El Renault Mégane R.S. es el ejemplo más claro de que Renault sabe hacer compactos radicales, pero si es cierto que homologar un vehículo para calle implica limitaciones que, si se trata de un coche para uso exclusivo en circuito, desaparecen. Es por eso que este Renault Mégane R.S. TC4, del que solo se van a fabricar 30 unidades, supone una vuelta de tuerca de vuelta todavía más extrema al modelo.

Fernando Alonso estrena nuevo coche para uso diario

Y es que, aunque su base es la del Mégane R.S de calle, aplica lo aprendido por la marca francesa en los campeonatos de turismos en los que participa.

Renault Mégane R.S. TC4

El compacto recibe un kit de carrocería específico que respeta las formas del modelo del que parte, pero lo lleva un paso más allá con un splitter delantero, una salida de aire en el capó, pasos de ruedas ensanchados, faldones laterales y un enorme alerón posterior. Además, tampoco faltan unas llantas OZ Racing de color dorado.

Ha sido sometido a un proceso de reducción de peso (aunque no se ha desvelado qué cifra final marca sobre la báscula), lo que implicará una considerable mejora de prestaciones ya que, además, el motor que esconde bajo el capó, un tetraciilíndrico turbo, ha recibido un turbo más grande y cambios en la electrónica para ganar 60 CV de potencia extra y llegar hasta los 360.

Renault Mégane R.S. TC4

No es la única modificación importante y es que el sistema de escape es completamente nuevo, los frenos son de mayores dimensiones y las suspensiones son más deportivas y se pueden regular. El Renault Mégane R.S. TC4 solo podrá montar una caja de cambios EDC.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.