Más grande, más tecnológico y más versátil y capaz que nunca. Así es el coche de la prueba, el BMW X5 2018, una de las últimas novedades del 2018 en lo referente a la exitosa gama X del fabricante germano. Porque este ha sido el año de los SUV para BMW, ya que además del que nos ocupa, han introducido dos modelos de producción nuevos, el BMW X4 2018 (prueba) y el BMW X7 2019, además de un vanguardista prototipo eléctrico y autónomo, el BMW Vision iNEXT.

BMW X5 Le Mans: la historia del primer SUV de alto rendimiento

El nuevo BMW X5 que pongo a prueba con motivo de la celebración de la presentación nacional para la prensa representa a la cuarta generación del primer SUV de la historia de BMW. O tal vez debería decir SAV (Sports Activity Vehicle), que es como define BMW a este vehículo. De cualquier modo, ya lo llames SUV o SAV, lo que está claro es que desde que se produjo el lanzamiento del primer X5 hace ahora casi dos décadas este modelo no ha hecho más que generar beneficios para la marca.

Generaciones BMW X5
Las cuatro generaciones del BMW X5

Fue el germen que propició la formación de una gama que durante los próximos meses se ampliará hasta contar con nada menos que siete modelos diferentes (del X1 al X7). Una familia de todocaminos que actualmente representa un tercio de las ventas globales de BMW. Y el BMW X5 2019 que pruebo se presenta como el escaparate tecnológico de la firma, con capacidades mejoradas y soluciones que pronto se extenderán a otros modelos.

Más grande por fuera y por dentro, así es el BMW X5 2019

Prueba BMW X5 2019 trasera
La trasera del nuevo BMW X5 transmite poderío y fuerza.

El BMW X5 G05, que es como denominan internamente a esta generación, alcanza los 4.922 mm de longitud, 2.004 mm de ancho y 1.745 mm de alto. Para poner dichas dimensiones en perspectiva, que sepas que estos datos significan que el nuevo X5 es 36 mm más largo, 66 mm más ancho y 19 mm más alto que su predecesor. Y lo que es más importante, la distancia entre ejes llega hasta los 2.975 mm, es decir, ofrece 42 mm adicionales en comparación con su antecesor.

Visualmente y en persona, el nuevo BMW X5 2019 se percibe como lo que es, un todocamino de grandes dimensiones con una gran presencia. A esto último no solo contribuye su tamaño, también su elaborado diseño, con un frontal dominado por la prominente parrilla y flanqueado por unos faros de aspecto afilado. Estos son led para todas sus funciones de serie y opcionalmente pueden contar con tecnología de iluminación láser.

Prueba BMW X5 2019 frontal
El frontal está dominado por la parrilla y por las grandes tomas de aire del paragolpes.

En la vista lateral nos encontramos con unas superficies limpias y con marcadas líneas de tensión que enfatizan el carácter dinámico del coche. No faltan los ya clásicos ‘Air Breathers’ de BMW, unas salidas de aire que se ubican justo detrás de las ruedas delanteras y que están diseñadas para mejorar la aerodinámica. El conjunto se completa en esta parte con unas llantas que pueden ser de entre 18 y 22 pulgadas en función de la opción escogida.

Y si pasamos a la parte trasera, el BMW X5 presenta una carrocería de líneas más horizontales que acentúan su amplia anchura y que combinan a la perfección con un paragolpes de aspecto robusto. Este último, por cierto, integra los embellecedores de las salidas de escape en sus extremos.

Prueba BMW X5 2019 interior
El habitáculo es espacioso, tecnológico y lujoso.

Al acceder al habitáculo del BMW X5 2019 que pruebo, me encuentro con un espacioso interior con un diseño elegante y moderno. Todo lo queda al alcance de la mano tiene unos acabados soberbios, algo que es consecuencia del empleo de materiales sofisticados. Como muestra, la unidad a la que he tenido acceso incorporaba acabados en vidrio tallado a mano en elementos como la palanca de cambios, el mando iDrive Touch, el botón de arranque o la ruleta para regular el volumen del equipo de sonido.

También lucía una agradable tapicería proveniente del catálogo de BMW Individual, el departamento de personalización de la marca. O el techo solar panorámico, que además de contar con una superficie un 30% más grande que antes, ofrece un sistema de iluminación mediante ledes que también está presente en otras zonas del habitáculo.

Prueba BMW X5 2019 palanca cambio
Así son los detalles de vidrio tallado a mano que puede lucir el interior del nuevo BMW X5

Pero aunque estos últimos elementos de equipamiento son opcionales, debes tener claro que al contrario de lo que sucedía anteriormente, la dotación de serie del BMW X5 es extremadamente amplia. Viene de fábrica, por ejemplo, con tapicería de cuero, asientos regulables eléctricamente, cuadro de mandos digital con pantalla de 12,3 pulgadas, sistema multimedia con BMW ConnectedDrive y otra pantalla de 12,3 pulgadas, faros y pilotos de ledes, el sistema de control gestual…

Y a esto se pueden añadir otros como el Head-Up Display con gráficos 3D, el sistema de carga inalámbrica para teléfonos móviles compatibles, múltiples asistentes de conducción (que convierten al BMW X5 en un coche con tecnología de conducción autónoma de nivel 3), la suspensión neumática, el sistema de dirección a las cuatro ruedas, las barras estabilizadoras activas, los modos de conducción todoterreno o el avanzado asistente de aparcamiento, por nombrar unos pocos.

Prueba BMW X5 2019 maletero
Al maletero se accede a través de un portón dividido en dos y con accionamiento eléctrico.

El aumento de tamaño del nuevo BMW X5 se traduce un habitáculo muy amplio en todas sus cotas, tanto es así que incluso está disponible opcionalmente con un interior con siete plazas. El volumen del maletero, por su parte, es de 645 litros que se pueden ampliar hasta los 1.860 litros con los asientos traseros abatidos (en una proporción de 40:20:40).

Motorizaciones del BMW X5 2019: de 265 a 400 CV

La gama inicial del BMW X5 2019 está compuesta por tres variantes diferentes, una con mecánica de gasolina y las dos restantes diésel. La versión de acceso por precio (no por potencia) está representada por el X5 xDrive40i, que monta un bloque de seis cilindros en línea de gasolina que desarrolla hasta 340 CV de potencia. Tras este encontramos al BMW X5 xDrive30d 2019, el que he probado, que cuenta con un seis cilindros en línea diésel con 265 CV de potencia.

Como tope de gama está actualmente el BMW X5 M50d, que recurre a un seis cilindros en línea diésel con cuatro turbocompresores y 400 CV de potencia. Más adelante la familia se ampliará con nuevas motorizaciones, aunque por el momento la única que está confirmada es la del BMW X5 xDrive45e iPerformance. Este último emplea un sistema de propulsión híbrido que no solo genera una gran cantidad de potencia (394 CV), también ofrece una autonomía en modo eléctrico de hasta 80 km.

Todos los BMW X5 de cuarta generación vienen equipados de serie con una caja de cambios automática de ocho velocidades y con el sistema de tracción a las cuatro ruedas xDrive capaz de variar el reparto de potencia entre las ruedas delanteras y traseras. Este se puede complementar con un bloque del diferencial trasero con control electrónico que mejora el comportamiento deportivo y su capacidad para superar obstáculos de forma opcional.

Precios del BMW X5 2019

Versión Potencia Precio
BMW X5 xDrive40i 340 CV 72.800 euros
BMW X5 xDrive30d 265 CV 76.000 euros
BMW X5 M50d 400 CV 110.900 euros

Prueba del BMW X5 2019: así va el diésel de 265 CV

Prueba del BMW X5 2019 campo
La suspensión neumática, el diferencial trasero con bloqueo electrónico y los modos de conducción todoterreno ayudan a superar obstáculos.

Durante la presentación nacional, he tenido la oportunidad de probar el BMW X5 xDrive30d 2019, la que a mi juicio es la variante más racional de la gama. Porque tiene un motor diésel que no solo resulta más que suficiente para mover con soltura los más de 2.100 kg que pesa el coche en orden de marcha, también consume poco combustible. La prueba está en los 6,0 l/100km que homologa en ciclo mixto.

Con 265 CV y, sobre todo, 620 Nm de par disponibles desde tan solo 2.000 rpm, el X5 xDrive30d gana velocidad con rapidez si así lo deseas. Completa el paso de 0 a 100 km/h en 6,5 segundos, lo que supone una mejora de 0,3 segundos con respecto al tiempo empleado por su antecesor en esta misma operación. La velocidad máxima, por su parte, queda fijada en 230 km/h.

Prueba del BMW X5 2019 lateral campo
El comportamiento del BMW X5 2019 es sorprendentemente ágil en cualquier superficie sin renunciar al confort.

Es un coche muy silencioso, incluso circulando a bajas velocidades cuando el motor no ha alcanzado su temperatura óptima de funcionamiento. Como va muy bien aislado y la suspensión neumática opcional filtra todas las irregularidades, la sensación es muy parecida a la de viajar a bordo de una gran berlina de representación con la diferencia de que en el X5 vas sentado mucho más arriba.

Pese a su gran tamaño, el chasis, la suspensión, la dirección y el conjunto motor/transmisión facilitan la labor al conductor a la hora de enfrentarse a una carretera revirada. No es un deportivo, eso lo tienes que tener claro, pero su comportamiento dinámico es sorprendentemente ágil en cualquier circunstancia, incluso en el campo. Aunque donde más cómodo se siente es en vías rápidas, con la cuarta generación del BMW X5 podrás enfrentarte a cualquier viaje con garantías.

Prueba BMW X5 2019 llantas
El nuevo X5 puede montar llantas de hasta 22″, las más grandes de cualquier BMW de producción en la actualidad.

Aunque más adelante podré comprobar más en profundidad cómo se desenvuelve el BMW X5 2018 de la prueba en más circunstancias, esta primera toma de contacto ha sido suficiente para sacar varias conclusiones sobre el modelo. La primera, que este X5 es un portento tecnológico que hará las delicias de los conductores que desean disfrutar de los últimos avances tecnológicos.

La segunda, que a pesar de su aumento de tamaño, su comportamiento dinámico es superior al de su predecesor en cualquier circunstancia. Y la tercera y quizá más importante, que ofrece el habitáculo más espacioso y el mejor equipamiento de serie de la saga.

Ficha técnica BMW X5 xDrive30d 2019
Motor Cilindrada 2.993 cc
Cilindros 6 en línea
Potencia Máxima 265 CV / 4.000 rpm
Par Máximo 620 Nm / 2.000 – 2.500 rpm
Transmisión Caja de Cambios Aut, 8 velocidades
Tracción Total
Suspensión Delantera Paralelogramo deformable, Resorte neumático (opcional), Barra estabilizadora (opcional)
Trasera Eje de cinco brazos, Resorte neumático (opcional), Barra estabilizadora activa (opcional)
Dimensiones Longitud 4.922 mm
Anchura 2.004 mm
Altura 1.745 mm
Distancia entre Ejes 2.975 mm
Alimentación Tipo de Alimentación Inyección directa por conducto común, turbo de geometría variable, Intercooler
Peso Peso 2.185 kg
Prestaciones Velocidad Máxima 230 km/h
Aceleración 0-100 km/h 6,5 seg
Consumos Urbano 6,8 l/100 km
Extraurbano 5,6 l/100 km
Combinado 6,0 l/100 km
Emisiones Emisión CO2 158 g/km
Precio Precio final 76.000 euros
Valoración
Puntuación
Compartir
Artículo anteriorEl Ford Mustang Bullitt toma las carreteras de la Isla de Man
Artículo siguienteToyota Hilux GR Sport: con la mano de Gazoo Racing y solo 1.300 unidades
Nacho de Haro
¿Un coche? Grande, pequeño, deportivo, práctico, de tracción, de propulsión, gasolina, diésel, eléctrico... Me gustan todos, así que 'ponme' el que quieras.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.