La década de 1980 fue de lo más movida para Lamborghini. Cambios en la dirección de la compañía, ventas a otros fabricantes y un modelo exitoso en la recta final de su ciclo de vida. Por otro lado, estaba el apartado de automovilismo, una división en la que la marca italiana quería invertir, pero que su situación económica no se lo permitía. Además, sus principales rivales competían muy de cerca con productos que ponían en jaque a los de Sant’Agata Bolognese. Sin embargo, esto no impidió a la compañía embarcarse en un nuevo proyecto, el del Lamborghini Countach LP500 QV Downdraft de 1985, o lo que es lo mismo, el coche que homologaría la versión de carreras para el Grupo B de rallyes.

Lamborghini Countach Evoluzione (1987): el prototipo jamás mostrado al público

Por razones obvias, y si eres seguidor del famoso Grupo B, sabrás que Lamborghini no llegó jamás a tomar partida activamente en ninguna carrera de esta disciplina. A pesar de ello, la compañía italiana lo intentó de manera oficial, e incluso hubo un proyecto privado que pretendía llevar el Countach al Campeonato del Mundo de Rallyes y que, finalmente, derivó en un coche para el Grupo C, el Lamborghini Countach QVX. Aunque esta es una historia que te contaré en otra ocasión.

El deseado Grupo B

Lamborghini Countach LP5000 QV Downdraft 1985
Una unidad de la versión de calle del Lamborghini Countach LP5000 QV Downdraft | Foto: Wearecurated

Todo se remonta casi a los orígenes del Grupo B (1982-1986). Esta disciplina, donde apenas había limites en términos de potencia y homologaciones, se convertiría rápidamente en un escaparate en el que todas las marcas participantes aseguraban un éxito de ventas en sus concesionarios exponencial a las victorias de sus coches en competición. Esta categoría del Campeonato del Mundo se volvió, de repente, en el foco de atención de todo aquel fabricante con suficiente capital y la intención de desarrollar su trayectoria en el Motorsport.

Con Audi, Ford, Lancia, Peugeot o Renault disputándose las victorias en el campeonato, muchas fueron las marcas dispuestas a invertir los enormes beneficios que reportaba la industria del automóvil en la década de 1980. Compañías japonesas, pequeños fabricantes europeos e incluso exclusivas marcas italianas fueron cameladas por la adrenalina, el peligro y los excesos de la categoría. Si hoy es impensable que marcas como Ferrari o Lamborghini participen en el mundial de rallyes, en los 80 era algo tangible.

Lamborghini Countach LP5000 QV Downdraft 1985
Foto: Wearecurated

Así, Ferrari, con los 308 GTB, 288 GTO e incluso F40; Porsche, con el 911, 924, 928 y 944, así como el 959, y Lamborghini, con el Countach, decidieron probar suerte en el Grupo B, iniciando sus programas de desarrollo particulares con el fin de cumplir con las exigencias de homologación y poder llegar a participar algún día en esta ferviente disciplina que tantas miradas atraía alrededor del mundo.

Lamborghini Countach LP5000 QV Downdraft (1985)

El Lamborghini Countach LP5000 QV Downdraft es uno de los modelos más raros de toda la gama Countach. También conocido como LP5000 Quattrovalvole, esta versión de alto rendimiento es la variante más rápida y potente jamás creada sobre la base del modelo. En total, 380 unidades de los 1.983 Countach producidos recibieron las especificaciones Downdraft, una modificación que tenía que ver con el sistema de alimentación por carburadores del motor V12.

Lamborghini Countach LP5000 QV Downdraft 1985
Motor V12 de 5.2 litros con seis carburadores Weber downcraft (tiro descendente) | Foto: Wearecurated

En 1985 se presentó el Countach LP5000 Quattrovalvole en el Salón del Automóvil de Ginebra. Esta versión era la opción más potente y prestacional de la gama gracias a un motor de doce cilindros en V que aumentaba su capacidad hasta los 5.167 cc, con una relación de compresión 9.5:1 y unos carburadores que fueron cambiados de posición, pasando de estar ubicados en los laterales de los cilindros a encima de la culata. Estas mejoras permitieron que el Countach alcanzara los 455 CV de potencia y los 500 Nm de par, superando a los Ferrari Testarossa y 288 GTO, e incluso al inminente Porsche 959 -conoce su historia completa-.

Un joven Horacio Pagani salvó al Lamborghini Countach en 1988

El secreto de la distribución de los seis carburadores Weber, y por lo que recibía el apellido ‘Downdraft’, se debe a que estos carburadores pasaron de ser de tiro horizontal a tiro vertical descendente o invertido. La diferencia entre estos es que el carburador horizontal suministra la mezcla de aire y combustible en un colector, el cual lleva la mezcla al cilindro, mientras que el carburador descendente lo hace directamente en el cilindro (el tipo de carburador más común en automoción).

Lamborghini Countach LP5000 QV Downdraft 1985
La distribución de los carburadores, el aumento de cilindrada, la nueva relación de compresión y el aumento de la carrera de los pistones permitieron al Countach LP5000 Quattrovalvole alcanzar los 455 CV | Foto: Wearecurated

A su vez, el Countach LP5000 QV Downdraft se basaba en las especificaciones de cuatro válvulas por cilindro (48 válvulas en total), en lugar de dos, lo que suponía una mejora de rendimiento, especialmente en la gestión de la admisión de aire y combustible, y en la salida de gases de escape.

Requisitos de homologación y la cancelación del Grupo B

Una vez desarrollado el modelo de calle, Lamborghini comenzó a ensamblar el Countach LP5000 QV Downdraft. Los requisitos de homologación de la FIA (por entonces FISA) dictaban que las marcas podían construir vehículos exclusivamente para competición si fabricaban al menos 200 unidades para el marcado -la versión de calle-. Sin embargo, el ritmo de fabricación no era el más rápido en Lamborghini, una marca pequeña y exclusiva que ensamblaba sus coches prácticamente a mano.

En los 16 años que estuvo en activo el Lamborghini Countach (prueba), tan solo se crearon 1.983 unidades, por lo que llegar a los 200 ejemplares llevaría a Lamborghini más de dos años. En 1986, una temporada marcada por los accidentes mortales de pilotos del Grupo B y las víctimas entre el público que acudía a ver los rallyes, fruto de coches cada vez más rápidos gracias a potencias que rondaban los 500 CV y pesos de apenas una tonelada (o incluso menos), acabó con la cancelación del Grupo B y el que iba a ser su sucesor en 1987, el Grupo S.

Lamborghini vio como el sueño de participar en el escaparate mediático que era el Grupo B se esfumaba, cuando apenas había alcanzado la mitad de la producción de las unidades mínimas para homologar el prototipo de competición. Aunque se instauró el Grupo A para sustituir a la recién cancelada categoría, el éxito no fue el mismo ante un público que rápidamente se había acostumbrado a la feroz velocidad de los coches del Grupo B.

Una homologación que llegó en 1988

Lamborghini Countach LP5000 QV Downdraft 1985
El interior seguía siendo de lo más exclusivo, al estilo de Lamborghini | Foto: Wearecurated

Sin embargo, Lamborghini, al igual que otras marcas, no tiró la toalla y logró la homologación del Countach LP5000 QV Donwdraft el 1 de enero de 1988 (aquí puedes ver los documentos de homologación oficiales de la FISA). El prototipo de competición jamás se llegaría a producir y un total de 10 coches, entre Jaguar, Ferrari, Porsche, Alfa Romeo, Alpine-Renault y Lamborghini serían homologados tras la cancelación oficial del Grupo B el 1 de enero de 1987 -algunos incluso llegarían a ser homologados en 1993-.

Chrysler compró Lamborghini en 1987 y trajo el Diablo y un año en Fórmula 1

Hoy tan solo queda el recuerdo de este proyecto que, por la propia historia del Grupo B, jamás llegó a participar en competición oficialmente. Un total de 380 unidades fueron producidas con las especificaciones Downdraft de calle, los más comunes en color Rosso Siviglia, Bianco o Nero. Menos del 10% se produjeron en colores únicos como Miura Bleau, Canne Di Fucile, Bianco Perlato, Verde Metillizato, Argento o Rosso Speciale. Suelen alcanzar precios de venta muy elevados, como este ejemplar subastado en enero por Russo and Steele, con un precio que se calcula que podría haber rondado los 700.000 euros.

Fotos: Wearecurated (2), Russo and Steele

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.