vértice de cada curva de una manera tremendamente lineal. Y la zaga, si no la maltratas con un pisotón exagerado al acelerador, te pondrá las cosas fáciles con una capacidad de tracción muy alta que te permite abrir el gas antes y apoyarte en los neumáticos traseros.

llantas y frenos del Alfa Romeo Giulia GTAm

En los giros más lentos puede aparecer algo de sobreviraje que rápidamente corriges poniendo más peso delante levantando el acelerador o presionando levemente el freno para que los neumáticos encuentren el grip perdido.

Con esta soberbia puesta en escena llego al final de la prueba del Alfa Romeo Giulia GTAm. Pocos coches me han hecho sonreír tanto como este. Es el tipo de automóvil que cada vez es más difícil justificar para los fabricantes, pero que son absolutamente necesarios entre tanta amenaza eléctrica. El Giulia GTAm es uno de esos coches que te dan ganas de conducir por el mero hecho de hacerlo y no requiere que estés viajando a la velocidad del sonido para disfrutarlo. Caro pero emocionante, irreverente pero irresistible; simplemente colosal.

Precio

Al ser fabricado versión tan exclusiva y estar destinada a menos de 500 unidades entre ambas versiones (GTA y GTAm), los precios son muy elevados: el Alfa Giulia GTAm cuesta nada más y nada menos que 199.500 euros, mientras que el Alfa Giulia GTA se queda en 194.000.

PRUEBA: BMW M3 Competition (G80)

Todo el proceso de compra está tutelado por un asesor personal hasta la entrega. Incluye un kit con un casco Bell con los colores GTA, un mono, guantes de competición y calzado Alpinestars.

prueba del Alfa Romeo Giulia GTAm en el circuito de Balocco

También se añade una lona Goodwool para cubrir el coche y un curso de conducción en la Academia de Conducción Alfa Romeo.

Ficha técnica Alfa Romeo Giulia GTAm
Motor Cilindrada 2.891 cc
Cilindros 6 en V
Potencia máxima 540 CV / 6.500 rpm
Par máximo 600 Nm / 2.500 rpm
Alimentación Tipo Inyección directa. Turbo
Transmisión Caja de Cambios Automático, 8 marchas
Convertidor de par
Tracción Trasera
Suspensión Delantera Paralelogramo deformable
Resorte helicoidal
Barra estabilizadora
Trasera Paralelogramo deformable
Resorte helicoidal
Barra estabilizadora
Frenos Delanteros Discos ventilados carbocerámicos
390 mm
Traseros Discos ventilados carbocerámicos
360 mm
Dimensiones Longitud 4.669 mm
Anchura 1.923 mm
Altura 1.397 mm
Distancia entre ejes 2.820 mm
Maletero Volumen 480 litros
Peso Peso 1.580 kg
Prestaciones Velocidad máxima 300 km/h
Aceleración 0-100 Km/h 3,8 segundos
Consumo
(WLTP)
Combinado 10,8 l/100 km
Velocidad baja n.d. l/100 km
Velocidad media n.d. l/100 km
Velocidad alta n.d. l/100 km
Velocidad muy alta n.d. l/100 km
Emisiones Emisiones de CO2 244 g/km Euro 6 – Etiqueta C
Precio Precio oficial Desde 199.500 euros

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.