En los años 80 ya se tenía en cuenta que la movilidad urbana iba a ser clave en el futuro. El Volkswagen Scooter Design Studio de 1986 fue la solución que pensó Volkswagen para satisfacer a un amplio número de clientes que viven en la gran ciudad pero que quieren tener un coche en el garaje que también les satisfaga a nivel de imagen o en cuanto a deportividad. El Volkswagen Scooter es un completo desconocido, hoy vamos a conocerlo un poquito más en profundidad.

Volkswagen See-Golf: un loco proyecto de 1983 con un Golf anfibio

A mediados de los 80 había ciertos términos que ya se empezaban a utilizar en el día a día: eficiencia, ahorro de combustible, practicidad. Las ciudades demandaban coches pequeños, manejables, fiables y baratos de mantener, con un consumo contenido. No obstante, en los 80 también estaban muy de moda los coches deportivos, con una gran afición por los rally, y los compactos deportivos tuvieron su auge en esa época con joyas como el Peugeot 205 GTi o el Volkswagen Golf GTI ya asentado.

Volkswagen Scooter trasera puertas

Volkswagen tenía claro que el futuro tenía que contener todos estos ingredientes y por eso imaginó cómo podría ser el coche urbano perfecto en 1986. Imagen potente, eficiencia, prestaciones y deportividad. El Volkswagen Scooter Design Studio fue presentado en el Salón de Ginebra de 1986 y dejó a todos con la boca abierta. Su diseño era espectacular, gracias especialmente a dos elementos: sus puertas de alas de gaviota y la única rueda trasera en posición central. Sí, amigos, el Volkswagen Scooter era un triciclo.

Volkswagen Scooter: también aerodinámico

La aerodinámica también empezaba a ser clave para mejorar las prestaciones y la eficiencia y en este modelo se trabajó especialmente para conseguir un buen registro. El Volkswagen Scooter era mitad coche mitad moto deportiva, con dos asientos en su interior y un motor de cuatro cilindros de hasta 90 CV situado sobre el eje delantero. Pueden parecer pocos, pero ojo porque hablamos de un vehículo muy ligero y compacto: apenas medía 3,17 metros de largo, 1,5 metros de ancho y 1,24 metros de alto.

Volkswagen Scooter

Sin duda, su aspecto es deportivo y agresivo, con un frontal de coche y una trasera que parece más de moto deportiva, con una espectacular doble salida de escape a cada lado de la rueda. Las puertas de alas de gaviota le daban el toque de imagen definitivo, mientras que su aerodinámica, su puesta a punto deportiva y su eficiencia bien podrían poner a prototipo en nuestros tiempos sin ningún tipo de problema.

El origen de los nombres de los coches Volkswagen

El Volkswagen Scooter nunca pasó de ser un prototipo, pero eso sí, un prototipo único y diferente que ponía sobre la mesa una propuesta al menos interesante. Con el paso del tiempo este prototipo de Volkswagen quedó relegado al olvido y bien se merece que lo recordemos en un tiempo en que los coches urbanos, eficientes, con una imagen potente y con toques deportivos están en plena vigencia.

La historia de los 3 Volkswagen Polo G40 de 1985 que rodaron a 200 km/h durante 24 horas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.