En cada país suelen verse muchos coches de marcas patrias. Así, si viajas a Francia verás muchos Renault, Peugeot o Citroën, si vas a Italia te encontrarás con un montón de Fiat y de Lanca (Ypsilon, en su gran mayoría), y aquí en España existen un buen número de Seat. Pero hay algo histórico que supera esta tendencia, y es cuando Volkswagen fabricó un Golf I para la RDA de manera exclusiva. ¿Conoces esa historia?

Todo comenzó a finales de los ’70…

Durante los últimos años de la década de 1970 la firma de Stuttgart elaboró un Golf I para la RDA, o República Democrática Alemana. Fue un lote exclusivo de 10.000 unidades que se fabricaron para “internacionalizar el paisaje de las carreteras del Este”. ¿Lo más curioso? Todas fueron sacadas de la planta en tan solo tres días.

Volkswagen See-Golf: un loco proyecto de 1983 con un Golf anfibio

La idea era que se vieran en los dos tercios del Berlín Oriental más observados por los trabajadores y los campesinos. El Golf I no era el coche más lujoso del mundo, pero sí que era superior al resto de vehículos fabricados en la RDA. Esa fue una de las razones por las que acabó convirtiéndose en ‘el coche del pueblo’.

Un Golf I para la RDA

Aun así, este Golf I no era para todo el mundo. Su precio aumentaba una barbaridad en caso de tener que exportarlo, en torno a un 20%. Y como solo había 10.000 unidades, desde las altas esferas de la RDA se priorizó su venta a personas que fueran trabajadores de las empresas estatales.

Golf I para la RDA trasera

Estas dos razones propiciaron que se generasen protestas masivas, algo por lo que el precio de una de las versiones más curiosas de la historia del Volkswagen Golf disminuyese casi el 40%. De esta manera, se facilitó el acceso a este modelo alemán a mucha más gente. Al propio pueblo.

Una versión especial algo descafeinada

Hoy en día este Volkswagen Golf I para la RDA tendría cierto atractivo para los coleccionistas en caso de encontrar alguna unidad en buen estado. Una edición especial del Volkswagen Golf un poco pobre en cuanto a prestaciones, pero rica en valor histórico por sus connotaciones políticas y sociales.

Volkswagen Golf Mk3 A59: el poderoso hot hach que nunca llegó a producción

Se le conoció como DDR-Golf, en donde DDR viene a significar Deutsche Demokratische Republik. Es decir, República Democrática Alemana o RDA. 50 CV extraídos de su motor de gasolina eran los encargados de animar un conjunto que superaba por bien poco los 800 kg de peso. Una relación aceptable entre peso y potencia para la época, pero insuficiente en la actualidad.

¿Original? Pues algo sí que lo era

A pesar de todo, contaba con aspectos que le convertían en un vehículo original. Primero, por su limitada tirada. Segundo, por ser el encargado de dar un toque más alemán a la postal de la RDA. Y tercero por elementos como los colores, pues estaba disponible en cinco: Manilagrün, Miamiblau, Panamabraun, Dakotabeige und Malagarot.

No obstante, parecía un coche algo endeble de ahí su poco peso. Así, contaba con componentes que estaban prácticamente huecos, como los mandos encargados del limpiaparabrisas o de los intermitentes. Además, tampoco era muy espacioso en su maletero, ya que tenía una capacidad de 350 litros. Eso sí, el habitáculo era relativamente aceptable por amplitud.

Elektro-Golf I, el primer VW Golf eléctrico nació en 1976

De todas formas, también ayudó que contase con elementos como aire acondicionado, cierre centralizado o elevalunas eléctricos. En ese sentido sí que fue un adelantado a su tiempo. Además, su motor de 1,1 litros era suficiente para algo tan ligero. Según Dieter Landenberger, jefe del departamento de Patrimonio de Volkswagen, “solo deben quedar un puñado”. Pues entonces deben cotizarse bien.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.