Hace tan solo unos días te contaba que Chrysler compró Lamborghini en 1987 y trajo el Diablo y un año en Fórmula 1 para la firma italiana. Sin embargo, esta es solo una vista general de lo que ofreció Lamborghini bajo el mandato del gigante americano. En esa misma época, un joven Horacio Pagani salvó al Lamborghini Countach en 1988, un modelo que vería la luz como una edición especial 25º Aniversario.

Bajo la dirección de Chrysler desde 1987, Lamborghini ya trabajaba en el desarrollo de su nuevo superdeportivo desde 1985. Marcello Gandini era el hombre al frente del diseño del Diablo, pero los nuevos ejecutivos al cargo de la firma de Sant’Agata Bolognese no estaban satisfechos con los prototipos, por lo que desde Detroit se dio la orden de retrasar el proyecto, algo que no sentaría nada bien a Gandini, quien plasmaría su diseño original en un vehículo cuanto menos misterioso, el Cizeta-Moroder V16T.

Lamborghini Countach, un veterano en 1987

Lamborghini Countach 25th Anniversary

Los años se dejaban notar en el diseño del Countach, todo un éxito comercial para Lamborghini, pero que llevaba en activo desde 1974 y ya era necesario un reemplazo que, por órdenes introducidas directamente desde la cúpula de Chrysler, no vería la luz hasta 1990. Sin embargo, la compañía, que había recibido más de 50 millones de dólares de inversión para mejorar la planta de producción, debía ser rentable para que Chrysler amortizara el capital invertido.

Lamborghini LM002: así es el antecesor del Urus

Se decidió entonces dar un lavado de cara al Countach, algo que permitiera al deportivo mostrar una imagen renovada, pero que fuera más allá de un simple restyling. La solución pasaba por una edición especial que se llamaría Lamborghini Countach 25th Anniversary. Sin embargo, no sería un modelo estándar con una serie de placas conmemorativas, sino que debería ser mejor, el mejor Countach creado hasta la fecha.

Lamborghini Countach 25th Anniversary

Tomando como base el Countach 5000 QV ya existente, los ingenieros de Lamborghini aplicaron casi 500 cambios sutiles y actualizaciones destinadas a aumentar la comodidad y el estilo. A un joven Horacio Pagani, que comenzaría su andadura en el mundo de los superdeportivos como empleado de Lamborghini, se le asignó la tarea de rediseñar la carrocería, introduciendo además una serie de avances en los que Pagani habría estado trabajando.

Horacio Pagani salvó al Lamborghini Countach en 1989

El proyecto pasaba por renovar al Lamborghini Countach con una nueva carrocería, interior y sistema de suspensión, pero sin cambiar tanto que requiriera una nueva homologación. Horacio elevó el frontal ligeramente y rediseño las entradas de aire para canalizar mejor el flujo de manera efectiva hacia los frenos delanteros. Al mismo tiempo, el parachoques trasero también recibió cambios ligeros, mientras que las dos tomas de aire laterales se hicieron más grandes y se terminaron en color carrocería.

Lamborghini Countach 25th Anniversary

Las nuevas llantas de aleación forjadas de dos piezas ahora estaban vestidas con unos nuevos neumáticos Pirelli P Zero que lucirían orgullosos los 667 ejemplares que conformaron esta edición especial del Countach. El piloto de carreras Sandro Munari sería el responsable de poner a punto la suspensión, quien además era capaz de aprovechar al máximo el rendimiento de los neumáticos Pirelli de la edición 25º Aniversario.

Bertone Ramarro Corvette: el lagarto del que nadie se acuerda

El interior también recibía mejoras. El Lamborghini Countach 25º Anniversary contaba con ventanas eléctricas, asientos equipados con respaldos ajustables eléctricamente que significaban un esfuerzo por mejorar el confort a bordo, mientras que un nuevo volante y un sistema de aire acondicionado más potente completaban la lista de mejoras aplicadas.

Novedades también en el motor

Lamborghini Countach 25th Anniversary

Bajo su capó central, el Countach de edición especial estaba equipado con un motor V12 de 5.2 litros con 455 CV de potencia. Los dos carburadores fueron sustituidos por un sistema de inyección mecánica Bosch K-Jetronic. El propulsor se asociaba a un cambio manual de cinco velocidades que enviaba la potencia directamente al tren posterior.

El Countach 25th Anniversary fue oficialmente presentado en el GP de Monza de 1988 y se convirtió rápidamente en todo un éxito comercial con 667 unidades fabricadas. Su producción estuvo en activa entre 1988 y 1991, y fue uno de los últimos destellos de luz de una exitosa trayectoria comercial que había experimentado el Countach en 17 años. El Lamborghini Diablo se presentaría en 1990 y tan solo un año después reportaría hasta 1 millón de dólares de beneficio a la firma italiana.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.