Dentro de toda casa hay una jerarquía y si esta es del nivel de Aston Martin, el modelo que se siente en la cúspide obviamente va a ser un superclase: el Aston Martin DBS Superleggera es el nuevo líder de la casa británica, digno sucesor del Vanquish.

El Aston Martin DB11 AMR debuta con 630 CV

Desarrollado sobre el DB11, su nomenclatura ya deja claro el regreso de dos aspectos muy importantes en la historia de la compañía: por un lado el ‘DBS’, que llevaba sin emplearse desde la versión del DB9 con el mismo apellido que vio la luz en 2007, y por otro el ‘Superleggera’, que deja clara la firma que lleva su esculpida silueta.

Y es que el carrocero italiano ha hecho un sensacional trabajo de mejora con la carrocería. Con unas proporciones y un atletismo calcados a los del DB11, su imagen es todavía más dinámica y agresiva. Aunque hay detalles nuevos en los laterales o el capó (las líneas de tensión y las salidas de aire), son frontal y zaga los que reciben las novedades más interesantes. Delante presenta una parrilla de un tamaño bastante mayor que está custodiada por dos entradas de aire de grandes dimensiones, y detrás combina dos salidas de escape dobles con un difusor, unos nuevos pilotos  y un alerón fijo que es capaz de añadir hasta 180 kilos de ‘downforce’.

Aston Martin DBS Superleggera

La mayoría de estos elementos están fabricados en fibra de carbono, algo que contribuye a adelgazar al Aston Martin DBS Superleggera, que pesa 1.693 kilos, 72 menos que el DB11 normal.

De este también toma prestado su motor, un 5.2 V12 biturbo que ahora entrega 725 CV de potencia y 900 Nm de par. Se combina con una transmisión automática ZF de ocho velocidades y con un sistema de tracción trasera, además de recibir mejoras como un autoblocante trasero, una suspensión activa 5 mm más baja y un sistema de frenos carbocerámicos que tiene discos de 16,1 pulgadas en las ruedas delanteras mordidos por pinzas de 6 pistones y de 14,2 en el eje trasero, con pinzas de cuatro.

Todo ello mejora su comportamiento dinámico y sirve para que consiga unas prestaciones más que interesantes, acelerando de 0 a 96 km/h en 3,4 segundos (lo que debería suponer un 0-100 en 3,5 segundos) y de 0 a 160 km/h en 6,4.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.