Hemos podido ver en vivo y en directo cómo se convierte en una sala de cine el Volkswagen ID.LIFE, el prototipo que nos adelanta las características del futuro urbano eléctrico de Volkswagen. Un coche eléctrico pensado para la ciudad y para los usuarios más jóvenes que, cuando llegue al mercado en el año 2025, tendrá un precio de venta de entre 20.000 y 25.000 euros.

Aprovechando que la marca ha traído este modelo conceptual a España para mostrarnos el presente y el futuro de la gama ID, hemos tenido la oportunidad de comprobar cómo funciona el proyector de cine del Volkswagen ID.LIFE. Y es con este peculiar vehículo, la compañía apuesta decididamente por la sostenibilidad y la digitalización con el objetivo de satisfacer las necesidades de movilidad urbana y con ello, introducen soluciones novedosas como esta.

Que el prototipo Volkswagen ID.LIFE tenga un proyector de cine no quiere decir que el modelo definitivo de producción en serie vaya a equipar algo parecido. Tenemos miles de ejemplos en la historia del automóvil de concept cars que contaban con tecnologías sorprendentes que, por una razón u otra, nunca llegaron a trasladarse a los posteriores vehículos de serie. Este podría ser el caso del cine del ID.LIFE pero también podría suceder lo contrario.

El Volkswagen ID.LIFE convierte su habitáculo en una sala de cine

El tiempo que tienes que dedicar para recargar las baterías es uno de los hándicaps de los coches eléctricos. Afortunadamente, este cada vez es más reducido gracias al aumento de potencia de los cargadores y las mejoras técnicas experimentadas por las baterías. Pero en cualquier caso, sigue siendo muy superior a lo que tardas en repostar un coche convencional con motor de combustión interna.

Así que la idea de ofrecer al conductor y a los pasajeros funcionalidades adicionales para hacer que esa espera sea más ligera parece tener mucho sentido. Ya lo hacen fabricantes como Tesla o Honda con videojuegos integrados en el sistema multimedia, pero Volkswagen ha ido un paso más lejos con el ID.LIFE al integrar una pantalla con proyector de 34 pulgadas en la parte superior del salpicadero.

Cuando no se está usando queda oculta debajo de las molduras, pero basta presionar un botón para que se despliegue automáticamente cubriendo casi por completo el parabrisas. Se puede conectar con diferentes dispositivos o consolas, que a su vez pueden alimentarse con la conexión de 230 voltios (16 A) del interior del vehículo, para ver películas, jugar a videojuegos o navegar por Internet.

Y para que la experiencia sea todavía más completa, el ID.LIFE ofrece la posibilidad de reclinar la banqueta trasera y plegar el respaldo del asiento delantero hacia delante para crear un espacio más confortable. Con esta configuración incluso es posible dormir en el habitáculo, pues se puede crear una superficie plana perfectamente acolchada y con más de dos metros de longitud.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.