Chrysler compró Lamborghini en 1987 y trajo el Diablo y un año en Fórmula 1

Chrysler compró Lamborghini en 1987 y trajo consigo el Diablo y un año en la Fórmula 1. Esta es la historia de siete años de mandato.