A medida que la industria del automóvil evoluciona, la electrificación se convierte en el pilar central en torno al cual se edifica la nueva generación de motores. De este modo, se sustituyen los propulsores de gran cilindrada por sistemas híbridos que aportan prestaciones y eficiencia. Así, en la actualidad no es raro encontrar coches eléctricos o híbridos como las versiones más deportivas dentro de una gama concreta.

Esta estrategia ha impulsado a Opel a lanzar la gama de vehículos GSe, siglas que hacen referencia a “Grand Sport electric” y son un guiño a los antiguos GSi, los coches más deportivos de la firma de Rüsselsheim. Esta nueva familia de productos está compuesta, por el momento, de dos modelos diferentes: el recién presentado el Opel Grandland GSe y el también nuevo Opel Astra GSe, que está disponible tanto en versión Hatchback como Sports Tourer.

Con el Opel Astra GSe, que es el pionero en esta nueva familia, la firma del rayo ha creado la versión más potente y rápida de la nueva generación del Opel Astra (prueba). Hasta ahora, la oferta de motores incluía versiones de gasolina y diésel, así como un híbrido enchufable de 180 CV. Con la llegada del GSe, se añade una segunda variante híbrida enchufable de mayor potencia, que alcanza los 225 CV y añade un extra de picante con una puesta a punto deportiva y un equipamiento específico.

Deportividad por fuera y por dentro

opel astra gse

Y esta deportividad se deja ver desde el exterior, donde se encuentran elementos propios de esta versión. Por ejemplo, en el frontal hay una nueva parrilla inferior que recorre todo el ancho del parachoques y aporta mayor presencia y estilo. Está terminada en negro brillante, a juego con el Opel Vizor, donde se integra tanto la calandra principal como los faros LED, que pueden ser los faros Intelli-Lux LED Pixel Light opcionales.

Otro elemento de estilo característico del Astra GSe son las nuevas llantas de aleación de 18 pulgadas con diseño específico, que presentan una superficie con acabado diamante e inserciones en color negro. Como elementos de contraste, tanto los espejos retrovisores como el techo y los pilares A y B están terminados en negro brillante. La parte trasera se diferencia del resto de versiones de la gama por su parachoques deportivo y la placa ‘GSe’ que lo identifica como un modelo híbrido enchufable y deportivo.

El interior se caracteriza por el volante deportivo con fondo plano, el Pure Panel con doble pantalla de 10 pulgadas para el sistema de infoentretenimiento y cuadro de instrumentos digital, los acentos en negro piano y las molduras metálicas de los paneles de puerta. Nuevos son también los asientos AGR deportivos. Están terminados en tapicería Alcantara en color negro azabache y ofrecen sujeción en un diseño ergonómico con un certificado de la asociación independiente AGR (Aktion Gesunder Rücken).

El corazón híbrido enchufable

opel astra gse

Uno de los elementos que identifican al Opel Astra GSe como un coche diferente al resto de versiones de la gama es su sistema de propulsión. Los ingenieros de Opel han instalado un sistema de propulsión híbrido enchufable con tecnología eléctrica e-Rally. Este sistema está compuesto por un motor de gasolina turbo de cuatro cilindros en línea y 1.6 litros que desarrolla 180 CV de potencia y 250 Nm de par que está asociado a un motor eléctrico de 81 kW (110 CV) y 320 Nm de par instantáneos ubicado en la parte delantera.

El motor eléctrico recibe la energía de una batería de iones de litio situada en la parte central trasera del nuevo Astra GSe. Tiene una capacidad de 12,4 kWh, lo que le permiten homologar una autonomía 100% eléctrica de 63-64 kilómetros en el caso de la versión Hatchback, y de 62-63 kilómetros en la variante familiar Sports Tourer. Además de la etiqueta ambiental Cero Emisiones de la Dirección General de Tráfico (DGT), la versión GSe del nuevo Astra registra un consumo medio homologado de 1,2-1,1 l/100 km y unas emisiones de CO2 de tan solo 25-26 g/km.

Por último, la potencia combinada del sistema de propulsión híbrido enchufable del Opel Astra GSe alcanza los 225 CV, con un par motor máximo de 360 Nm. El sistema se controla mediante una caja de cambios automática de ocho velocidades con convertidor de par (e-AT8) que asegura una aceleración de 0 a 100 km/h en 7,5 segundos, con una velocidad máxima de 235 km/h.

Puesta a punto dinámica

opel astra gse

El Opel Astra GSe es algo más que un sistema de propulsión híbrido de 225 CV y una apariencia deportiva. Los ingenieros de la marca han trabajado también la parte dinámica, con mejoras a nivel de chasis que le permite ofrecer una mejor respuesta. Se ha trabajado la dirección, que es específica de los modelos GSe, la suspensión y los frenos, con un chasis dedicado que rebaja la altura libre al suelo en 10 mm.

Además, incluye unos exclusivos muelles y amortiguadores de presión de aceite, tanto en la parte delantera como en la trasera, con un ajuste especial que garantiza una conducción dinámica, pero también confortable. Los amortiguadores cuentan con tecnología KONI FSD (Frequency Selective Damping), que permite una diferente respuesta de la amortiguación a altas frecuencias frente a bajas frecuencias.

A todo esto, hay que sumar la puesta a punto del programa electrónico de estabilidad (ESP), que también es específica, con un margen de actuación ampliado que permite una mayor interacción con el vehículo. Por último, al activar el modo de conducción Sport se magnifica el sonido del motor para una sensación inmersiva más deportiva.

El nuevo Opel Astra GSe y Astra GSe Sports Tourer estará disponible a partir de enero de 2023.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.