Quería probar el Suzuki Jimny 2019 desde el mismo día que la marca japonesa compartió los primeros detalles del modelo hace ya más de un de año. Porque al menos en teoría el coche prometía, con un diseño exterior de aire retro realmente atractivo, más tecnología que nunca y un habitáculo sencillo y funcional. Y tras haber podido recorrer unos cuantos centenares de kilómetros a los mandos de varias unidades, por asfalto y por el campo, puedo decir que cumple con creces.

La Historia del Suzuki Vitara

En un momento en el que los todocaminos gozan de mayor popularidad que nunca, se agradece que marcas como Suzuki mantengan vivos todoterrenos auténticos. Porque el Suzuki Jimny 2019 que pruebo es el ejemplo perfecto para definir cómo debe de ser un 4×4 de verdad. Un coche de características robustas con el que no te de miedo aventurarte por terrenos inhóspitos, que sea ligero, ágil y compacto para superar obstáculos y que no tenga un precio de adquisición desorbitado.

Prueba Suzuki Jimny 2019 trasera

El Suzuki Jimny 2019 es la cuarta generación de una familia que lleva en el mercado desde 1970 y de la que se han vendido más de 2,85 millones de unidades en todo el mundo. Y cuando está a punto de celebrarse el 50 aniversario de la llegada del primero de la saga (el LJ10), llega el último miembro que se mantiene fiel a la esencia del original. De entrada, sigue siendo un vehículo de dimensiones muy compactas.

Suzuki Jimny 2019, una base sólida

La longitud de la carrocería alcanza los 3,64 metros, es decir, es 50 mm más corto que el modelo al que sustituye. Una disminución de tamaño que se ha logrado con la introducción de unos paragolpes más compactos, porque aunque el chasis sea de desarrollo nuevo, la distancia entre ejes permanece inalterada en 2,25 metros. Sí es ligeramente más alto (+5 mm) y sensiblemente más ancho, con 1,64 metros (+45 mm), lo que le permite ofrecer un habitáculo un poco más espacioso.

Chasis del Suzuki Jimny 2019

La carrocería de formas cuadradas descansa sobre ocho apoyos en un chasis de largueros y travesaños que es más resistente a la torsión que el de su predecesor. Y este a su vez sirve de anclaje para unos ejes rígidos más robustos guiados por tres tirantes que proporcionan mayor articulación en campo y por tanto, una superior capacidad de tracción. Algo fundamental, ya que los ventajosos ángulos de la carrocería te invitarán a meterte en terrenos complicados.

Los pequeños voladizos delanteros y traseros, unidos a unos paragolpes compactos y a una distancia entre ejes reducida, convierten al Suzuki Jimny 2019 que pruebo en una máquina muy capaz en el campo. La altura libre mínima al suelo es de 21 cm, el ángulo de ataque es de 37 grados, con un ángulo ventral de 27 grados y un ventajoso ángulo de salida de 49 grados. Unos datos que, exceptuando el de ataque, mejoran incluso los que ofrecen modelos como el nuevo Jeep Wrangler 2018 (prueba).

De impulsar al Suzuki Jimny 2019 se encarga un nuevo motor de gasolina 1.5 atmosférico que proporciona 102 CV de potencia y 130 Nm de par. Un bloque con el que mejora sensiblemente las prestaciones, reduciendo al mismo tiempo el consumo y las emisiones. Este se une a una caja de cambios manual de cinco relaciones con un buen tacto (o a un cambio automático de cuatro velocidades disponible en opción) y a un sistema de tracción total conectable.

Prueba Suzuki Jimny 2019 zaga

Es decir, que el coche circula por defecto enviando la potencia a las ruedas traseras y cuando el firme se vuelve resbaladizo, es posible conectar el eje delantero. Adicionalmente, ofrece una tercera opción con su reductora. Con ella engranada, la capacidad de arrastre, de ascensión o descenso se incrementa sustancialmente, permitiendo superar los obstáculos a baja velocidad con mucha facilidad. A esto también ayudan los asistentes de conducción todoterreno, con un control para enfrentarse a pendientes pronunciadas o un control de tracción que envía la fuerza al neumático con mayor capacidad de agarre.

El mencionado control de tracción del Suzuki Jimny funciona bien en líneas generales, pues permite que el modelo pueda superar con facilidad situaciones en la que uno o más neumáticos quedan en el aire. Si bien, su funcionamiento es brusco y actúa bastante tarde. Un ejemplo: cuando afrontas un cruce de puentes a muy baja velocidad, transcurren unos instantes desde el momento en el que una de las ruedas queda en el aire y el sistema detecta y determina que debe aplicar fuerza de frenado sobre esa rueda.

Prueba Suzuki Jimny 2019 morro

¿Qué efecto tiene esto? Pues que puede llegar a detener el avance del coche y lo que es peor, que cuando actúa lo hace de forma tan contundente que muchas veces provoca que la rueda que sí está en contacto con el suelo derrape. Y esto puede producir que el coche tienda a moverse y a salirse de la trazada que inicialmente habíamos previsto. Marcas como Toyota o Land Rover tienen sistemas similares en sus todoterrenos, pero su funcionamiento es mucho más efectivo y su actuación no se aprecia desde el asiento del conductor.

Lo bueno es que este ‘pequeño’ problema se puede solucionar con relativa facilidad… y con unos cuantos euros. Porque si reemplazamos los diferenciales abiertos que montan sus dos ejes por otros bloqueables al 100%, como los fabricados por el especialista australiano ARB, tendremos un vehículo 4×4 casi imparable. El límite en ese caso seguramente lo impongan los neumáticos, más enfocados al asfalto que al campo, pero este es un hándicap que también tiene fácil solución.

Prueba Suzuki Jimny 2019 ruedas

Una característica técnica que a buen seguro apreciaran los que circulen mucho por el campo es que las protuberancias de los ejes que alojan los diferenciales delantero y trasero están alineadas y en el centro del vehículo. Esto te permite evitar golpear con piedras, por ejemplo, pues sabes en todo momento cuál es el punto más bajo del coche. Es algo que no suele suceder en todos los 4×4 con ejes rígidos y la verdad es que facilita un poco más las cosas.

Atendiendo a sus características técnicas y a sus dimensiones, era de esperar que en campo brillara con luz propia. Lo que quizá no tenía tan claro era cómo sería su dinámica en carretera y lo cierto es que durante la prueba, el Suzuki Jimny 2019 ha demostrado que el asfalto tampoco es algo que se le atragante. Con sus 102 CV de potencia, se mueve con soltura gracias a su contenido peso (menos de 1.200 kg en orden de marcha), con unas suspensiones que absorben bien las irregularidades y con un interior lo suficientemente bien aislado del ruido como para viajar con comodidad.

Un habitáculo de aspecto retro con más tecnología

Prueba Suzuki Jimny 2019 habitáculo

Y ya que menciono el interior, decir que se trata de un espacio en el que se respira el mismo diseño retro que encontramos en el exterior. Muchos detalles recuerdan a las generaciones anteriores del Suzuki Jimny 2019, como el cuadro de mandos con unos relojes analógicos. Y al mismo tiempo, ofrece muchos toques modernos, como una pantalla táctil de 7 pulgadas en los dos acabados más altos (son tres en total: JX, JLX y Mode 3) compatible tanto con Android Auto como con Apple CarPlay o MirrorLink.

El equipamiento también puede incluir elementos como un climatizador automático, un control de velocidad de crucero, faros delanteros de ledes con sensor de luminosidad, conectividad Bluetooth, un puerto USB o diversas tomas de 12 V para conectar dispositivos. A todo esto hay que añadir los numerosos asistentes de conducción, que incluyen el control predictivo de frenada, la alerta de cambio involuntario de carril, la alerta de fatiga, el asistente de luces de largo alcance o el sistema de reconocimiento de señales de tráfico.

Prueba Suzuki Jimny 2019 maletero

Los asientos son cómodos y es fácil encontrar una postura de conducción adecuada incluso a pesar de que la columna de dirección solo sea regulable en altura y no en profundidad. Gracias a sus compactas dimensiones, todo queda muy a mano y hay multitud de huecos para dejar objetos, como la cartera o el teléfono móvil. Lo malo es que no son muy amplios y lo mismo se puede decir del maletero.

Con sus cuatro plazas en uso, el espacio disponible en el maletero es prácticamente inexistente (85 litros), lo positivo es que es posible plegar los respaldos de la segunda fila para crear un espacio de carga plano y mucho más capaz. Así la capacidad máxima alcanza los 377 litros (u 830 litros hasta el techo), lo que supone un incremento de 53 litros con respecto a su predecesor.

Otro aspecto destacable en este sentido es que la boca de carga que deja el portón lateral es más amplia y alta, lo que facilita poder introducir objetos más voluminosos. Eso sí, me habría gustado que el ángulo de apertura fuera ligeramente más amplio. Otro detalle que me ha gustado mucho es que los asientos delanteros se puede tumbar para crear un espacio lo suficientemente amplio como para poder dormir en el interior. De hecho, hay varias compañías que ofrecen colchonetas a medida para aumentar la comodidad.

Precio del Suzuki Jimny 2019: disponible desde 19.500 euros

Prueba Suzuki Jimny 2019 lateral

Si buscas un todoterreno auténtico, no encontrarás ningún modelo más asequible que el Suzuki Jimny 2019. La gama está estructurada alrededor de una única motorización de gasolina y divida en tres acabados. El más básico, pensado fundamentalmente para trabajar, se denomina JX y tiene un precio de venta que parte de 19.500 euros. Por encima de este está el JLX, que aumenta el equipamiento a cambio de 21.295 euros.

Y por último y como tope de gama, ya de serie con todo lo que puede llevar el nuevo Jimny 2019, está el acabado Mode 3, con un precio de 23.320 euros. Es posible equipar el Suzuki Jimny Mode 3 con una caja de cambios automática de cuatro velocidades, para lo que tendrás que desembolsar una suma de 25.085 euros.

Prueba Suzuki Jimny 2019 logotipo

Desde que se produjo el lanzamiento del Suzuki Jimny 2019 hace ahora algo más de un año, Suzuki ha subido el precio del vehículo considerablemente: 2.500 euros en el caso del JX y JLX y 2.760 euros en el caso del Mode 3. Un aumento que no se ha visto reflejado en un mayor equipamiento de serie y tampoco en un cambio técnico o estético.

Otro detalle que me parece muy mejorable tiene que ver con la disponibilidad, los plazos de entrega del Suzuki Jimny y la falta de información. Las unidades llegan a España con cuentagotas, con una media de ejemplares matriculados que ronda los 60 mensualmente. Una cifra que no satisface en absoluto la demanda que tiene el coche y que, en consecuencia, provoca que el plazo de entrega se haga eterno.

Prueba Suzuki Jimny tres cuarto trasera

Para que te hagas una idea y a modo de ejemplo para ilustrar lo que digo, en diciembre de 2018 decidí encargar una unidad. Concretamente, un Jimny Mode 3 del mismo color que el que aparece en las fotografías del artículo. Pues bien, ya han transcurrido más de 10 meses desde entonces y en todo este tiempo nadie se ha puesto en contacto conmigo. Y cuando he llamado al concesionario, lo único que me han dicho es que no tienen ‘ni idea’ de cuándo llegará el coche. Es algo que jamás me había pasado, no tanto el tener que esperar, me refiero más bien al hecho de no tener información de ningún tipo.

A destacarA mejorar
Comportamiento todoterrenoPrecio
ImagenPlazas traseras
Equipamiento de serieCapacidad de carga
Ficha técnica Suzuki Jimny 2019
MotorCilindrada1.462 cc
Cilindros4 en L
Potencia Máxima102 CV / 6.000 rpm
Par Máximo130 Nm / 4.000 rpm
TransmisiónCaja de CambiosManual, 5 velocidades
TracciónTotal conectable
SuspensiónDelanteraEje rígido / Resorte helicoidal / Barra Estabilizadora
TraseraEje rígido / Resorte helicoidal
DimensionesLongitud3.645 mm (3.480 mm sin rueda de repuesto)
Anchura1.645 mm
Altura1.720 mm
Distancia entre Ejes2.250 mm
AlimentaciónTipo de AlimentaciónInyección indirecta
PesoPeso1.090 kg
PrestacionesVelocidad Máxima145 km/h
Aceleración 0-100 km/hNd
ConsumosUrbano7,7 l/100 km
Extraurbano6,2 l/100 km
Combinado6,8 l/100 km
EmisionesEmisión CO2154 g/km (Euro 6)
PrecioPrecio finalDesde 19.500 euros

 

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.