Biodiésel, bioetanol, hidrógeno… son algunos de los ‘combustibles limpios’ que han ido surgiendo, como alternativa al diésel y a la gasolina. Por supuesto, también el coche eléctrico. Pero ¿y si un coche pudiera funcionar con queso y vino? Esto es, precisamente, lo que hace el Aston Martin del príncipe Carlos de Inglaterra.

¿Resuelto el misterio del Aston Martin DB5 original de Bond robado hace 25 años?

De sobra es conocido el interés del eterno heredero de la corona británica por las cuestiones medioambientales e intenta llevar un estilo de vida lo más ecologista posible, con pocas emisiones y evitando dejar huella de carbono. Pero lo que no sabíamos era que conducía un coche alimentado por queso y vino.

El Aston Martin del príncipe Carlos que funciona con queso y vino

Aston Martin del príncipe Carlos

En realidad, hay truco. No es que el fabuloso Aston Martin DB6 Volante de 1970 funcione echándole queso y vino al motor. Más bien ha decidido reconvertir el motor para que pueda funcionar utilizando, en una mayor parte, combustibles de origen natural. En concreto, transformando excedentes de vino blanco inglés y el suero que se utiliza para elaborar queso en un tipo de bioetanol.

En ‘Sin tiempo para morir’ se utilizaron 5 réplicas de DB5 para las escenas de acción

Ha sido el propio príncipe Carlos quien hizo esta confesión en una entrevista para la BBC, aprovechando la próxima cumbre del clima que tendrá lugar en Glasgow, la COP26, y que él mismo presidirá. En dicha entrevista, el primogénito de Isabel II afirma que “no se puede hacer todo con coches eléctricos, ya que no son baratos”. En este sentido, también subrayó la dificultad que entraña obtener los materiales para producir las baterías y su posterior reciclaje.

E85, el combustible del Aston Martin

Lo que realmente impulsa al Aston Martin del príncipe Carlos es un combustible llamado E85, que todavía no existe en España y que está formado por combustible sintético en un 85%, mientras que el 15% restante es gasolina convencional. Por tanto, hay un 85% menos de combustible fósil quemado, reduciendo así las emisiones.

Para la elaboración de ese 85% de combustible sintético, se utiliza, en parte, restos de vino blanco y suero de queso, dando como resultado un combustible con propiedades similares a otros combustibles de origen sintético, reciclado o vegetal.

Fuente: BBC

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.