La historia del Citroën 2CV está repleta de curiosidades y éxitos. Tras comercializar más de 5,1 millones de unidades durante 42 años, el modelo más icónico de la firma de los dos chevrones pasó al recuerdo el 27 de julio de 1990, cuando se fabricó el último ejemplar. Ahora, más de tres décadas después, recordamos cuál fue esa última unidad producida y por qué fue tan especial. Así era el Citroën 2CV Charleston de 1980.

¿Recuerdas el Citroën 2CV par Hermès? Así era el one-off de ultralujo

Revelado en el Salón del Automóvil de París en 1980, el 2CV Charleston fue concebido como un modelo pensado para satisfacer a los puristas. Se trataba de una edición limitada de la que estaba previsto que tan solo se produjeran 8.000 unidades, pero tal fue su aceptación que Citroën lo introdujo como un acabado más dentro de la gama tan solo un año más tarde.

Citroën 2CV Charleston (1980): de edición limitada a producción en serie

El exterior del Charleston estaba terminado en dos colores, Rojo Delage y Negro. Se basaba en el 2CV Club, al que añadían unos faros redondos con carcasa cromada similares a los del 2CV Spécial y una tapicería específica de tipo “pata de gallo”. La tapicería de color gris recubría los asientos con un patrón de rombos acolchados que le otorgaba un look diferenciador al Citroën 2CV Charleston. Los paneles de las puertas recibían también un nuevo tapizado y una banda de plástico negro donde se integraban los tiradores.

La respuesta del mercado fue tal que Citroën decidió que el Charleston pasaría de una edición limitada a un acabado más dentro de la gama. En 1982, la firma de los dos chevrones añade una segunda combinación de color, Amarillo Hélios y Negro, y, a partir de 1983, el modelo también estaba disponible en gris Nocturne y gris Cormoran.

citroen 2cv charleston 1980

La producción del Citroën 2CV Charleston de 1980 se llevó a cabo en dos plantas diferentes. Por un lado, en la factoría de Levallois, en Francia; y, por otro, en Mangualde (Portugal). De la fábrica de Vigo también salieron algunas unidades, mientras que el cristalero español Covina se encargaba de la fabricación de los vidrios.

El último Citroën 2CV fabricado

Con apenas 3,83 metros de longitud, 1,48 metros de anchura y 1,60 metros de altura, el Citroën 2CV Charleston ofrecía un interior apto para cuatro pasajeros gracias a una distancia entre ejes de 2,40 metros. Tenía un peso en vacío en orden de marcha de 560 kilos. A nivel mecánico contaba con un motor de 602 cc que desarrollaba 29 CV de potencia a 5.750 rpm.

citroen 2cv charleston 1980

La producción en serie de la variante Charleston llegaba a su fin en la planta portuguesa de Mangualde en 1988. Serían dos años más tarde, un 27 de julio de 1990 a las 16:30 horas, cuando saldría de la fábrica el último 2CV fabricado. Se trataba de un Citroën 2CV 6 Charleston gris Nocturne y gris Cormoran.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.