A cualquiera que le pidas que te enumere los principales puntos débiles del coche eléctrico mencionará siempre los mismos: autonomía, recarga y precio. Las limitaciones de autonomía, los largos tiempos de carga de la batería y los precios aún elevados son un importante freno para las ventas de turismos eléctricos. En España, de hecho, la cuota de mercado de este tipo de vehículos fue del 5,56% en 2023, muy por debajo del 14,6% que registró Europa el año pasado.

¿Qué hay de cierto en esta afirmación de que los coches eléctricos son caros, tienen poca autonomía y necesitan mucho tiempo para cargar sus baterías? Con el objetivo de cambiar nuestra percepción acerca del vehículo eléctrico, Peugeot nos ha propuesto una interesante prueba de conducción en la que hemos podido ponernos al volante del nuevo Peugeot e-308 en un escenario muy característico: la isla de Tenerife.

Con una superficie de poco más de 2.000 km2, Tenerife es la isla más grande del archipiélago canario y, también, el lugar en el que se encuentra el punto más alto de España, el Teide con 3.718 metros. Estas características geográficas crean una orografía con grandes desniveles, lo que, unido a sus 1.550 kilómetros de carreteras, crean un escenario proclive para el coche eléctrico. Te lo cuento todo en la prueba del Peugeot e-308 eléctrico.

Entra por los ojos, y con un interior premium

prueba peugeot e-308

El Peugeot e-308 es uno de los nuevos integrantes de la gama de coches eléctricos del fabricante galo. Está basado en la tercera generación del compacto y ofrece tanto el diseño como el equipamiento y la tecnología disponibles en el nuevo 308, todo ello unido a un sistema de propulsión de nuevo desarrollo (motor y batería). Además, está disponible tanto en versión compacta de 5 puertas como en el familiar SW, lo que sin duda es una virtud a tener en cuenta.

También es uno de los coches con la estética más atractiva que ha desarrollado Peugeot estos últimos años. Su diseño agresivo, de líneas marcadas y angulosas, incluye elementos que se ven y se perciben como premium. Lo mismo ocurre en el interior. Destacan los acabados y terminaciones, con materiales acolchados que evitan ruidos y vibraciones no deseados.

prueba peugeot e-308

En el habitáculo, el gran protagonista es el Peugeot i-Cockpit, con un panel digital para el conductor y una pantalla táctil que, francamente, va bastante bien en lo que a respuesta y sensibilidad al tacto se refiere. Destaca un elemento que la marca denomina i-toggles, que básicamente es una pantalla táctil personalizable dividida en seis secciones donde se pueden configurar accesos directos a diferentes funciones del vehículo.

PRUEBA: Volkswagen ID.3 2024 Pro

La unidad que he podido probar es la versión GT, por lo que incluye unos asientos envolventes de diseño deportivo tapizados en Alcantara con pespuntes verdes, el famoso volante compacto con la insignia GT en la base, iluminación ambiental en varios colores y la instrumentación digital 3D, un efecto que al menos las primeras veces te resultará raro a la vista, pero que con el tiempo te acabas acostumbrando.

Además, en esta pantalla, que está ubicada en una posición algo más elevada de lo habitual en un cuadro de instrumentos (es importante encontrar una correcta posición del volante para que el aro superior no obstaculice la visión de la pantalla), recibes todo tipo de información y alertas. Destaca el aviso de proximidad a otros vehículos, que señala en qué lado de la calzada se ubica el obstáculo y se hace especialmente visible en un llamativo tono naranja. El sistema es bastante sensible, por lo que tendrás tiempo de sobra para reaccionar si es necesario en caso de tener que evitar una colisión.

Motor, batería y autonomía

prueba peugeot e-308

Pero lo más interesante del nuevo Peugeot e-308 es lo que oculta bajo su carrocería. En posición delantera, donde debería estar un motor de combustión interna, se encuentra un propulsor eléctrico de nuevo desarrollo que ofrece hasta 115 kW (156 CV) de potencia con 270 Nm de par. Suministrada por el gigante chino CATL, una batería de hasta 54 kWh (brutos) de capacidad energética con una nueva composición química de níquel, manganeso y cobalto ayuda al 308 eléctrico a ganar en eficiencia.

Según las cifras homologadas por Peugeot, el e-308 lograría recorrer hasta 416 kilómetros de autonomía por carga, con un consumo eléctrico de 14,9 kWh/100 km. A su vez, admite cargas rápidas en corriente continua de hasta 100 kW. Esto hace posible pasar del 20% al 80 % del nivel de la batería, que es el rango de utilización más seguro para prolongar su vida útil, en menos de 25 minutos.

El 308 eléctrico cuenta con los típicos elementos que ayudan a mejorar la eficiencia de su sistema de propulsión. Incluye frenada regenerativa, tres modos de conducción (Eco, Normal y Sport) que limitan la entrega de potencia y par motor, y un modo Brake que está diseñado para maximizar la retención del sistema de propulsión cuando levantas el pie del acelerador, lo que permite generar electricidad que ayuda a recargar la batería.

PRUEBA del Peugeot e-308 eléctrico

prueba peugeot e-308

Ya conoces las principales características técnicas del nuevo Peugeot e-308, por lo que ahora es el momento de saber qué tal va en una prueba de conducción. En esta ocasión, Peugeot diseñó una ruta que nos permitía recorrer todo el perímetro de la isla de Tenerife para conducir en todo tipo de escenarios, desde autopista a carreteras, ciudad, zonas de curvas, pronunciados desniveles e, incluso, en un atasco (aunque la marca no lo tenía contemplado en su ruta).

No es mi primera vez a los mandos de un coche eléctrico, por lo que las sensaciones de conducir uno de estos vehículos me resultan familiares. El silencio y la ausencia de vibraciones es lo primero que llama la atención. Peugeot ha hecho un buen trabajo en este aspecto, filtrando además el sonido habitual de la rodadura (a pesar de equipar neumáticos de 18 pulgadas) y el ruido aerodinámico.

PRUEBA: Renault Mégane E-TECH EV60 2023

Lo siguiente que suele impresionar es la forma en la que se entrega la potencia. Un eléctrico puede ser lineal en sus aceleraciones o instantáneo en función de cuánto pises el pedal derecho. A priori, 156 CV pueden no ser una cifra excesivamente alta, pero son más que suficientes para que no aprecies merma de potencia en ningún tipo de situación, ya sea al incorporarte a una autopista, al adelantar en carretera o al subir una pendiente.

Con el e-308 es fácil mantener una velocidad constante dentro de la legalidad en autopista. El consumo no es excesivamente alto en este escenario y parece administrar bien la carga restante de la batería, sin que llegue a preocuparme ver bajar la cifra de autonomía. Lo cierto es que apenas hay diferencia con conducir un coche de combustión (salvo por el tema de los ruidos y vibraciones inexistentes).

Conducción en carretera y ciudad

prueba peugeot e-308

En carretera me ha convencido el aplomo y la sensación de estabilidad que transmite el 308 eléctrico. Es un coche que, aunque no ha sido concebido como un deportivo, te permite disfrutar al volante en un tramo revirado de curvas. Esta zona en particular presentaba algunos de los desniveles más acusados que encontramos en la prueba.

Como en un coche de gasolina, subir pronunciadas cuestas hará que el consumo sea más elevado, pero en este tipo de escenarios de conducción destaca tanto el par instantáneo, que te permite escalar el desnivel sin complicaciones; como la tranquilidad que te transmite no sentir un motor revolucionado bajo el capó luchando contra la pendiente.

prueba peugeot e-308

Y todo lo que sube, tiene que bajar. Por eso, al otro lado de estos desniveles nos encontramos con zonas con pendiente negativa en las que el modo Brake se convierte en un gran aliado. Se encargará de ayudar a frenar el coche al mismo tiempo que aprovecha toda esa energía contenida para recargar la batería. Aunque es más fácil de usar porque solo tiene un botón para activar y desconectar esta función, me hubiera gustado poder modular los diferentes niveles de retención del sistema de propulsión, por ejemplo, con unas levas detrás del volante.

Tan práctico es al descender carreteras en pendiente como en conducción urbana. El modo Brake reduce el uso de los frenos y aumenta la eficiencia del sistema de propulsión para maximizar la autonomía cuando se circula por ciudad. En poblado, al igual que en una retención de tráfico, los coches eléctricos son más eficientes que nunca, logrando los mejores consumos energéticos y aumentando la autonomía que puedes recorrer con una sola carga.

Consumo y precios

prueba peugeot e-308

Después de otro largo tramo por autopista, ha llegado el momento de poner el punto y final a la prueba del Peugeot e-308. No sin antes echar un último vistazo al ordenador de a bordo para conocer cuál ha sido el consumo medio de la prueba y, sobre todo, la autonomía restante.

Hemos recorrido unos 190 kilómetros tanto por autopista (la mayor parte de la prueba) como en carretera y ciudad. El consumo es de alrededor de 15,5 kWh/100 km y el nivel de carga de la batería se sitúa en poco más del 50%, lo que, según el coche, nos permitiría recorrer otros 200 kilómetros sin necesidad de parar a cargar.

Esto me deja buen sabor de boca y me da la sensación de que la tecnología del coche eléctrico evoluciona por el buen camino. Primero, porque no es necesario instalar enormes baterías para acabar con la famosa ansiedad por la autonomía. Segundo, porque ese miedo a quedarse tirado sin carga se logra diseñando motores que tengan un consumo energético contenido que maximicen la autonomía con baterías más pequeñas. Y tercero, porque esas baterías de menor capacidad energética son más baratas y requieren menor tiempo de carga para “llenarlas”.

PRUEBA: MG4 Electric

Además, ofrecen una clara ventaja para el comprador, ya que puede acceder a coches eléctricos que son más económicos, y, como hemos indicado en el primer párrafo de esta prueba, este es uno de los principales escollos en las ventas de vehículos eléctricos.

Obviamente, el Peugeot e-308 tiene un precio. En España, el 308 eléctrico tiene un PVP de 39.950 euros. Sin embargo, en el configurador es posible encontrarlo desde 38.450 euros en su versión Style de acceso a gama. A esto hay que añadir el descuento de hasta 7.000 euros disponible gracias a las ayudas del Plan MOVES III (finalizan el próximo 31 de julio), lo que dejaría el precio final en unos 31.450 euros.

Conclusión

prueba peugeot e-308

Queda patente, tras mi prueba, que conducir un coche eléctrico es favorable en un escenario con tanta diversidad de carreteras como la isla de Tenerife, no solo porque es un espacio con una superficie limitada cuyo perímetro el Peugeot e-308 puede recorrer con la mitad de la carga de su batería, sino también porque su orografía irregular permite aprovechar al máximo la eficiencia de su sistema de propulsión, sacando un buen partido a los sistemas de regeneración de energía.

Por otro lado, también he podido comprobar que la nueva generación de coches eléctricos que está llegando al mercado estos meses no tiene nada que ver con lo que nos ofrecían los fabricantes hace unos años. Los coches mucho más eficientes, fáciles de conducir, se parecen a vehículos convencionales (para mí es un punto a favor) y tienen precios cada vez más interesantes, aunque es cierto que aún es clave incluir ayudas oficiales como el MOVES III.

Ficha técnica Peugeot e-308
Motor Tipo Eléctrico
Cambio 1 marcha
Potencia máxima 115 kW (156 CV)
Par máximo 270 Nm
Autonomía Kilómetros Hasta 416 km
Batería Tipo Iones de litio / 54 kWh
Tiempo de carga 11 kW: 4 horas y 40 minutos
100 kW: 20% al 80% en
25 minutos
Suspensión Delantera McPherson
Resorte helicoidal
Barra estabilizadora
Trasera Rueda tirada con
elemento torsional
Resorte helicoidal
Frenos Delanteros Discos ventilados
Traseros Discos
Dimensiones Longitud 4.367 mm
Anchura 1.852 mm
Altura 1.481 mm
Distancia entre ejes 2.675 mm
Maletero Volumen 361 litros
Peso Peso 1.684 kg
Prestaciones Velocidad máxima 170 km/h (Limitado)
Aceleración 0-100 Km/h 9,8"
Consumo Combinado 14,9 kWh/100 km
Velocidad baja N.d.
Velocidad media N.d.
Velocidad alta N.d.
Velocidad muy alta N.d.
Emisiones Emisiones de CO2 0 g/km - Etiqueta 0
Precio Precio oficial Desde 39.950 euros
(sin descuentos)
Valoración
Peugeot e-308
Artículo anteriorLos coches de calle de Carlos Sainz Jr, uno por uno
Artículo siguienteLa Historia del SEAT Ibiza: la clave del éxito de un modelo longevo
Aarón Pérez
Aficionado a la gasolina, las curvas y todas las sensaciones que un volante puede transmitir. Publicitario convertido en redactor del motor. Aprendiendo cada día un poco más sobre este mundillo.
prueba-peugeot-e-308El Peugeot e-308 es uno de los coches eléctricos más interesantes por sus características técnicas, autonomía real y precio. Acaba con muchos de los mitos de la movilidad eléctrica y puede convertirse a la perfección en tu primer automóvil enchufable. Con las ayudas del MOVES III es una compra aún más razonable y demuestra que una batería de mayor capacidad no es la solución más inteligente para acabar con la ansiedad por falta autonomía.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.