Realizar un mantenimiento exhaustivo en nuestro vehículo ayudará a paliar los efectos negativos del desgaste natural que padece con el uso y el paso de los kilómetros. Sin embargo, existen elementos externos que afectan negativamente al estado de las diferentes partes. Cómo afecta a nuestro coche el estado de la carretera es algo que debe preocuparnos y estos cinco grupos de componentes son los que se ven directamente condicionados.

KFEW, el aparato que detecta averías antes de que se produzcan

Es por ello que es tan importante revisar periódicamente nuestro coche, ya que son elementos básicos que afectan tanto a la correcta conducción como a nuestra seguridad, la de los ocupantes y la del resto de usuarios de la vía pública. Y es que existen una serie de averías que son las más caras en un coche y cuya aparición puede estar provocada, en parte, por rodar en tramos con el firme en mal estado.

afecta-coche-estado-carretera

Neumáticos

Los neumáticos son los primeros que sufren las irregularidades (baches, empedrados y parches) de la carretera, ya que son el único componente que está directamente en contacto. Los principales problemas que pueden surgir en los neumáticos son un desgaste prematuro, la pérdida de agarre o grip y un aumento de las probabilidades de sufrir reventones por los baches o los conocidos ‘llantazos’ que pueden poner en riesgo la forma de la llanta.

Suspensión

Encargada de absorber y mitigar las irregularidades del pavimento para que no se filtren al interior, la suspensión sufrirá un desgaste elevado al conducir por carreteras en mal estado de forma habitual. Además, si la suspensión presenta alguna avería, afectará directamente a la conducción del vehículo, lo que compromete drásticamente la seguridad. Los amortiguadores y los silemblocks de la suspensión y las barras estabilizadoras son las que padecerán un mayor desgaste.

afecta-coche-estado-carretera

Transmisión

El sistema encargado de convertir en movimiento en las ruedas la energía del motor es la transmisión (así funciona junto al embrague), y se encuentra en un punto en el que no debe sufrir ningún tipo de daño o desgaste. Sin embargo, conducir por carreteras en mal estado provocará un deterioro de las juntas homocinéticas de la transmisión y podría deformar los rodamientos de las ruedas.

Dirección

La dirección es el elemento que nos permite interactuar directamente con el coche y su guiado. Es, probablemente, uno de los elementos que mayor responsabilidad ofrece al conductor, por lo que su buen estado es fundamental y uno de los componentes que se revisan en la ITV, junto a la suspensión y los frenos, entre otros. Sin embargo, la carretera provocará holguras en la rótula de dirección o pérdida de paralelismos en las ruedas.

Colores del humo de escape. ¿Qué significa? ¿Avería?

Ruidos y vibraciones

Aunque no afecta a nuestra seguridad, es algo muy molesto que tendremos que ‘soportar’ cada vez que utilicemos el coche. Conducir por pavimentos deteriorados provocará la pronta aparición de ruidos y vibraciones fruto de desajustes de los sistemas de fijación, como el salpicadero, las puertas y ventanas, etc. Su eliminación, además, es muy complicada y ello puede evitarse, aunque es habitual que, con los años y los kilómetros, los coches comiencen a producir este tipo de sonidos y vibraciones.

Fuente: Tallerator

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.