Con el fin de despejar cualquier duda sobre los coches eléctricos, la marca norteamericana ha sometido al Ford Mustang Mach-e a todo tipo de pruebas, unos verdaderos test de ‘tortura’ diseñadas para extraer todo su potencial, más allá del uso que haría cualquier conductor. Desde lavados de coche extremos o hasta carreteras de grava afiladas.

Lavar a voluntad el Ford Mustang Mach-e

Entorno al 13% de los europeos no están seguros de si los coches eléctricos pueden mojarse mientras se conducen bajo la lluvia o de si se pueden lavar. Para terminar con las dudas, la marca sometió al Mustang eléctrico a 60 pasos sin espuma por un lavado automático con pulverizadores, cepillos y secadores.

Para demostrar que no se produce ningún tipo de fuga ni otros daños externos causados por el agua, el equipo de Ford mojó los marcos de las ventanillas, los adornos, el carenado, las insignias, faros y adhesivos con un pulverizador de agua a alta presión.

Pruebas de resistencia en los asientos

Ford Mustang Mach-e

En el interior del coche, Ford ha realizado infinidad de test en los asientos para determinar cuál es el límite de peso que pueden soportar. Para ello, ha preparado un robot que simula a una persona y las posiciones que adopta cuando entra y sale del vehículo, una operación que ha repetido en unas 25.000 veces.

Además, probaron el material del asiento Active X ene luso diario, a través de pruebas químicas para garantizar su durabilidad. Por ejemplo, que productos como el desinfectante de manos no deteriora el material o pruebas de abrasión para asegurar que el acabado se mantiene después de simular un ciclo de uso de 10 años.

Resistencia de la pantalla táctil

Ford Mustang Mach-e

Uno de los elementos más destacados del Mustang Mach-e es su gigantesca pantalla táctil de 15,5 pulgadas, que utiliza una aplicación especial de vidrio Dragontrail para garantizar su durabilidad. Esta pantalla también ha sido sometida a pruebas de resistencia para garantizar que no se rompe. Se encuentra en la parte superior de un montaje de magnesio de alta resistencia que es capaz de soportar ser tirado o golpeado.

 Por cualquier superficie

Los usuarios del Mustang eléctrico pueden estar tranquilos de que podrán conducir sobre cualquier tipo de superficie, ya sea asfalto o tierra, sin miedo a que sufra daños. Para demostrarlo, los ingenieros de Ford hicieron una serie de test a lo largo de 300 millas en carreteras de grava para evaluar el daño causado en la pintura exterior.

La compañía utilizó dos tipos de piedra diferentes para probar casi 200 veces el Mustang eléctrico, derrapando con pilotos profesionales sobre un tramo de varios kilómetros de grava dispersa en el pavimento a unos 60 mph de velocidad (96 km/h). Después, el equipo cambió la grava por una piedra aún más afilada y repitió la prueba de nuevo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.