Durante el pasado Salón de Ginebra 2017 la compañía británica presentó los prototipos Aston Martin Vantage AMR Pro y Rapide AMR, dos conceptos con los que nos avanzaban el lanzamiento de la división deportiva AMR, siglas de Aston Martin Racing. Ahora, meses más tarde, introducen la versión definitiva de producción de uno de ellos, en concreto, del Aston Martin Rapide AMR, que hace su puesta de largo este fin de semana coincidiendo con la celebración de las 24 Horas de Le Mans.

Aston Martin Vantage GTE 2018: la versión de carreras para el WEC

El nuevo Aston Martin Rapide AMR se convierte de esta forma en el segundo coche de serie fabricado por la compañía de Gaydon que luce las siglas AMR tras el espectacular Aston Martin DB11 AMR de 630 CV que mostraron hace ahora casi un mes. Las versiones AMR de la firma son las más deportivas de cada modelo y aprovechan toda la experiencia adquirida por la compañía en el mundo de la competición, que no es poca.

Así, el Aston Martin Rapide más deportivo de la gama presenta cambios en su carrocería con el objetivo de aumentar el apoyo aerodinámico a altas velocidades. A nivel estético cambia muy poco en comparación con el prototipo que nos anticipó sus características y como este, cuenta con nuevos apéndices aerodinámicos y una imagen más atractiva. Su carrocería se asienta 10 mm más abajo que la del Rapide S en el que se basa y a diferencia de este, viene equipado de serie con frenos cerámicos con unos discos de 400 mm de diámetro en el tren delantero.

El habitáculo combina el lujo y la artesanía habitual de cualquier Aston con detalles ‘racing’, tales como las molduras decorativas de fibra de carbono o el tapizado de Alcatara. Por supuesto, no faltan multitud de logotipos AMR o la correspondiente placa identificativa, aunque desde la marca indican que los compradores siempre tendrán la oportunidad de recurrir al departamento de personalización de la firma para crear unidades todavía más especiales.

De mover esta berlina deportiva se encarga el conocido motor 6.0 V12 atmosférico, un bloque que para la ocasión ‘hereda’ algunos elementos del Vantage GT12, como un sistema de admisión optimizado que permite que la potencia ascienda hasta los 603 CV y el par hasta los 630 Nm. Solo puede combinarse con una caja de cambios automática que permite que el Aston Martin Rapide AMR 2018 acelere de 0 a 100 km/h en 4,2 segundos y alcance una velocidad máxima de 330 km/h.

Solo se van a fabricar 210 unidades del Aston Martin Rapide AMR, que estarán disponibles en los principales mercados (a excepción del chino y ruso). A modo de referencia, el precio base de este modelo en Alemania asciende a 229.950 euros.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here