Muchos jamás tendremos ocasión de probarlo, porque solo 1.300 unidades llegaron a salir de Maranello. Pero un vídeo colgado recientemente en la plataforma YouTube es el sustituto (casi) perfecto para esa sensación indescriptible de ponerse a los mandos de uno de los superdeportivos más reverenciados de todos los tiempos. Y nos refrenda que, efectivamente, conducir un Ferrari F40 resulta tan emocionante como suena.

PRUEBA: Ferrari F40

Se trata de un contenido muy cuidado y bien producido, grabado en parte con la técnica del POV (o punto de vista). Seguramente utilizando una GoPro o una cámara similar. Publicado por un usuario llamado Drive N Slide, sus apenas seis minutos de metraje nos transportan al interior de un coche que se produjo entre 1987 y 1992, pero que hoy se mantiene entre los mejores jamás creados por la marca italiana.

Partiendo de las calles de París, pronto nos encontramos en una tortuosa carretera secundaria donde el Ferrari F40 se encuentra en su salsa. Y el piloto no tiene miedo de darle gas y forzarlo en las curvas. Vamos, exactamente para lo que se hizo esta sublime máquina. Aquí es, por cierto, donde el sonido cobra protagonismo, pues el vídeo no está comentado. En su lugar, deja que disfrutemos sin más aditivos de la fiereza del V8 de 2.9 litros, que eroga hasta 478 CV a 7.000 rpm.

Junto a las tomas con el punto de vista del piloto, que son las que mejor nos meten en su afortunada piel, tenemos otras interesantes. Por ejemplo, una con la cámara apuntada a los pedales. En ella oímos perfectamente cómo reacciona el motor ante cada cambio de marchas, acelerón y frenada.

Vídeo: el Ferrari F40 y el Jaguar XJ220 se ven las caras en Top Gear

También hay algunas imágenes de la palanca de cambios (manual, desde luego, y deliciosamente vintage) y, sobre todo, una bastante impresionante de las salidas de escape desde encima del alerón. Con mucha inteligencia, estas se han dejado para el crepúsculo, de forma que se puede apreciar perfectamente cómo salen llamas al entrar en la zona roja del cuentarrevoluciones.

Aunque sin duda el ‘plato fuerte’ (si bien algo irresponsable) lo constituyen los dos momentos en que se pone a driftar en plena carretera abierta. Uno de ellos, en un cruce, y el otro, en una rotonda. En fin, un vídeo para disfrutar de un coche mítico… y para imaginarse las sensaciones que debe de transmitir conducir un Ferrari F40 en primera persona.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.