Uno de los aspectos que más nos gustan de los coches es que te permiten viajar, descubrir nuevos rincones, disfrutar de paisajes increíbles o entablar una sana amistad con personas que de otro modo difícilmente conocerías. Y aunque es posible hacer esto con cualquier modelo, hay ciertos vehículos que ayudan además a que la experiencia sea todavía más satisfactoria y única. Ese es el caso del Ford Mustang, sin duda uno de los coches más famosos de todos los tiempos.

PRUEBA: Ford Mustang Convertible GT 5.0 Ti-VCT V8

Decimos esto porque acabamos de pasar un completo fin de semana al volante del nuevo Ford Mustang Bullitt (prueba) participando en la XII Cabalgada de Mustangs junto a más de una treintena de unidades de diversas generaciones del icónico modelo. Un evento muy especial organizado por el Mustang Club de España y al que asistimos invitados por Ford, que lleva años apoyando esta iniciativa y que, en esta ocasión, nos brindó la oportunidad de vivir esta cita junto a los propietarios a los mandos de uno de los pocos Mustang Bullitt que van a llegar a nuestro país.

Sobre el papel, los ingredientes parecían inmejorables: un viaje a través de las bonitas carreteras de Burgos y La Rioja, con prueba de regularidad y con visitas culturales incluidas. Y todo ello con la melodía V8 que emana de los escapes de la última evolución del ‘pony car’  como banda sonora junto a las más de 30 unidades de diferentes generaciones del Mustang que se dieron cita para la ocasión.

¿Qué es la Cabalgada de Mustangs?

El Mustang Club de España organiza desde hace ya una docena de años una reunión anual a la que acuden un grupo de sus socios dispuestos a disfrutar de sus Ford Mustang y a compartirlos con todo aquel que se interese. Un evento que se desarrolla en un ambiente muy distendido e informal, que combina la pasión que sienten los propietarios por sus coches con experiencias culturales de toda índole.

Por ejemplo, en esta edición visitamos desde el desconocido complejo minero de Puras de Villafranca (Burgos) hasta la factoría Talgo ubicada en Rivabellosa (Álava). Y todo ello acompañado por unidades de cinco de las seis generaciones de la historia del Ford Mustang, con abundantes representantes de la primera, quinta y sexta evolución del famoso deportivo estadounidense.

Por esta razón es una ocasión única para contemplar en vivo y en directo la evolución que ha sufrido el modelo desde su presentación en abril de 1964 en el Salón del Automóvil de Nueva York. Aquel 17 de abril y ante el asombro de la propia Ford, la compañía del óvalo azul recibió más de 20.000 pedidos de un coche que acababa de debutar. Un pequeño anticipo del éxito del Mustang, que no solo se ha mantenido vivo desde entonces, es que ha alcanzando el estatus de icono dentro y fuera del sector del automóvil.

XII Cabalgada de Mustangs: desde dentro con un Mustang Bullitt

Rodar en caravana es, quizá, una de las experiencias más impresionantes y gratificantes de un evento como la Cabalgada de Mustangs. La mirada se extiende hasta fusionarse con el horizonte, en un entrelazado de curvas y desniveles que hacen que la fila de Mustang de diferentes generaciones se deslice serpenteante sobre el asfalto de las carreteras burgalesas.

XII cabalgada de mustangs

Bajo la atenta mirada de los viandantes y algunos conductores que, desatendiendo a las normas de circulación, fotografiaban la escena y capturaban algún que otro vídeo, una melodía de motores V8 recorrió diferentes carreteras nacionales de Burgos, La Rioja y Álava, rodeada de una atmósfera de complicidad, cercanía y amistad entre todos aquellos que en algún momento han encontrado en un club, como el Mustang Club de España, un pequeño grupo de personas a las que les une una misma pasión.

Nos ponemos a los mandos del Ford Mustang Bullitt, una edición especial limitada que rinde tributo a una de las películas más famosas de todos los tiempos para los que nos gustan los coches, ‘Bullitt’ (1968), donde una estrella del cine y de las carreras de coches como Steve McQueen encumbraba a un Mustang Fastback hasta la posición de leyenda del automovilismo. Esta edición especial, presentada en el Salón de Detroit de 2018 para celebrar el 50º aniversario del icónico largometraje, estaba terminada en color Dark Highland Green, y aunque otro ejemplar allí presente lucía la pintura Shadow Black, fue nuestra montura la que centraba toda la atención.

XII cabalgada de mustangs

Tras más de 300 kilómetros hasta llegar a Miranda de Ebro (Burgos) desde Madrid, el Mustang Bullitt dejaba claro que es un deportivo con un V8 5.0 de 460 CV con el que es cómodo viajar. La melodía que emana de sus cuatro salidas de escape es fácilmente configurable desde el cockpit digital en cuatro modos -Silencioso, Normal, Deportivo y Competición-, e integra todo tipo de comodidades, como asientos climatizados, control de velocidad de crucero adaptativo y una completa batería de sistemas de seguridad y asistentes a la conducción.

Pero el hábitat natural de un ‘pony car’ son las carreteras secundarias, donde queda patente que Ford ha hecho un gran trabajo de ingeniería para integrar avances técnicos que hacen más conducible al Mustang, como la suspensión trasera independiente que mejora la manejabilidad del deportivo americano. El tacto de la palanca de cambios, con el pomo en blanco como parte de los diferentes detalles interiores del Bullitt, nos recuerda que la esencia del Mustang permanece con el paso de los años y que más de medio siglo después, el pony car más famoso del mundo sigue conservando esos atributos que engrandecieron a sus antecesores.

XII cabalgada de mustangs

Rodeado de sus antepasados, nuestro Mustang Bullitt se integra a la perfección en un establo compuesto por más de 30 unidades de diferentes generaciones, colores y características. Matrículas clásicas, provinciales o actuales son parte del panorama, con verdaderas estrellas como un Shelby Mustang GT500 o una de las dos unidades participantes pertenecientes al presidente del Mustang Club de España, Julio Santamaría, quien nos muestra encantado todas las modificaciones que ha realizado, detallando cada uno de los aspectos que hacen que las miradas se centren en ese Mustang de color rojo con llantas de 16 pulgadas y frenos de Porsche Turbo que abre la caravana de Mustangs (en la foto superior).

Porque los mejores momentos de la Cabalgada de Mustangs se viven cuando circulas al volante de uno de estos coches, pero también cuando tienes la oportunidad de charlar con cualquiera de los propietarios en las paradas. Son unos verdaderos apasionados del Mustang, unos expertos en la historia del modelo y además son capaces de transmitirte y hacerte partícipe de la pasión que sienten por sus automóviles.

Antes de participar en este evento habíamos tenido la oportunidad de probar diferentes unidades del Ford Mustang y en todos los casos acabamos encantados por la combinación que ofrecen entre una imagen icónica y poderosa, un comportamiento dinámico ágil sin renunciar al confort y unas prestaciones más que notables incluso en la variante con mecánica EcoBoost.

Pero gracias a esta experiencia, ahora tenemos más claro lo mucho que se han esforzado los diseñadores e ingenieros de Ford para que la sexta generación mantenga la esencia de sus antepasados. Y la prueba está en que las unidades del nuevo Mustang que había en el evento, incluido el que llevábamos nosotros, no solo no desentonaban en la caravana es que en muchos casos llamaban tanto la atención como los ejemplares clásicos.

Son muchos los fabricantes que tienen en sus gamas modelos con más de 50 años de historia, pero pocos, muy pocos, los que han sido capaces de mantener vivo el carácter de los originales a pesar de las sucesivas evoluciones.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.