Desde que ha entrado en escena la nueva generación del Shelby Mustang GT500, el segmento de los muscle car está revolucionado. El nuevo participante ha llegado para destronar a todos los reyes del segmento a base de prestaciones y rendimiento, tanto dentro como fuera de la pista. El último enfrentamiento ha tenido lugar entre el Shelby Mustang GT500 y el Dodge Challenger SRT Hellcat en una carrera de aceleración de ¼ de milla.

Vídeo: Ford Mustang Shelby GT500 contra Ferrari 812 Superfast, Porsche 911 GT3 RS y Dodge Challenger SRT Hellcat

Ha sido Jason Cammisa el encargado de enfrentar a ambos muscle car en el Chuckwalla Valley Raceway, donde el Ford Mustang (prueba) de producción más potente de la historia y el famoso SRT Hellcat se alinearon para una carrera de ¼ de milla (400 metros). Antes de que le des al Play y descubras quien sale victorioso de este duelo, te recomiendo que dediques uno segundos para descubrir las especificaciones de cada uno de los modelos.

Shelby Mustang GT500 vs Dodge Challenger SRT Hellcat

El primero de ellos es el nuevo Shelby Mustang GT500, el cual ha sido equipado con una versión sobrealimentada del motor V8 de 5.2 litros, ofreciendo unos respetables 760 CV de potencia y un par motor máximo de 847 Nm. Está asociado a una nueva caja de cambios automática de doble embrague y siete velocidades que envía toda la energía al tren posterior. Pasa de cero a 100 km/h en 3,5 segundos y tiene una velocidad máxima de más de 300 km/h.

Su oponente es un viejo conocido en el mundo de las carreras de aceleración. El Dodge Challenger SRT Hellcat apuesta por un motor HEMI V8 de 6.2 litros con un compresor volumétrico que le permite disponer de 717 CV de potencia y 880 Nm de par motor máximo. Equipado con un cambio automático de ocho velocidades (también está disponible con una transmisión manual), pasa de cero a 100 km/h en 3,9 segundos y alcanza una velocidad máxima de 314 km/h. No te pierdas el vídeo.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.