La década de 1990 fue prolífica en cuanto a participantes en las míticas 24 Horas de Le Mans. Y es que hubo multitud de fabricantes que se atrevieron a desafiar a La Sarthe, como el BMW V12 LMR que ganó la edición de 1999, el casi desconocido SsangYong Solo Le Mans de 1998 o el Peugeot 905 y su aplastante dominio durante la primera mitad de la década, por nombrar tan solo unos pocos. Mientras nos preparábamos para el cambio de milenio, Audi trabajaba para adentrarse en el campeonato de resistencia, y el Audi R8R LMP Prototype de 1998 sería la primera piedra de un proyecto que cosecharía importantes victorias durante la primera mitad de la década del 2000.

Así ocurrió uno de los accidentes más escalofriantes de Le Mans

La firma de Ingolstadt comprende en 1997 que las 24 Horas de Le Mans se habían convertido en el escaparate perfecto donde mostrar al público su marca. También tuvo mucho que ver el hecho de que sus dos principales rivales, Mercedes-Benz y BMW, ya tuvieran presencia en la mítica carrera de resistencia, lo que allanó el terreno para que los directivos de Audi dieran luz verde al proyecto de desarrollo de un prototipo que participara en la categoría de prototipos de Le Mans, la LMP.

Audi R8R LMP Prototype 1998, la primera piedra del éxito en Le Mans

Audi R8R LMP Prototype 1998

Los ingenieros de Audi comienzan a trabajar en el vehículo ese mismo año y en 1998 ve la luz el Audi R8R LMP Prototype, un primer adelanto conceptual de cómo debía ser el coche de carreras definitivo. Diseñado por Michael Pfadenhauer y Wolfgang Appel, y construido por Dallara, el R8R LMP Prototype era un coche de carreras de cabina abierta, con 4,65 metros de largo y un peso de solo 900 kilogramos.

Sus características más notables eran su extremadamente reducida altura libre al suelo, la parrilla delantera rectangular, el frontal en forma de cuña, los pasos de rueda definidos, la ausencia de parabrisas completo, las entradas de aire laterales y superiores delante de los pasos de rueda traseros, la jaula antivuelco ubicada detrás de la cabina, el enorme spoiler trasero y las cuatro salidas de escape circulares integradas en el difusor. También equipaba llantas OZ Racing con bloqueo central cubiertas por neumáticos slick Michelin de 18 pulgadas y frenos de carbono firmados por Brembo.

El interior era totalmente de competición, con un volante rectangular, fibra de carbono visible, infinidad de interruptores que controlaban las diferentes funciones del vehículo, un asiento de carreras y arneses de seguridad Sabbelt. Mientras tanto, el prototipo fue construido sobre un chasis monocasco de fibra de carbono y aluminio, gran responsable de que su peso apenas superara los 900 kg.

A nivel mecánico, el Audi R8R LMP Prototype de 1998 fue equipado con un motor V8 biturbo de 3.6 litros, el cual se ubicaba en posición central y entregaba alrededor de 600 CV de potencia, con un par motor máximo de unos 700 Nm. El propulsor estaba asociado a una transmisión deportiva secuencial de seis velocidades construida por Ricardo que enviaba la potencia directamente al tren posterior. Se fijó su velocidad máxima en alrededor de 350 km/h.

De prototipo a modelo de competición y a la gloria

Audi R8R 1999
Audi R8R (1999)

Un año más tarde, en 1999, el R8R LMP Prototype había evolucionado en el R8R definitivo, el cual debutaría en las 12 Horas de Sebring de ese año, donde conquistaría un tercer y quinto puesto. Aunque Audi Sport estuvo probando un segundo vehículo, el R8C, tan solo los dos R8R cosecharon algún éxito en competición, destacando el tercer y cuarto lugar en las 24 Horas de Le Mans de 1999. El R8R terminaría su carrera deportiva participando en la edición de 1999 de la American Le Mans Series.

Porsche 924 Carrera GT Le Mans 1980, el deportivo que quiso tocar el cielo en la Sarthe

Un año más tarde, Audi presentaría el R8, uno de los vehículos más exitosos de la historia de la compañía. Era la evolución del R8R, el cual estaba basado en el R8R LMP Prototype de 1998, un vehículo que poco tenía ya que ver con sus predecesores, pero que pudo ganar en Le Mans en los años 2000, 2001, 2002, 2004 y 2005, logrando cinco victorias en las seis participaciones oficiales en la legendaria carrera de resistencia. En 2006 sería reemplazado por el conocido Audi R10 TDI, un coche de la categoría LMP1 que conquistó Le Mans entre 2006 y 2008.

Audi R8 2000-2005
Audi R8 (2000-2005)

La década del 2000 fue dominada por completo por Audi en la máxima categoría de Le Mans. El R8R LMP Prototype sentó las bases para una de las trayectorias más exitosas de la compañía de los cuatro aros, que fue capaz de revolucionar la carrera hasta tal medida que logró ganar tres años consecutivos con un prototipo de carreras diésel, algo nunca visto hasta entonces.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.