Hace ya casi tres décadas que Audi pasó a reinventarse de nuevo como fabricante de automóviles premium. Lejos de las berlinas sobrias de la década de 1980, una nueva generación de deportivos crecía en los departamentos de diseño de la marca en Ingolstadt. Uno de los primeros adelantos de este nuevo rumbo que estaba tomando Audi fue un prototipo presentado en 1991 de un pequeño deportivo de motor central. Esta es la historia del Audi quattro Spyder Concept.

40 años de historia de la tracción quattro de Audi

A principios de la década de 1990, Audi trataba de reinventarse estratégicamente con un posicionamiento más premium que lo alejara de Volkswagen y lo acercara a los grandes competidores alemanes. Este nuevo rumbo obligaba a la marca a lanzar productos de mayor calidad, como el Audi V8, precursor del actual Audi A8 (prueba), que había visto la luz en 1988. También era necesaria la llegada de algún modelo con claras aspiraciones deportivas, un segmento en el que, desde el Audi Sport quattro (prueba), la firma de los cuatro aros no había tenido ningún tipo de representación.

Todo cambia en la década de 1990

Audi quattro Spyder 1991
Audi quattro Spyder (izquierda) y Audi Avus quattro (derecha). Ambos prototipos fueron presentados en el Salón de Frankfurt de 1991

La compañía germana comienza a experimentar con tecnologías más avanzadas para finalmente introducirlas en los modelos de producción. Y esta metodología de trabajo estaba ligada al desarrollo de prototipos y concept cars donde materializar literalmente todos estos avances en un vehículo real. En el Salón de Frankfurt de 1991, Audi presenta dos prototipos muy interesantes que dejan entrever las intenciones del fabricante y los lanzamientos que más tarde llegarían.

El primero de estos concept cars revelados en la cita de Frankfurt es el Audi Avus quattro, con una carrocería de aluminio que reducía el peso del conjunto radicalmente y un motor de 12 cilindros con más de 500 CV de potencia. El segundo es el protagonista de este artículo, el Audi quattro Spyder de 1991. Este prototipo de deportivo de motor central ofrecía una carrocería de aluminio y un sistema de tracción integral, y, aunque fue un primer intento, no es considerado como tal el predecesor espiritual del Audi R8 (prueba) lanzado 17 años más tarde -este honor corresponde al Rosemeyer Concept-.

Audi Rosemeyer Concept: la primera visión de Audi de un superdeportivo

El enfoque que le quería dar Audi al quattro Spyder distaba mucho de convertirse en un superdeportivo como el R8. Más bien, el concept car previsualizaba un rival natural para el Toyota MR2, dado su tamaño y prestaciones, pero con un enfoque más premium.

Audi quattro Spyder Concept

Creado por el diseñador Erwin Leo Himmel, el padre del Audi V8, entre otros, nos encontramos ante un pequeño deportivo de 4.210 mm de longitud con voladizos cortos. A nivel de diseño, Audi nos ofreció un producto tan elaborado que parecía estar listo para pisar la carretera. El frontal integraba una pequeña parrilla que nos recuerda a la del Audi TT (prueba) de primera generación, dos faros auxiliares a cada lado y un grupo óptico raseado sobre las aletas delanteras. El capó ayudaba a resaltar su forma de cuña, con una gran luna delantera muy inclinada.

Visto desde el lateral, unas llantas de seis radios, pasos de rueda grandes y una sección inferior en color negro. La línea del techo también presentaba una importante caída hacia el extremo posterior, con espejos retrovisores montados sobre las puertas, tiradores integrados y una tapa para el depósito de combustible con un estilo muy diferenciar. La carrocería mostraba líneas muy limpias y elegantes, un diseño muy característico de productos de la década de 1990. Por último, la zaga revelaba una luneta posterior vertical y eléctrica, una cubierta para el motor plana, dos pilares C muy inclinados y un grupo óptico de una sola pieza que recorría todo el ancho de la carrocería. Las salidas de escape quedaban integradas a la perfección en el parachoques trasero.

Audi quattro Spyder 1991
Es fácil identificar a otros modelos de Audi en el interior del quattro Spyder Concept

El Audi quattro Spyder de 1991 ofrecía un concepto de carrocería tipo targa, con un panel de techo de cristal desmontable manualmente que se podía colocar sobre la cubierta del motor. En cuanto al habitáculo, el prototipo ofrecía un diseño muy rectangular, con una consola central inspirada en del Audi Coupé, un volante de tres radios minimalista, un cuadro de instrumentos con esferas con fondo de color blanco, una palanca de cambios con un diseño muy similar a la del primer Audi TT y una pareja de asientos deportivos terminados en tela.

Ligero y prestacional

Para este prototipo de deportivo de motor central, los ingenieros de Audi se decantaron por una unidad V6 de 2.8 litros y aspiración natural con 173 CV de potencia heredada del Audi 100. Este propulsor se asociaba a un cambio manual de cinco velocidades que, a su vez, enviaba toda la potencia a un sistema de tracción integral. Además, gracias a su construcción realizada, mayoritariamente, a partir de aluminio, el peso del coche era de tan solo 1.100 kg.

Audi quattro Spyder 1991
Construcción de aluminio, motor central y tracción integral

El quattro Spyder que se dejó ver en Frankfurt en 1991 deleitó a todos los asistentes y los concesionarios de Audi se hicieron eco de las miles de reservas para un modelo que prometía llegar en versión de producción. La firma de Ingolstadt lo tenía todo para lanzar un pequeño deportivo de motor central en una época en la que los conductores demandaban este tipo de vehículos, pero el coche jamás llegó a pisar las salas de exposición de los concesionarios y, menos aún, las carreteras.

Según Audi, no se pudo conseguir el objetivo de precio de 100.000 marcos alemanes. El coche era más caro y eso, según la marca, habría condicionado su comercialización, convirtiéndolo en un coche de nicho con un volumen de ventas muy reducido. Esto, unido a un momento en el que la economía no era la más favorable, Audi finalmente dejó el proyecto del quattro Spyder Concept almacenado.

Audi quattro Spyder 1991
Aunque era un coche con gran aceptación, la situación socio-económica de la época no ayudó a que llegara a la cadena de montaje

Años más tarde, en la segunda mitad de la década de 1990, Audi se embarcaría en el proyecto del TT, un producto que resultó ser muy exitoso entre sus compradores y que logró el objetivo de comercializar un vehículo deportivo de pequeño tamaño, aunque el TT renunció a su configuración de motor central por una opción más utilizada y común como el motor y tracción delantera -también se ofrecía una variante de tracción total quattro-.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.