La carrera por el coche eléctrico ha acelerado otros procesos de ingeniería de desarrollo en campos como el hidrógeno y los combustibles ecológicos. En esta última área, los biocombustibles son un campo de investigación para muchas empresas incluso no relacionadas con la industria del automóvil. En el caso de Mazda, que se ha asociado con la empresa japonesa Euglena en el marco del consorcio “Your Green Fuel”, la compañía está desarrollando un biodiésel basado en aceite de cocina usado con grasas de microalgas.

En un escenario de cambio impulsado en gran medida por el Pacto Verde Europeo, en el que los países miembros persiguen el objetivo de ser neutros en carbono para el año 2050, una de las medidas de reciente aprobación ha sido la prohibición de la venta de coches nuevos con motores de combustión interna en Europa a partir de 2035. En este veto se incluyen tanto los coches de gasolina y diésel tradicionales como los de gas (GNC y GLP), los híbridos e híbridos enchufables.

biodiesel mazda

Esta medida solo contempla el coche de hidrógeno como alternativa al coche eléctrico puro y los combustibles sintéticos se encuentran a medio camino, en el que todo apunta a que acabará permitiéndose su uso y comercialización más allá de 2035 siempre que cumpla con el tan ansiado objetivo de neutralidad de carbono.

El biodiésel basado en aceite de cocina usado con grasas de microalgas que está desarrollando Mazda

Volvemos a Mazda y descubrimos que en 2018 se incorporó al consorcio “Your Green Fuel” formado en Hiroshima donde participan empresas de la industria del automóvil, centros de investigación y administraciones públicas. La postura de la compañía japonesa en palabras de Akira Marumoto, presidente y consejero delegado de Mazda Motor Corporation: “Nosotros apostamos por un enfoque multisolución, con distintas opciones de motorización dependiendo de las políticas de cada país o región”.

biodiesel mazda

Por ese motivo, Mazda está trabajando para construir una cartera de productos que incluya diversos sistemas de propulsión, como el Mazda MX-30 (prueba) totalmente eléctrico o el nuevo Mazda CX-60 (prueba), que es el primer híbrido enchufable de la marca. Pero hay más, ya que la compañía también está investigando en el campo de los combustibles ecológicos, desarrollando un biodiésel basado en aceite de cocina usado con grasas de microalgas junto a la empresa japonesa Euglena.

Un biocombustible de nueva generación con un balance neutro en carbono

Este nuevo biodiésel recibe el nombre de “SUSTEO” y se fabrica íntegramente con productos japoneses. Está considerado oficialmente como un gasóleo por las normas industriales japonesas y su constitución es una mezcla a base de aceites y grasas de microalgas, y aceite de cocina usado. Y esta es precisamente la clave por la que este biocombustible es neutro en carbono, ya que se produce a partir de biomasa procedente de plantas y microalgas.

biodiesel mazda

Los combustibles ecológicos ofrecen una reducción significativa de las emisiones de CO2 a lo largo de toda la vida útil de los vehículos y hacen posible que su funcionamiento sea neutro en carbono. Por ese motivo, cuando el biodiésel de Mazda se quema, el dióxido de carbono que absorben las plantas y microalgas durante su crecimiento compensa el que se emite a la atmósfera, lo que se considera un balance global neutro.

Skyactiv-X, los secretos del revolucionario motor de Mazda

También ofrece otras ventajas frente a otros biocombustibles convencionales fabricados a partir de maíz u otras materias vírgenes. El “SUSTEO” no genera problemas de competencia alimentaria o deforestación y puede utilizarse en los coches con motores de combustión interna que circulan actualmente por las carreteras, mezclándolo con combustibles fósiles tradicionales para ayudar a la transición hacia este carburante ecológico. Además, se puede distribuir aprovechando la infraestructura existente.

Testado en competición con un prototipo de carreras

biodiesel mazda

El biodiésel a base de aceite de cocina usado y grasas de microalgas no se encuentra en fase de investigación y desarrollo, sino que ya es una realidad que Mazda estuvo testando a principios de este verano en un prototipo. El concept Zekken 55 Mazda2 Bio, que ya cosechó éxitos en competición en el año 2021 con un equipo privado, está equipado con un motor diésel Skyactiv de serie y participó en las 24 Horas de Fuji de la serie Super Taikyu. En este escenario, el Mazda Spirit Racing compitió con el concept basado en el Mazda2 (prueba) con este biodiésel.

La marca también ha anunciado que de cara a la temporada 2023 están desarrollando un nuevo coche de carreras basado en el Mazda3 (prueba) con un motor más potente. Por su parte, los desarrolladores de motores que forman parte del equipo de competición de la compañía han valorado muy positivamente la calidad de este combustible ecológico de nueva generación y afirman que “funciona bien con nuestro actual motor Skyactiv-D y se adapta bien a aspectos como el sistema de inyección de combustible”.

El objetivo de Euglena, socio colaborador de Mazda en el desarrollo de este nuevo biodiésel, es producir en masa el combustible ecológico de nueva generación y abrir una planta comercial en 2025.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.