Correr en Le Mans siempre da pedigrí, es una competición muy exigente y solo con acabar la carrera se suma caché. El Porsche 924 Carrera GT participó en 1980 (también el año siguiente) con tres ejemplares, cada uno con un equipo de pilotos de solo una nacionalidad y una decoración acorde a esta: Alemania, Estados Unidos y Reino Unido. Esta última va a volver a la vida, ya que la rama británica de Porsche va a restaurarla.

Los 5 Porsche de calle más rápidos según la propia marca

Y eso que no fue la más exitosa, ya que de los tres ejemplares terminó en peor posición: un decimotercer puesto justo por detrás del estadounidense y siendo el alemán, en sexta plaza, el mejor colocado. Pero esto es empezar por el final, vayamos al principio.

La marca encargó a Norbert Singer crear un coche de competición partiendo de la base del Porsche 924 Carrera GT. La lista inicial de modificaciones que se le iban a aplicar no parecía ni amplia ni de mucho calado, pero acabaron siendo bastante extensas y tuvieron un gran resultado.

Porsche 924 Carrera GT

Para empezar, se instaló una jaula antivuelco de aluminio que reforzó la rigidez estructural del coche; después se reemplazaron los paneles de la carrocería por unos más ligeros, de plástico; también se aprovecho para modificar la forma de algunos elementos, como el morro, alargado para conseguir una mejor aerodinámica, o los pasos de rueda, ensanchados para dar cobijo a unos neumático que medían 11 pulgadas en el eje delantero y 12 en el trasero.

A nivel del chasis, se soldó el travesaño delantero para  mejorar la rigidez en las curvas, mientras que la suspensión (tipo MacPherson) se reforzó con amortiguadores Bilstein y resortes de titanio. El mismo material estuvo presente en los muelles helicoidales del eje trasero y en los ejes de la transmisión. Por último, el diferencial trasero estaba completamente bloqueado.

La historia del Porsche 911: generaciones y versiones especiales

El motor también recibió su correspondiente tanda de modificaciones. Era un bloque tetracilíndrico de 1.984cc cuyo turbo KKK se desplazó hacia la izquierda, el intercooler creció y se colocó delante, se instaló una inyección de combustible mecánica firmada por Bosch / Kugelfischer y se optó por la lubricación por cárter seco.

Como resultado el propulsor pasó de entregar 210 CV hasta 320, lo que supuso un aumento de casi un 50% y un 40% más de par, a lo que se sumaba el hecho de que el peso se reducía desde los 1.180 hasta los 930 kilos.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.