Si te hablo del Pontiac Aztek, es más que probable que te venga a la mente la serie de AMC ‘Breaking Bad’, donde este crossover extraño tuvo un importante protagonismo durante gran parte de la historia principal. A este lado del Atlántico, el Aztek es casi un desconocido, pero en Estados Unidos es conocido por ser uno de los coches más feos de la Historia (cuestión de gustos). Pero lo que está claro es que este SUV era un adelantado para su época y buena muestra de ello es el accesorio oficial que convertía al Pontiac Aztek en un camper.

7 razones para comprar un Pontiac Aztek

Un todocamino de diseño atrevido que llegó 20 años antes de tiempo. La historia se repite en Europa con el desdichado Fiat Multipla, un monovolumen práctico donde se apostó por la versatilidad en detrimento de su imagen. El Aztek era algo parecido, pero tenía la base de un SUV y adelantó muchos de los elementos que hoy día busca el comprador de un crossover, más allá del estilo campero que tanto gusta.

Pontiac Aztek, un adelantado a su época

accesorio convertia pontiac aztek camper

La extinta Pontiac diseñó a finales de la década de 1990 un vehículo de estilo crossover destinado a la Generación X, una generación amante de la aventura y las actividades al aire libre, activa y atrevida. Si estas características te hacen pensar en los anuncios publicitarios de coches es porque en la actualidad se trata de vincular los exitosos SUV con este estilo de vida, alejado de la rutina y el trabajo, mientras se enfoca en disfrutar de la vida, el tiempo libre y multitud de actividades y deportes.

El Aztek vería la luz finalmente en el año 2000, con un diseño rectangular, formas arriesgadas que jugaban con los límites de lo que al cliente le gustaba, pero con un claro enfoque en la versatilidad que, por desgracia, su imagen llegó a eclipsar. Tanto era así, que los ocupantes disponían de una nevera portátil integrada en la consola central inferior, perfecta para llevar bebida fría durante los viajes y, como habrás adivinado, para guardar el refrigerio durante una acampada en la naturaleza.

accesorio convertia pontiac aztek camper
Las fundas impermeables del Pontiac Aztek protegían la tapicería del agua, el barro o la suciedad

También disponía de fundas impermeables, las cuales se podían retirar en cualquier momento y ayudaban a proteger la tapicería del agua, después de hacer surf o de pasar el día en la playa con tu moto de agua, o del barro y otros elementos, si te atrevías a salir de la carretera y buscar un poco de acción por caminos off-road. Y es que su motor V6 de 3.4 litros con el que fue lanzado, ofrecía 185 CV de potencia y se podía asociar a una transmisión automática de cuatro relaciones que enviaba la potencia a un sistema de tracción 4×4. También existía una versión de tracción delantera. ¿Encuentras el simbolismo con los actuales SUV?

A todo ello debías añadir una carrocería con altura suficiente para hacer frente a obstáculos moderados fuera de la carretera, así como unos bajos de plástico que cubrían los parachoques delantero y trasero por completo, las taloneras y la mitad de las puertas, así como los pasos de rueda rectangulares. Incluso ofrecía una baca de serie para transportar objetos de diferentes tamaños, incluidas bicicletas.

El accesorio oficial que convertía al Pontiac Aztek en un camper

accesorio convertia pontiac aztek camper

Pero el protagonista de estas líneas es el accesorio opcional que el Pontiac Aztek podía equipar y le permitía convertirse en un camper perfecto para esa Generación X activa y aventurera. Se trata de una tienda de campaña que formaba parte del denominado tent package oficial del que disponía Pontiac en la época. Este accesorio se instalaba en la parte posterior del Aztek y, tomando parte de su espacioso habitáculo, convertía el crossover en todo un vehículo camperizado.

La tienda nacía desde el pilar C, justo detrás de las puertas traseras, las cuales servían como sujeción de la propia carga, y alargaba considerablemente la longitud del Aztek. Adherido también a los pasos de rueda y la baca superior, la tienda debía ser instalada con el portón del maletero abierto, una puerta que se dividía en dos secciones, una superior elevable y otra inferior practicable, como en los BMW X5 (prueba).

Ya que el Pontiac Aztek ofrecía la posibilidad de extraer los asientos traseros del habitáculo en unos simples y cómodos pasos, el interior ganaba el suficiente espacio para instalar un colchón inflable. Y el colchón no tenías que inflarlo a pulmón, ya que Pontiac disponía de un compresor opcional como parte de este paquete. También contribuía a mejorar el confort a bordo los controles secundarios para el sistema de sonido Pioneer.

En la parte posterior del accesorio oficial que convertía al Pontiac Aztek en un camper encontramos una gran puerta de acceso y salida que hacía las veces de ventana de ventilación. Una estructura de metal le da consistencia y forma a la tienda en esta zona, mientras que unos cordeles ayudan a otorgarle estabilidad cuando hace viento. Una vez cerrada esta puerta posterior, podías dormir en el habitáculo con total comodidad.

accesorio convertia pontiac aztek camper
La baca permitía transportar objetos voluminosos, como bicicletas, esquís o tablas de surf

Ahora que el mundo de las camper van vive un boom nunca antes visto y los SUV superan por primera vez en ventas a cualquier otro tipo de vehículo, descubrimos que la industria del automóvil nos ha ido facilitando algunos vistazos al futuro, adelantos que, a veces, parecen acertar, aunque el mercado no recompense como se merece a este tipo de adelantados a su época.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.