En los últimos años, hemos visto cada vez más servicios de restauración ofrecidos por las propias marcas. Por ejemplo, el Polo Storico de Lamborghini, o Ferrari Classiche. Bugatti, que tiene una historia más larga que la de estos dos fabricantes de superdeportivos (se fundó en 1909), también ha estrenado ya su propio ‘taller’, llamado La Maison Pur Sang. Pero, para debutar, ha elegido un proyecto sorprendentemente reciente. El primer Veyron 16.4 Grand Sport de 2008, creado como prototipo. Un coche de 13 años en el que ha empleado nada menos que cuatro meses.

¿Cuáles son los gastos de un Bugatti Veyron al año?

La verdad es que, según lo cuenta la propia marca francesa, el trabajo ha sido extremadamente concienzudo y puntilloso. Este prototipo del Bugatti Veyron de 2008, que primero viajó por distintos eventos de Europa, Norteamérica y Oriente Medio, acabó un tiempo después en manos de un coleccionista, aunque Bugatti no aclara cómo ni qué fue lo que este hizo con él. Lo único que sabemos es que, en 2020, volvieron a hacerse con su propiedad.

Bugatti La Maison Pur Sang superior
Foto: Alex Howe (Car Magazine).

Entonces entró en acción el servicio de certificación de La Maison Pur Sang. Este comprobó su autenticidad no solo por medio del número de bastidor (VIN), sino también gracias a otros colocados estratégicamente por todo el vehículo. Un proceso que pueden realizar para coches de todas las épocas, aseguran, aunque sospechamos que en este caso la dificultad era bastante menor que con ejemplares de los años 30, por ejemplo. A partir de ahí, empezaron los trabajos propiamente dichos, que incluyeron desmontar toda la carrocería para restaurarla y pintarla de nuevo en su color gris original.

También al interior se le sometió al mismo tratamiento, renovando la tapicería entera y devolviendo a su estado primigenio todas las piezas de aluminio y cuero. Además, su anterior propietario debió de retocar en algún momento la consola central, pues indican que han tenido que instalarle una como la original.

Polo Storico restaura un Lamborghini Miura SVR

 

No sabemos cuánto ha costado todo este proyecto, aunque Bugatti sí nos ha desvelado el tiempo que les llevó: cuatro meses. Es decir, un nada desdeñable 2,5% de la vida total del primer Veyron 16.4 Grand Sport.

También es muy probable que la cosa les haya salido rentable después de todo. Pues indican que la unidad pronto llamó la atención de varios coleccionistas, y que ya ha sido vendida de nuevo. Una vez más, desconocemos por cuánto dinero. Pero algo nos dice que el precio habrá sido millonario.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.