Siguiendo la estela iniciada por el Opel Astra GSe y su variante Sports Tourer, llega el turno ahora para el SUV de la marca del rayo, el Opel Grandland GSe. Es el segundo modelo de la nueva submarca de Opel, un todocamino equipado con una mecánica híbrida enchufable que desarrolla 300 CV de potencia.

“El nuevo Opel Grandland GSe es excepcionalmente dinámico, capaz y elegante. Estamos seguros de que atraerá a los clientes que no sólo buscan un SUV electrificado, sino también una conducción deportiva”, afirma el director general de Opel, Florian Huettl.

Opel Grandland GSe: un SUV híbrido enchufable de altas prestaciones

Como es habitual en los SUV de altas prestaciones, la versión GSe del Opel Grandland combina el ritmo de los coches deportivos con la versatilidad de los crossovers, gracias a su buen comportamiento dinámico y tracción total. Características que se encuentran con frecuencia en segmentos premium y ahora llega al segmento C generalista de la mano de Opel.

En el plano estético, el nuevo Grandland GSe muestra el característico frontal Opel Vizor, reforzado con los rasgos de estilo propios de los GSe: las llantas de aleación ligera de 19 pulgadas, inspiradas en el prototipo Manta GSe y envueltas en neumáticos Michelin e-Primacy 225/50, un difusor trasero único y el logotipo GSe en el portón trasero. Como un rasgo distintivo adicional, el Grandland GSe está disponible opcionalmente con el capó en negro.

Opel Corsa Spider, la variante descapotable que no llegó a ser

Dentro, encontramos unos asientos delanteros con certificación AGR, que garantizan un alto nivel de sujeción confort y pueden ir tapizados en piel y Alcantara.

300 CV para una conducción deportiva

El Grandland GSe híbrido enchufable combina un motor de gasolina 1.6 litros turboalimentado con dos motores eléctricos, ubicados en cada eje, con los que desarrolla una potencia conjunta de 300 CV. Gracias a sus dos motores eléctricos, se convierte en un SUV de tracción total, capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 6,1 segundos y alcanzar los 235 km/h de velocidad punta.

Al igual que el Astra GSe, tiene una exclusiva puesta a punto en la suspensión y en la dirección, que garantizan un comportamiento especialmente dinámico y una gran diversión al volante. El tren delantero monta un esquema McPherson y un eje multibrazo en el trasero con amortiguadores más firmes que emplean tecnología KONI FSD (Frequency Selective Damping), que permiten diferentes características de amortiguación enfocadas al dinamismo y el confort.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.